#70. Tirando en un contenedor

#70 era un profesor de historia en un colegio de Miami, cuando nos conocimos por grindr demostró mucho interés en conocerme pero cada vez que se ofrecía a recogerme en la casa yo le inventaba algo. Sentía que si le daba la excusa a mi tío de que “mi amigo del colegio que se había ido a vivir a Miami” me iba a recoger de nuevo, le iba a sonar algo sospechoso.

Siempre que hablaba con #70 le decía que me sentía aburrido porque pasaba la mayor parte del tiempo encerrado en la casa y que quería conocer un poco más la ciudad. #70 siempre tuvo la intención de recogerme y llevarme a conocer mejor Miami, y eso es algo que siempre apreciaré de él. Estaba en una semana donde me quedaban pocos días en USA para devolverme a Colombia y sentí que no tenía sentido seguir dándole excusas a #70 y que me debía importar poco si mi tío sospechaba o no de mi “amigo del colegio” con el que salía tanto. Estaba aburrido una mañana y le escribí preguntándole si quería recogerme ese día para salir.

#70 llegó a medio día en su mini cooper, nunca me había subido a uno. En realidad son muy pequeños y sobre todo era pequeño para #70, quien debía medir al menos 1.80m. Cuando me subí me empezó a hablar que había estudiado historia en la universidad de Miami, que sus padres eran cubanos y que había incluso trabajado en Bogotá durante un año y que había vivido en chapinero alto, me sorprendió bastante que #70 hubiera vivido en la misma ciudad que yo.

#70 quería llevarme a conocer Miami y me llevó a Wynwood, un lugar único y muy turístico de la ciudad. Wynwood es un barrio artístico donde las paredes están llenas de grafitis, pinturas de arte contemporáneo y donde hay muchas galerías de arte. A #70 le gusta mucho la fotografía, creo que también es fotógrafo. Me llevó a una galería donde hay fotografías artísticas muy bonitas y donde de hecho conocía al aparentemente dueño. Cuando habló con el dueño fue la primera vez que lo escuché hablar inglés y sonaba obviamente nativo y demasiado sexy. Caminamos una hora por Wynwood apreciando el arte y volvimos al carro.

“Qué quieres hacer?” me preguntó cuando nos subimos. El tema llegó a que queríamos tener sexo pero dudábamos si era posible hacerlo en su diminuto carro. La verdad es imposible tener sexo en un minicooper con un man de 1.80m, no lo intenten. Parqueó el carro cerca de un lote abandonado lleno de grafittis y entramos al lugar. El lote había sido una especie de mercado de pulgas hacía muchos años según lo que me dijo y ahora estaba completamente abandonado, los charcos invadían el lugar porque había llovido mucho esos días y no había nada en el sitio aparte de un carro abandonado que era una chatarra, un contenedor y unas paredes semi destruidas que separaban el lugar en secciones.

Vimos un grupo de 3 personas tomando fotografías, la mujer tenía pintura en el cuerpo y el modelo era un gringo delicioso que no tenía camiseta y dejaba ver su espectacular cuerpo de hércules. Nos metimos a un sitio donde no podían vernos y allí se lo mamé y luego me lo metió mientras estábamos parados.

Tirar mientras estoy parado es la posición más incómoda que puede haber, así que no duramos mucho tiempo. Se quitó el condón y salimos del sitio. mientras caminábamos vimos algo que parecía un contenedor, entramos y estaba completamente vacío. Fue el lugar perfecto y el momento perfecto para tirar allí. #70 me había dicho en nuestras conversaciones por whatsapp que quería preñarme pero a mí me daba miedo porque tengo entendido que siempre tiene sexo bareback, lo cual me preocupaba. Por este motivo a pesar de su insistencia de tener sexo sin condon en el contenedor le dije que solo quería que me lo metiera con condon, lo hicimos sentados to encima de él y luego en pollo asado, aunque el contenedor era muy oscuro la puerta estaba parcialmente abierta por lo que podíamos vernos las caras. Ese día le pedí que me grabara con mi celular con la linterna puesta, todavía tengo nuestro video.

Estaba haciendo tanto calor húmedo dentro del contenedor y tiramos por tanto tiempo que empezamos a sudar bastante, sobre todo #70 quien parecía que estaba que se derretía. “eso, disfrútalo” me repetía mientras lo montaba. Después de tirar por una hora y sudar como nunca #70 se quitó el condón y se vino en mi pecho. Nos vestimos y salimos del contenedor hacia su carro. Tirar con #70 fue más que excitante, divertido. Tirar dentro de un contenedor abandonado no es un sitio muy común y eso lo hizo muy interesante, y más aún con la compañía de #70, nunca olvidaré lo amable que fue conmigo, podríamos ser amigos de toda la vida.


Puntuación: 9,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .