#31. El enfermero con el mejor cuerpo del mundo

Estaba de vacaciones donde mi tío que vive en Miami y conocí a #30 por grindr. Le tenía demasiadas ganas a #31. Era cubano y podía masturbarme con solo ver su selfie sin camisa. Pensé que tal vez mi encuentro con #31 nunca se daría, pues yo no tenía carro así que si quería estar con #31, él tendría que ir a recogerme. Había hablado con él ya varios días y por fin mi sueño se hizo realidad. Ese día no había nadie en la casa de #31 y me recogió en la casa de mi tío, a quien le dije que iba a salir con un “amigo del colegio que se había ido a vivir a Miami”.

Sabía de antemano que #31 era alto, pero nunca me imaginé lo grande que era. lo primero que hicimos cuando me subí a su carro fue comparar nuestras manos. No es que mis manos sean las más grandes pero siempre he tenido los dedos largos. Sin embargo, al juntar nuestras manos, las de #31 eran exageradamente grandes, lo cual concordaba con su estatura. #31 debía medir 2 metros y tenía una barba deliciosa. Pero lo mejor de él era su cuerpo. Quiero dejar claro que #31 tiene el mejor cuerpo de todos con los que he estado hasta el momento. Y cuando digo el mejor, es porque es el cuerpo más lindo que he visto en toda mi vida. Es grande, es acuerpado, de gimnasio. #31 tiene el cuerpo tal cual como me gusta en un hombre. Tiene el pecho velludo y un tatuaje en un brazo que le resalta su músculo, definitivamente #31 me dio una de las mejores relaciones sexuales que he tenido en mi vida.

#31 creía que yo era menor de edad, me preguntó si tenía 16 o 17 años. Me excitaba demasiado cómo sudaba, lo hacía en exceso, además besaba demasiado bien. Una de las cosas que más me gustó de estar con él era que me alzaba y me cargaba y me besaba contra la pared. Me gustó tanto que me cargara, que después de que lo hizo la primera vez le tuve que volver a pedir que lo hiciera unas 5 veces. No le pedí que me penetrara pronto porque quería dejarlo para el final, disfrutaba tanto sus besos y sus caricias y la forma como me lo hacía que quería que ese momento nunca se acabara y si tirábamos iba a apresurar ese momento espectacular.

La estaba pasando delicioso cuando alguien tocó la puerta del cuarto. #31 se asustó y me pidió que me vistiera, fue ahí cuando vi su uniforme de enfermero. Me había dicho que era enfermero en la cama pero cuando vi su informe me puse a pensar lo afortunados que eran esos pacientes y me dio mucho morbo.  #31 se vistió y yo también me dijo que me pusiera detrás de la puerta del closet para vigilar que no hubiera alguien y pudiéramos salir del cuarto.

Por un momento tuve las ganas de resistirme y decirle que no estaba dispuesto a salir del cuarto si no me cogía pero después sabía que la idea era ridícula y no iba a hacerlo. Salimos de la casa en silencio y nos subimos al carro. Había quedado con muchas ganas que #31 me follara y camino a la casa de mi tío le dije que compráramos unos condones y me lo metiera en su carro, intenté convencerlo pero me dijo que yo estaba loco. Me llevó hasta la casa y nunca más volví a saber él.


Puntuación: 100 de 10

Un comentario sobre “#31. El enfermero con el mejor cuerpo del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .