#244. El que nunca vi ni escuché su voz

Nunca vi la cara ni escuché la voz de #244. Estaba en el cuarto oscuro de cómplices y cuando sentí su cuerpo y lo poco que pude ver de su cara me gustó. Le toqué el cuerpo y luego me arrodillé para mamarselo, se le puso duro rápidamente. Quería que me follara y le pregunté si quería, al principio dijo que no pero luego de 10 minutos de mamarselo le puse el condón que llevaba debajo de mi reloj y me penetró en 4, me sostenía de la pared húmeda y resbaladiza, en varias ocasiones casi me caigo. Luego fuimos a una banca donde me folló en pollo asado. Creo que nos aburrimos y por eso sacó su pene, nunca supe quien era ni cómo era.


Puntuación: 6 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .