#196. El ingeniero industrial del bar

#196 era un ingeniero industrial que conocí un día que fui a un bar y me dio su número. casi tres meses después de hablar ininterrumpidamente por whatsapp me avisó que estaba solo en su casa y fui ese día en la tarde. Era blanco, de contextura media, medía 1.70cm y tenía el pelo y ojos café. Entramos a su cuarto, nos acostamos en su cama y vimos televisión un rato. Luego él dio el primer paso con un beso profundo que me dio, su lengua empezó a jugar con mis tetillas mientras agarraba mis nalgas con sus manos y yo me masturbaba. Dudé si su pene iba a caber en mi boca porque era muy grueso pero luego me arrodillé y entró con facilidad en mi boca. Llegó el momento de penetrarme pero primero me culeó con su lengua mientras yo miraba hacia el techo de madera, sentí cuando la lengua salía de mi ano y algo grueso y duro la reemplazó, eran sus dedos ingresando cada vez más profundo.

Gemí mientras rodeaba su espalda con mis piernas. Puse toda mi cabeza hacia atrás y abrí todas mis piernas mientras metía otro dedo grueso en la entrada de mi culo, sus dedos estaban estrechando y provocando mi culo. Se paró para ponerse el condon y me dio un beso mientras presionaba su verga contra mi entrada. Grité muy duro mientras hacía fuerza para que entrara y me resistí a abrir las piernas o relajarme para él. Logró ingresar otros 3 centímetros de su verga mientras ponía las palmas de su mano en mis nalgas y me levantó para ingresar su verga completamente, volví a gritar. Con el tiempo mis músculos se relajaron y pasé de sentir dolor a sentir placer, lo hacía a un ritmo muy rápido y excitante, podía sentir sus vellos púbicos rozando mi culo.

Minutos después me cargó y me puso encima de una mesa que había en su cuarto y tuve que agarrarme del borde para no caerme, empezó a mover su verga en forma de círculo y eso me hacía gemir muy duro. Finalmente me volvió a cargar para llevarme de nuevo a la cama pero esta vez quería que lo cabalgara. “móntate en esa verga, disfrútala” me dijo en voz alta mientras lo hacía con cara de ecstasy. Rápidamente sentí una inflamación dentro y supe que se estaba viniendo, di un grito de placer y segundos después me vine en su abdomen. Caímos cansados en la cama, le di un beso y me recosté encima de él por un minuto. Luego me levanté, sacó su pene pero el condón quedó dentro de mí y tuve que jalarlo con fuerza para saliera, lo boté. “me diste un buen orgasmo” me dijo mientras me vestía.


Puntuación: 9 de 10

Un comentario sobre “#196. El ingeniero industrial del bar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .