#43. El que me hizo ver el cielo

En términos de hormonas, #43 hasta la fecha ha sido el más lindo de mi lista en Excel, me cautivó a primera vista. Podría intentar describirlo pero por el bien de la historia imaginen el hombre más lindo que hayan conocido y que podrán conocer. #43 y yo pasamos una noche juntos. Las primeras horas hablamos en la ausencia de contacto físico, eso me hizo preguntarme si yo le gustaba. Consideraba a #43 tan lindo que no me atreví a dar el primer paso, fue él quien inició nuestra conversación, fue él quien me ofreció un trago y fue él quien me preguntó si quería tener sexo. Una cosa es desear belleza y otra cosa es ser deseado por ella.

El sexo fue espectacular. Me sentí en el cielo estando con él en la cama. Por supuesto una cabina de un sauna gay está bastante lejos del cielo como un hombre gay puede estar de este. Después de explorarnos por unas cuantas horas #43 estaba listo para darme lo que había querido que me diera desde el primer momento en que lo vi…y se vino.

En este momento mi viaje al cielo terminó. #43 se sintió mal por esto. Yo por el otro lado me sentí halagado y me acurruqué a su lado. Por un buen tiempo nos acurrucamos, la cual creo que siempre ha sido mi posición favorita. #43 no solamente era hermoso, sino que era inteligente, tenía sentimientos y material suficiente para continuar con nuestra conversación por horas. Cuando se acercaba la noche #43 sugirió que buscáramos un motel y continuáramos el fin de semana ahí. Quería hacerlo pero le dije que recientemente le habían diagnosticado a mi mamá cáncer de ovarios y que debía irme. En realidad sí debía irme pero por otra circunstancia familiar muy seria y me hubiera sentido muy culpable de haber entrado esa noche a un motel con #43. En lugar de continuar estando en el cielo en una habitación de un motel le di a #43 mi numero.

Me envió un mensaje por whatsapp diciéndome que había disfrutado estar conmigo. No soy la clase de personas que busca una relación pero cuando se trata de belleza tiendo a comportarme como un adicto. #43 me volvió adicto a él pero pronto quería más, así que le escribí para saber cuando nos podíamos volver a ver. Dijo que tenía que revisar cuando estaba libre, le dije cuando podía yo y respondió que en serio debía mirar cuando podía. Lleva revisando cuando está libre por dos años. Me arrepiento de no haber ido con él al motel esa noche. Me arrepiento de haber rechazado esa belleza.


Puntuación: 10  de 10

Un comentario sobre “#43. El que me hizo ver el cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .