#222. El sadomasoquista

#222 es alguien que me nunca olvidaré en mi lista de Excel. Ha sido uno de los polvos más salvajes y únicos que he tenido. Seguía de incapacidad solo en mi casa y empecé hablar con # 222 por grindr. Aparecía que estaba muy cerca, intercambiamos algunas fotos y a la media hora estaba en mi cuarto. #222 no vivía cerca pero había estado donde un “cliente” en el edificio de al lado ese día. Cuando me dijo eso pensé exactamente lo que me explicó inmediatamente después “no es que sea puto, soy abogado”. No estoy seguro si estaba donde un cliente porque me dijo que no había querido comerse un man que ya se había comido antes pero que estaba gordo, además en algún momento mencionó que la persona con la que estaba le había dicho que yo era pasivo. Pensé que iba a haber una conversación de preámbulo como usualmente la tengo antes de tener sexo pero #222 fue directamente al grano. Se acercó y nos besamos un rato, luego me bajó la cabeza para que se lo mamara. “Es sumiso?” Me preguntó y le dije que podía serlo si él lo quería. En realidad en bastantes ocasiones he sido sumiso sin que me pregunten, a veces el activo simplemente ha tomado una posición dominante y me ha tocado ser sumiso.

Fue entonces que empecé a descubrir que a #222 le gusta el sexo fuerte, muy fuerte. La forma como me hacía mamar era demasiado “wild”. Me preguntó si me dejaría hacer fisting pero le dije que no porque me daba miedo. #222 disfrutaba darme palmadas en la cola y de vez en cuando cachetadas. No sé por qué pero lo estaba disfrutando, no sé si soy masoquista pero en ese momento lo fui. Con él descubrí esta faceta masoquista que nunca me había atrevido a explorar. La forma como me penetraba hacía que me doliera porque le gusta hacerlo duro, pero de todas maneras la estaba pasando bien y por más que me doliera no quería que lo sacara. Gemía bastante duro pero nunca me ha importado que los vecinos me escuchen. Después de tirar por varios minutos #222 lo sacó y me preguntó dónde quería que se viniera. Inicialmente le había dicho que dentro pero no pudo, así que le dije que quería que lo hiciera en mi boca para tragarme su leche. Después de verlo cansado y sudando de intentar venirse por fin lo hizo y me tragué su leche. Era como salada, sabía muy rico.

Nos bañamos y mientras se vestía por fin pudimos conversar. Me dijo que le gustaba el sadomasoquismo y que disfrutaba hacer fisting. Le expresé mi miedo sobre el fisting por el dolor que se debe sentir, pero dijo que él “sabía muy bien cómo hacerlo y los cuidados que se deben tener” para que la práctica se lleve a cabo sin ningún daño o peligro. También le dije que no entendía cómo alguien podía disfrutar de hacer eso y respondió que disfrutaba de poder sentirse dominante. Me preguntó si alguna vez me dejaría fistear por él pero no lo sé, tal vez en el futuro. También dijo que le gustaba hacer lluvia dorada, eso es algo que si me hubiera gustado probar por primera vez con él. Le pregunté con cuantos había tenido sexo en toda su vida y me dijo que 50 (o algo así, me sorprendió cuando me dijo que llevaba una lista sin preguntarle si llevaba una, hasta ahora es la primera persona que conozco que lo haga).

Inmediatamente después me preguntó cuántos llevaba yo pero sentí vergüenza de decirle mi número, insinuó que creía que yo llevaba mucha más experiencia por las fotos de mi culo que le había enviado recién empezamos a hablar por Grindr. Resulta que #222 y yo teníamos mucho más en común de lo que yo creía, aparte de que los dos teníamos una lista de parejas sexuales, también le gustaba grabarse. Me mostró algunos vídeos que tenía y yo también, pero me dijo que mis vídeos eran muy aburridos, suaves y que no sabía hacer vídeos, y comentó que me tenía que enseñar a hacer “buenos” vídeos. Al día siguiente de tirar me volvió a escribir para volver a follar. Me preguntó si me iba a dejar hacer fisting pero no lo sabía. Volvimos a tirar la siguiente semana en mi cuarto y esta vez hicimos unos muy buenos vídeos. También me le tragué la leche esa vez que sabe delicioso y me grabó. Días después me volvió a escribir para saber cuándo podía pero para ese entonces había vuelto a la universidad y ya no tenía sitio.


Puntuación: 9 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .