#57. El de la moto

El día que me vi con #57 me propuso que fuera hasta su oficina en el edificio de avianca del centro donde trabaja y desde ahí me llevaría hasta su casa. #57 Era alto y se veía que tenía un cuerpo rico, no de gym pero si era acuerpado. Lo que no sabía al llegar a su trabajo era que íbamos a ir hasta su casa en moto. Siempre había tenido miedo de las motos porque todos los días uno ve accidentes de motos en las calles y en muchos casos con muertos.

Nunca pensé que alguna vez en mi vida iba a montar en moto hasta que conocí a #57. Fue toda una experiencia, y el camino hasta su casa estuvo lleno de angustia, pero a medida que pasaban los minutos sentado en la moto aprendí a controlar el miedo. Estar tan cerca de #57 y pasar todo el recorrido tocándole la cintura me puso arrecho, también el hecho que hablamos durante el recorrido hizo que la experiencia no fuera tan traumante.

#57 No tenía una cara linda pero su masculinidad y su forma de hablar me hizo sentir una atracción muy grande por él. #57 estuvo mucho tiempo hablando por whatsapp con compañeros del trabajo antes de empezar a hacerlo, llegué a un punto en que por mi desespero casi le pido que dejara el celular a un lado y le digo que me cogiera, menos mal me pude contener. Por un momento pensé que no íbamos a hacer nada y siempre me produce mucha rabia que se pongan a hablar por celular cuando recién lo conocen a uno.

#57 era muy cariñoso en la cama, besaba muy bien y me hizo sentir muy cómodo. Pasamos bastante tiempo besándonos y acariciándonos, tal vez una hora y media. Mientras lo besaba solo esperaba que llegara el momento de culear con él pero para mi desgracia, #57 no tenía condones.

Le pedí que fuéramos a comprar unos pero no demostró ningún interés por salir. Además su roommate había llegado y le daba pena salir del cuarto. Mientras teníamos morbo y rozaba su glande contra mi ano, varias veces intentó hacer fuerza para meterlo pero yo no lo permití. Cuando empezaba a sentir el mínimo de presión dentro de mi ano me quejaba e intentaba regañarlo para que no lo metiera más a fondo. Estoy seguro que si no hubiera mostrado resistencia me lo hubiera metido hasta el fondo sin condón. Después de unos minutos #57 dejó de moverse y rozarlo contra mi culo. Confirmé que se había venido mientras rozaba su pene con mi ano cuando toqué mi culo y sentí algo viscoso. Eso me produjo bastante excitación. Pensé que #57 quería pasar más tiempo conmigo esa tarde pero en algún momento me terminó echando disimuladamente. Me acompañó a coger el alimentador, me dio la mano y esa fue la última vez que lo vi.


Puntuación: 9 de 10

Un comentario sobre “#57. El de la moto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .