#171. El dominante no tan dominante

#171 era un estudiante de la sergio arboleda de 22 años que estaba apunto de graduarse. medía 1.70, era blanco bronceado, tenía un cuerpo tonificado y una cara bonita. Nos conocimos por el chat al que entraba a veces cuando estaba aburrido. Cuando hablamos por skype me comentó que le gustaba ser dominante y me preguntó si yo era sumiso. La verdad no me considero sumiso pero en ocasiones lo he sido cuando se han puesto dominantes, todo depende de la situación. Cuando entré a su habitación todo estaba en orden, de todos los cuartos a los que he entrado en mi lista de excel, nunca había visto un cuarto tan organizado, incluso olía muy bien. #171 cerró la puerta, me agarró de la cintura, me acorraló contra la pared y puso mis manos en mi cabeza y nos empezamos a besar. Nuestros besos se volvieron cada vez más apasionantes. Tiempo después empezó a besarme la frente, las orejas, mi cuello… intenté bajar mis manos pero las volvió a poner en mi cabeza.

Se sentía muy bien como presionaba su cuerpo contra el mío. Finalmente me dejó soltar mis manos y me dijo en voz de orden: “acuéstate en la cama”. lo hice con mi cuerpo hacia abajo y luego dijo “voltéate” y así lo hice. Se bajó los pantalones y se acercó a su mesa de noche para coger un condón. Se movió rápido, como con urgencia y rompió el empaque del condón con sus dientes escupiendo el plástico. Se puso el condón rápidamente y tomó mi culo con las dos manos, me miró y dijo “así está bien?’ y le dije que sí, a pesar de su papel dominante le importaba si yo estaba bien. Empujó todo su pene dentro de una, di un grito, eso dolió. Se quedó quieto dentro de mí con su pene duro mientras agarraba mi pelo presionando su cuerpo contra el mío. Un minuto después sentí que mis músculos finalmente se relajaron y me acostumbré a la presión.

Me levantó un poco con sus manos mientras me jalaba de la cadera y empecé a masturbarme al ritmo que él iba. Intenté que nos vinieramos al mismo tiempo y sincronicé nuestros gemidos para saber cuándo se iba a venir, pronto escuché que empezó a respirar más rápido y se movía más rápido. Vi su cara de placer y no pude aguantar más, mi orgasmo fue glorioso al igual que el de él. Sentí una sensación caliente por dentro y supe que era el semen dentro del condón. Fue fantástico haberme venido al mismo tiempo que #171, es algo que casi nunca logro con los que estoy. Cuando terminamos, sacó el condón, lo puso a un lado cayó rendido sobre mí. Me acurruqué y cogí una almohada. Puso su cuerpo al rededor mío con su cara en mi cuello. Escuché cómo su respiración volvió a la normalidad y se durmió rápido.


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .