#252. El médico de los Andes

#252 Me tenía ganas desde hacía bastante tiempo, me seguía en Twitter y un día me envió un mensaje. El mensaje decía que le había gustado mucho mi cuenta y mis fotos, también me dijo que quería tirar conmigo y que tenía sitio. Le dí mi whatsapp y en varias ocasiones me preguntó cuándo iba a ir a su casa pero al principio no tenía muchas ganas. Una tarde de arrechera le escribí “cuando follamos?” Nuestros tiempos cuadraban para tirar al día siguiente a las 7 de la mañana. Al día siguiente me levanté temprano para tirar con #252, cuando llegué a la 127 con séptima no tenía idea de la loma que iba a tener que subir para llegar hasta su casa, debe ser la falta de ejercicio mía pero llegué sudando y muy cansado.

#252 es de montería, es moreno, mide 1.70 y es delgado, debe tener unos 27 años y estudia medicina en los Andes. Me da morbo tener sexo con médicos, su profesión me parece demasiado sexy. También disfruto mucho hablar mientras tengo sexo, y creo que es algo que no muchos hacen. Me gusta preguntar cosas y hacer comentarios mientras me follan o después de dar una buena mamada. Debido a que #252 me había conocido por medio de mi caliente cuenta de Twitter le dije que quería que me grabara para subir el vídeo a Twitter, también fue la primera persona a quien le comenté que estaba escribiendo este blog que para el día en que ando escribiendo esto no he publicado todavía porque debo darle unos últimos ajustes.

Mientras nos besábamos le dije “me tenías ganas desde hace rato?” Y me respondió: “si, me encantan así blanquitos”. Me causa curiosidad esto porque me lo han dicho varias veces, en cambio yo no tengo preferencia por el color de piel, pero sí por el tipo de cuerpo (prefiero los acuerpados a los delgados pero como dice el dicho: “suma pero no resta” Haha). Le pedí que me grabara con su iPhone porque en el mío  ya no tengo espacio. Lo hicimos yo acostado en su cama boca arriba y él parado. Con #252 sentí toda la confianza de pedirle que me grabara como yo quería, hicimos unas 5 tomas diferentes para el vídeo, cuando vi el primero que grabó a penas se veía el pene entrando y saliendo de mi culo pero a mí me gusta también que se me vea el cuerpo y así hicimos dos videos más, luego uno con la cámara de lado para que nos viéramos los dos. A las 7:50 seguíamos tirando y me dio el afán porque tenía una cita a las 8:30 y aunque la cita era relativamente cerca, bajar esa loma se me hacía eterno.

Le pregunté si se demoraba en venirse y me dijo: “quiere que me venga ya?” y le recordé que debía irme pronto, “lastima, quería darte en cuatro y cargarte” dijo mientras me seguía cogiendo. Luego me pidió que me agarrara de su cuello y me cargó, me preguntó cómo quería que se viniera y le dije que dentro, poco tiempo después se vino mientras me cargaba. Fue algo de admirar que lograra venir de mientras me alzaba, lo considero mucho porque debió ser un gran esfuerzo para él ya que es Delgado. Descubrí en ese momento que #252 disfrutaba cargar cuando culeaba. Sacó el condón vi mucho semen, pero hoy no tengo ganas de tragar leche. Ayer me tragué la de #251.  Me vestí y salí con afán para mi reunión a las 8:30, me sorprendió que esta vez la bajada de la loma se me hizo mucho más rápido que la subida. “Avísame cuando vengas por aquí a las 7am” me dijo cuando se despidió, no creo que lo haga de nuevo.


Puntuación: 7,5 de 10

Un comentario sobre “#252. El médico de los Andes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .