#30. El bacteriólogo universitario

Había quedado de encontrarme ese día y a esa hora con alguien que había conocido por el chat hacía poco tiempo. Eran alrededor de las 9 de la mañana que nos habíamos quedado de encontrar en el humedal córdoba (hacía mucho que no iba). Lo llamé mil veces para avisarle que había llegado pero nunca contestó. Habiendo quedado iniciado y plantado, junto con unas ganas terribles de tirar me volví a meter al chat en el celular estando en el humedal con la idea de no quedar iniciado y poder culminar lo que había planeado.

En el chat público escribí que estaba en la 127 y #30 me escribió. Vivía cerca de unicentro, lo agregué a skype y pusimos la cámara. No me gusta como me veo por cámara en mi celular , a penas pude ver a #30 pixelado, si me hubieran pedido describirlo después de terminar de hablar por cámara no hubiera sabido qué decir. No estaba seguro si era lindo o feo, sólo quería tener sexo desesperadamente.

Me preguntó si tenía a lo que yo respondí que sí (si le hubiera dicho que no, que planeaba traerlo a follar entre la tierra y los árboles la probabilidad que #30 hubiera aceptado venir a mi improvisado sitio habrían sido del 1%). #30 dijo que recién se había despertado, que se iba a bañar y salía. Nos encontramos en la esquina de Bulevar. Cuando lo vi no podía creer con lo que estaba a punto de estar, a pesar de su baja estatura tenía una cara espectacular. Además de una barba deliciosa y un tono de voz gomelo y sexy. No digo que el tono gomelo me lo pare pero ese acento gomelo me daba mucho morbo. Cuando me encontré con #30 en la entrada de bulevar, pensó que íbamos a ir mi casa que quedaba cerca, se molestó un poco cuando le dije a dónde íbamos en realidad. No hizo ninguna seña ni intención de devolverse pero me dijo que si le hubiera dicho la verdad nunca hubiera ido para verse conmigo. Estaba muy bien vestido, con un pantalón blanco que se le ensució al entrar al humedal y cruzar el alambre que lo separaba de la urbanidad.

#30 ha sido el que más rápido se ha venido de todos los de mi lista en Excel. Mientras caminábamos hacia el humedal me dijo que estudiaba bacteriología en la javeriana y vivía con la hermana. Se lo mamé un rato y me lo metió en pollo asado pero luego pidió que me pusiera en cuatro. Estando en esta posición mientras que me lo metía yo gemía de dolor y placer, de repente #30 gritó: “eso, grita como una perra que yo me vengo rápido”, unos segundos después que lo gritó bajó el ritmo y supe que se había venido. Cuando #30 sacó el condón todavía no me había venido. Ver el semen dentro del condón me produjo mucho morbo y me excitó. Una vez más era la recompensa de no haberle pedido al otro que parara de follarme por mi dolor. Nunca me había excitado el semen hasta entonces, pero esta vez me produjo tanta curiosidad que exprimí el semen en mi pecho. #30 hizo cierta expresión de asco. Nos cambiamos y salimos del humedal, él tomó el puente para ir hacia su casa y yo me quedé al otro lado “te gustaría que volver a estar conmigo?” Le pregunté mientras se alejaba “pero no en el humedal” me respondió y se fue.

Una vez le escribí por whatsapp preguntándole si quería volver a tirar pero me respondió “eres un imbécil”.


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .