#34. El compasivamente lindo

Tengo una debilidad por los hombres con pelo en el pecho. Me parece lo más sexy que puede tener un hombre. Desde que vi a #34 me pareció muy lindo, era joven y alto. Estaba en el cuarto oscuro y en varias ocasiones pensé en hablarle pero no fui capaz. Intercambiamos miradas pero tenía miedo que por su atractivo yo no le interesara. Me senté en el sillón del cuarto oscuro esperando que algo hiciera que habláramos #34 se sentó al lado y después de un momento mi deseo se hizo realidad. Me había hablado.

Conversamos un tiempo y al momento ya estábamos teniendo sexo en el mismo sillón y en la misma posición con otros dos que estaban tirando al lado de nosotros. Me dolió mucho y #34 lo sacó en un momento en el que no me imaginaba que lo iba a sacar. Después le pregunté si quería volverlo a meter pero me dijo que le daba pesar porque me estaba doliendo mucho, por mis gemidos era fácil notarlo. Otra vez más había fallado, alguien había dejado de estar conmigo por mi maldito dolor. Habían preferido dejar de metérmelo por pesar de saber de mi sufrimiento, aún cuando yo no les había pedido que lo sacaran. Fue decepcionante pero fue un sexo muy rico.


Puntuación: 10  de 10

Un comentario sobre “#34. El compasivamente lindo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .