#253. El infiel casado

#253 debe tener 35 años, es un osito alto. Tiene una empresa de transportes, es casado y tiene dos hijos de 12 y 7 años. Lo más interesante de estar con él fue que le quité su virginidad de estar con un hombre. “Me gustan con cara de niños como tú”, me dijo cuando le pregunté por qué después de tantos años decidió tener sexo con un hombre. Fuimos a un motel ese día que él pagó, de hecho creo que pagó la habitación más cara porque tenía jacuzzi y una cama demasiado guisa con espejo en el techo y en forma redonda con cubrelecho rojo. Me sentía en un burdel, todo era rojo escarlata que hacía homenaje a la lujuria que se vive en ese lugar.

Cuando entramos a la habitación estaba puesta una película porno que #252 quitó. Nos desnudamos y nos dimos un beso largo y muy apasionados que duró más de 5 minutos, en ese momento solo quería que me lo metiera hasta el fondo y le pregunté si quería hacerlo ya. Le puse el condon y le chupé la punta del pene con el condon puesto pero enseguida me alejó la cara para que se lo dejara de chupar “estoy que me vengo, no me quiero venir todavía” obviamente dejé de hacerlo y me quedé sentado porque #253 estaba que se venía y si lo hacía no podría tener nunca su verga dentro de mi culo. Se calmó y poco tiempo después me lo metió. Dolió más de lo que pensaba que iba a doler y tuve que acomodar mejor mi culo y su pene con mi mano para que no me doliera. De repente lo sentí todo dentro y me dejó de doler “estoy que me vengo” dijo y se quedó quieto “no me quiero venir todavía” dijo en voz baja. Duró quieto unos segundos pero creo que no podía aguantar más, aunque no quería que se acabara el momento todavía no podía evitar que se viniera por más que no lo quisiera todavía. Le pedí que me avisara cuando se viniera y al poco tiempo después gritó: “Ya!!”.

Lo curioso cuando se vino fue que a pesar que después que me avisó cuando lo hizo, se movió bastante tiempo después de venirse, como si hubiera tenido un orgasmo demasiado largo o como si se hubiera querido seguir moviendo después de venirse. El caso fue que cuando sacó el condón estaba bien cargado de semen, una cantidad muy grande en comparación con otros con los que he estado. No me quise tragar su leche, pero sí la escurrí en mi pecho. Fue extraño estar con un hombre casado y con hijos. Que yo sepa, nunca antes había estado con un hombre casado. No sentí pesar de la esposa, no la conozco ni a sus hijos. Cada quien hace con su vida lo que quiere.


Puntuación: 9 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .