#264. El diseñador gráfico que no le gustaba besar

Una tarde de jueves estaba arrecho y me dio por ir a las cabinas de la 57. Al principio no vi nada bueno y tuve ganas de irme, pero luego vi a #264. Me gustó desde el momento que lo vi y sabía que no podía irme de allí ese día sin haber tenido el pene de #264 dentro de mí. Al principio me dio pena acercarme y cuando pasábamos caminando uno al lado del otro lo miraba pero él no me ponía cuidado. Pensé entonces que no iba a hacer nada con #264 esa noche y me resigné. Estando en el cuarto oscuro me le acerqué para tocarle el paquete y no puso resistencia, no pude evitar agacharme para empezárselo a mamar y me ayudó para quitarle el cinturón y bajarle la cremallera. Se lo empecé a chupar como a nadie y de repente empezó a tomarme de la cabeza para que lo hiciera más rápido, al ritmo que quería y cada vez se lo chupaba más al fondo.

Me dieron unas ganas inmensas porque me follara y después de ponérselo bien duro, me paré para preguntarle si quería metérmelo. Me tomó de la mano y salimos del cuarto oscuro donde me llevó a su cabina. Nos encerramos y se lo seguí mamando. Desafortunadamente a #264 no le gustaba besar, es algo que me hubiera encantado hacer con él apasionadamente. Me lamió el culo, me lo tocó todo el cuerpo y hasta metió la punta de sus dedos en mi ano. Le dije que quería que me lo metiera de una vez por todas y me puse contra la pared, me desnudé por completo pero #264 no quiso quitarse la ropa, estaba tan excitado que la verga de #264 entró fácilmente y hasta el fondo. “Me encanta tu verga dentro de mí”, le decía mientras lo metía y lo sacaba.

Mientras follábamos me preguntó desde qué edad me metían penes y le dije que a los 16. Mientras lo hacíamos alguien nos observaba y eso hizo que #264 empezara a sentirse incómodo y fuera mucho más despacio, curiosamente el que nos observaba es un pasivo que le tengo muchas ganas, ojalá fuera activo. Cuando vi al que nos estaba viendo le pedí que dejara de vernos y así lo hizo. Aunque la posición era incómoda para mí pude darme cuenta de lo mucho que #264 estaba disfrutando follarme. Se vino y cuando lo sacó me senté en la silla para masturbarme. Al final hablamos un rato, me dijo que era diseñador gráfico y que trabajaba desde su casa.


Puntuación: 6 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .