#1. El desvirginador

Acababa de cumplir 16. Desde los 14 años me había entrado una curiosidad por tener sexo con un hombre. Saber qué se sentía. Recuerdo haber entrado muchas veces a chats gays desde los 13 y luego agregarlos a skype, para luego decirles que no era capaz de mostrar mi cara. Me daba miedo dejarme ver por cámara y más aún, arreglar un encuentro. Fue hasta que cumplí 15 que sentí curiosidad de tener sexo. A mis 16 años había hablado con un centenar de tipos por chats y por skype, y después de planearlo muy bien, dentro de un mundo de opciones que tenía para perder mi virginidad, escogí a #1. Desde que vi su foto se me paró, era acuerpado, no tenía el 6 pack ni cuerpo de gym, pero me encantó su pose en la foto que me mandó. Tenía una sonrisa muy sexy y eso me excitó. En la foto se le veía de la nariz para abajo y con esa simple foto tuve para saber que debía ser el que me quitara la virginidad.

Si pensara en tener sexo con #1 ahora nunca lo haría, pues nunca voy a un sitio o invitó a alguien a mi casa si no le he visto la cara antes. Intercambiamos teléfonos y cuadramos encontrarnos en la 57 con 13. Ese día estaba de vacaciones en el colegio y le dije a mis papás que iba a una fiesta de una amiga. Cuando llegué al lugar, aproximadamente media hora antes de lo acordado me metí a un café internet donde le escribí al correo y le pedí fotos de cara. Me envió unas 2 fotos, donde una se veía demasiado oscuro y en la otra estaba con un amigo. En ninguna de las dos fotos de le veía la cara claramente pero en mi arrechera y en mis ganas de perder mi virginidad eso me bastó.

Nos encontramos en la esquina donde quedaba un foto japón. Era alto, como de 30 anos, moreno, acuerpado y tenía unos jeans pegados que resaltaban su bulto, eso me excitó mucho. Me dio la mano y empezamos a caminar en busca de un motel. Entramos a 3 sitios y no nos dejaron entrar porque no tenía cédula. Les decíamos a los porteros que me la habían robado pero aún así a mis 16 todo el mundo me decía que parecía de 13. Cuando llevábamos aproximadamente 40 minutos buscando sitio se le ocurrió llamar a un amigo que vivía cerca para ver si nos dejaba acostarnos en un cuarto de su apartamento. Entramos y desde el principio todo fue incómodo. Hablaron entre ellos en frente mío como por 15 minutos que se me hicieron eternos, luego el amigo le pidió hablar a solas y cuando terminaron me dijo que saliéramos de allí. Cuando salimos, me dijo que su amigo no había aceptado prestarnos el cuarto porque le daba miedo que yo fuera menor de edad y fuera a tener problemas con la policía. Como si de la nada la policía timbrara en las casas y nos pudieran descubrir. Así que seguimos buscando por casi una hora, hasta que dimos con un motel en la caracas donde nos dejaron sin ningún problema.

Por fin habíamos encontrado un lugar después que pensamos que nunca nos dejarían entrar por mi apariencia. Entramos al cuarto y él pagó, pidió dos cervezas y condones. Prendió el televisor con una porno. Nos desvestimos y se lo mamé con condón. Debo admitir que no lo chupé sin condón sino hasta que estuve con #30 creo. Luego me metió el dedo por un buen tiempo para intentar calmar mi miedo pero no era algo disfrutara yo. Cuando me lo metió me dolió como nunca, me preguntó: “duele mucho?” todavía a veces me duele como cuando me lo metió por primera vez. Aunque esa vez me dolió tanto que estoy seguro que le dio pesar y me lo metió hasta la mitad, incluso no se podía mover de modo que lo disfrutara porque me quejaba mucho del dolor. Esa vez no tuve la follada más agradable pero se sentía genial por fin tener sexo por primera vez. Eso compensaba un poco el dolor tan hp que sentía. No era yo viendo a dos manes teniendo sexo en la pantalla de mi computador. Era yo haciendo lo que me había causado morbo y curiosidad por tanto tiempo. Finalmente me vine en mi pecho, y él lo sacó y se quitó el condón para masturbarse. Nos cambiamos y salimos del motel.

Se ofreció a acompañarme a coger el taxi. De lo que recuerdo mientras caminábamos me dijo que tenía dos hijos en Venezuela, que él era una persona responsable, que tuviera mucho cuidado con los próximos con los que estaría en mi vida, ya que había mucho “enfermo”. Cogí el taxi y volví a mi casa, como si nada. Mis papás me preguntaron cómo había estado la fiesta, y les inventé cómo había sido con muchos detalles. Esa sería la primera vez de cientos de veces que les diría mentiras en adelante


Puntuación: 7 de 10

11 comentarios sobre “#1. El desvirginador

  1. El que juzga es quien más desea ser como Santiago!! Fantasías o no, este amigo nos hace hacernos la chaqueta Bien rico!! Yo hubiera querido ser como este hombre en mi juventud y presumir de mil cogidas. Ahora nadie me pela x ser “maduro” y pasivo. Santiago tu se feliz.

    Me gusta

  2. También el vídeo con el empleado del hotel es….??!!ufff mi máximo. Al activo se le ven los calcetines y ese es mi punto de climax!! Con tus vídeos imagino ser yo el cogido, el deseado, y me masturbo rico. Te pido por favor, en tus próximos vídeos pídeles que se dejen las medias. Eso es un favor personal. Se podrá??

    Me gusta

  3. Me parece interesante tu blog, sin mencionar excitante, leí tu primer post y me gusto que tu primer hombre allá sido un paisano venezolano. Y me contenta que tu primera vez allá sido bajo tus propios terminos , cuando estabas listo. No todos tienen esa oportunidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .