107. El de la barra del bar que siempre usaba cachucha

Desde que estuve con #41, desarrollé una debilidad por los barman. Cada vez que voy a un bar me gusta el barman. #107 no era la excepción, tenía ojos azules, una cara linda y un buen cuerpo. Siempre usaba camisas tipo esqueleto que resaltaban sus brazos, no es que tenga cuerpo de gym pero es grueso y eso me gusta. Digo que SIEMPRE usaba ese tipo de camisas porque antes de hacer algo con #107, había ido muchas veces a ese bar sólo por verlo. Tampoco me inaginé que #107 podía interesarse en mí y mucho menos que algún día iba a hacer algo rico con él.

La noche que tuve algo con #107, y digo algo porque estaba demasiado borracho, tenía la única intención de emborracharme. Hacía mucho no lo hacía y sólo quería pasarla bien, pero tampoco tenía la intención de llegar al punto de no acordarme de nada. Llegué al bar y me senté estratégicamente en la barra en frente de #107 para que, a donde tuviera que mirar me tuviera que verme a mí. Esta fue la misma estrategia que usé la noche que tiré con #41, el primer barman que me comí en mi vida.

Pedí una cerveza para entrar en calor. Mis primeras palabras esa noche con #107 se limitaron a pedir una cerveza y dar las gracias (tal cual como había sido las noches anteriores). Había un televisor detrás de #107, por lo que podía mirar el televisor y al mismo tiempo ver hacia dónde se dirigía su mirada. Debí estar en la segunda cerveza cuando me di cuenta que #107 me estaba mirando fijamente. Cambié la dirección de mis ojos cuidadosamente para saber si me estaba mirando y efectivamente fue así. Inmediatamente después volví a dirigir mis ojos hacia el televisor. Esto sucedió unas 15 veces, en mi quinta cerveza estaba seguro que le atraía a #107, era muy obvio que había estado mirándome bastante tiempo mientras que él creía que yo estaba mirando el televisor, pues siempre lo podía confirmar cada vez que bajaba la mirada para ver que #107 me estaba mirando.

7 cervezas después estaba en una cabina haciendo cosas con dos manes maduros, uno más feo que el otro. No me lo dejé meter pero para ese momento ya estaba bastante prendido. Un maduro de unos 40 años fue a quien usé para darle celos a #107. Si #107 no me hubiera gustado, nunca habría hecho nada más con el maduro de 40 aparte de tener una conversación. Me llevé al maduro de 40 años a un sillón que quedaba al frente de la barra. Desde ahí estaba seguro que #107 podía vernos. Me besé por varios minutos con el maduro para que #107 nos viera.

A penas empecé a besarlo me di cuenta que tanto #107 como los que estaban en la barra, que estaban conversando con #107 nos estaban mirando sin disimulo y riéndose. Se debían estar riendo de saber que estaba borracho y me había metido con un viejo feo. Tengo lapsos de recuerdos después de ese momento donde me besaba con el maduro en frente de todos. Estaba parado frente al baño y #107 me dio un beso, fue un beso largo. En otro momento, estaba sentado con #107, me dijo algo y también nos besamos. Lo último que recuerdo es despertarme porque había acabado de vomitar,#107 llegó preocupado y me preguntó por qué estaba desnudo, me dijo que me vistiera, me preguntó dónde vivía, también nos besamos esa vez. No recuerdo haberme desnudado, no sé con quién había estado desnudo antes de despertarme.

No sé cómo no le dio asco besarme, había acabado de vomitar y debía tener un aliento a cerveza horrible, pero aún así nos rumbiamos. Me vestí, tomé un taxi y llegué sano y salvo a mi casa. Después volví al bar y sabía sobre qué iba a ser mi conversación esa noche con #107. Para ese entonces ya le tenía confianza y podía tener una conversación con él, a diferencia de las otras noches donde las palabras que cruzábamos era sólo para comprar licor. Me preguntó si me acordaba de algo esa noche y el dije que no. Le mentí porque no le dije que me acordaba cuando me besó al menos unas 3 veces la noche que me emborraché. No hubo oportunidad de hacer nada con él esa noche de sobriedad. Dejé de volver a ese bar porque #107 dejó de trabajar ahí. Hace poco me lo encontré en otro bar cercano y me dio su número. De vez en cuando hablábamos por wahtsapp, teníamos el plan de vernos un día en su casa pero no hemos vuelto hablar hace mucho tiempo.


Puntuación: Muy borracho para juzgar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .