#249. El de camiseta roja

#249 me lo metió inmediatamente después que #248 lo sacó. A diferencia de #248, cuando #249 me penetró no me dolió, rápidamente incrementó el ritmo y empecé a gemir muy duro, me agarraba de mi cadera para que no me moviera, podía escuchar el sonido de su cadera golpeando contra mi culo rápidamente, todos los que me habían visto culear con #248 seguían viendo el espectáculo. Minutos después #249 se quedó quieto y dio un suspiro muy profundo, supe que se había venido. Se quitó el condón y lo botó en la caneca que estaba al lado, sin mencionar ni una palabra e ignorándome por completo se abrochó la cremallera y el cinturón para abandonar el cuarto oscuro. Quedé desnudo, con los otros tipos viéndome, pero poco tiempo después se fueron yendo uno a uno del cuarto oscuro. Me vestí y salí del cuarto para ver si lograba encontrarme con #249 pero nunca más lo volví a ver. Nunca escuché su voz.


Puntuación: 7 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .