#53. El modelo maduro

#53 había sido un modelo.  Y por “había” me refiero hacía bastante tiempo. Lo entiendo, el mundo de las citas es más superficial que el mundo de la ciencia. No miro los cuerpos de la misma forma que la NASA lo hace. Tengo una tendencia a que no me importe lo de adentro hasta que lo de afuera me satisfaga. #53 había pasado sus años bajo el sol, siendo fotografiado por profesionales cuando estaba en el pico de su belleza. Cuando hablamos por chat me envió las mejores fotos de él en playas, piscinas, contra la pared con otra modelo, todas sus fotos eran super hot. Todo el tiempo de anticipación fue un preludio de decepción, y #53 no fue la excepción. Cuando abrió la puerta de su apartamento sentí como si Albert Einstein hubiera revivido. Basado en sus fotos, esperaba que #53 fuera al menos una década más joven. Lo chistoso era que su casa tenía fotos de él en todas partes, aún así #53 no se parecía para nada.

Podía estar seguro que era definitivamente él en las fotos, pero su cara parecía que hubiera sido golpeada por un asteroide, la edad no le había favorecido para nada. Cuando vi a #53 por primera vez tenía una sonrisa de esperanza e incertidumbre en su cara vieja. Sabía que el modelaje le ayudaría a no tener que preocuparse nunca en su vida por pagar una factura. Su sonrisa me preguntaba si no tenía problema con él. No lo tenía, pero había viajado en carro más de una hora para llegar a su casa, era tarde y estaba lloviendo y además soy pésimo en rechazar a las personas, así que le pedí agua. Nunca logro terminar un vaso de agua en una noche de sexo, esta cita no fue la excepción. Sin querer mirar más su cara, fui probablemente yo quien dio el primer beso. Poco tiempo después estábamos en su cama, la cual parecía que sus paredes fueran un museo en su honor. A todo lado que volteaba a mirar veía una foto de él y de lo bien que se veía cuando era joven. Cuando terminamos de tener sexo, #53 me mostró su portafolio. Es la única persona que me ha mostrado fotos de él después del sexo. Creo que le gustaba ser recordado de lo sexy que solía ser.Terminé acostándome con él dos veces.


Puntuación: 7,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .