#310. Preñada con un profesor en iserra 100

# 310 fue de esos polvos que uno concreta cuando va en el bus. Esta mañana estaba en grindr y me escribió, tenía y sitio y por la foto que me envió aguantaba bastante. Les voy a ser sincero con esto: mientras iba en el bus iba camino hacia el consultorio de la siquiatra que me atendió hoy. Para los que no saben, en noviembre mis papas vieron todos mis videos de sexo en mi celular y me tienen yendo al sicólogo y al siquiatra, como si eso sirviera para dejar de tener sexo. Me dolió ver a mi mamá llorando y decir que yo me estaba prostituyendo, las citas en el sicólogo y la siquiatra es algo que hago por mi mamá principalmente. Pero bueno, volvamos a #310. Antes de llegar a la cita concreté con #310, quien vive en iserra 100, cerca del consultorio para tirar después de salir de la cita. Apenas terminé le escribí a #310 para avisarle que ya estaba en camino.

Cuando abrió la puerta se veía mejor de lo que se veía en la foto: tenía unos ojos azules y una cara linda, además de veía que tenía un buen cuerpo. Me llevó al cuarto y hablamos un rato. Me comentó que entraba a trabajar a las 2, que era profesor de educación física y que tenía 26 años (creo). Fui el que dio el primer paso. Le toqué el paquete y ya lo tenía duro, se acostó en la cama y me senté encima para besarlo. Me moví de arriba a abajo simulando la follada y me quitó la camiseta.

Quise desnudarme por completo y me bajé para quitarme toda la ropa mientras él también se desnudaba. Aunque tenía un poco de panza, tenía un cuerpo digno de profesor de educación física. Además tenía un tatuaje donde decía un apellido, no recuerdo cuál, que hacía que su pecho se viera demasiado sexy. #310 era un gran besador, hace rato no besaba tan rico a alguien. Juntábamos nuestras lenguas de la forma más excitante, mientras me acariciaba todo el cuerpo. Su verga estuvo completamente dura desde el primer momento en que se desnudó, y quería tener esa verga a como diera lugar dentro de mí, así que le pregunté si tenía condones. De inmediato me di cuenta que no tenía. “Hace rato no hago compras” se excusó.

Luego me dijo en voz suave “primero tengamos morbo” y me besó. No podía resistirme a sus besos y seguí besándolo, aún sabiendo que era muy posible que no fuéramos a tirar porque no había condón. “Mámamelo”, me dijo después me un beso largo. Mientras se lo chupaba sentí el delicioso sabor de su precum y eso me dio aún más ganas de tener su verga dentro. Me acostó boca arriba y me chupó el culo después de escupir saliva en mi ano. Me encantó sentir su lengua en mi ano, y sus besos y su saliva rodeando mi culo. Volvimos a besarnos y me alzó para cambiarme de posición 180 grados para hacer el 69, mientras él me chupaba el ano, yo sé la mamaba. No podía creer que después todo el morbo que habíamos tenido no iba a tener el final feliz y minutos después me moví para decirle que quería que me follara. “Y si pedimos unos condones a domicilio?”, le pregunté. Pero me dijo que él no hacía eso.

No sé si quería metérmelo sin condón y esa era su táctica para preñarme o no tengo idea si le daba pena pedirlos a domicilio. “Soy negativo” le dije, “yo también” respondió. Entonces nos dejamos llevar por el deseo y la lujuria, y nos metimos en el mundo oscuro del bareback, ese mundo que me da miedo y rara vez todo. Puse mi celular sobre la mesa del televisor y le pedí que se acostara para cabalgarlo. Para ese entonces mi culo ya estaba bastante lubricado de su rimming y entró con facilidad. Me la metí por completo y empecé a disfrutarla, moviéndome de arriba a abajo. Disfrutaba ver su cara de placer y la forma como retorcía los ojos. “Te gusta mi culo?”, le pregunté y me dijo que si mientras movía su cabeza de placer. Al principio era solo yo quien se movía, pero con el tiempo empezó a disfrutarlo más y me agarraba las nalgas para cogerme, y subía y bajaba su verga para ir al ritmo que le gustaba: más rápido que el mío, y esto se debía a que me empecé a cansar.

Tiempo después de cabalgarlo le pedí que cambiáramos de posición y me acostó boca arriba mientras él me follaba encima mío, desde ahí alternamos la posición entre pollo asado y misionero. De vez en cuando me daba 3 veces bien duro para luego parar por unos segundos y continuar más despacio. Empezó a ir cada vez más despacio y le pregunté qué pasaba. Me dijo que estaba que se venía, y no quería venirse todavía porque siguió yendo muy despacio. Seguimos tirando mientras nos besábamos y poco tiempo después me susurró que estaba a punto de venirse, pero quería que también me viniera.

Le expliqué que me quedaba difícil por la posición en la que estaba pero que lo haría tan pronto él terminara. Aceptó y empezó a moverse otra vez, cada vez más rápido y con más fuerza, eso me dio ganas de gemir más fuerte, supe por su movimiento y su cara que estaba a punto de preñarme y finalmente dio un gemido delicioso, la prueba de su orgasmo. Mientras lo hacía contemplé su cara orgásmica y sentí algo ligeramente caliente dentro de mí. Al terminar nos besamos y cayó rendido encima mío por un buen tiempo, hasta que recuperó fuerza y sacó su verga de mí. Se limpió y cuando volvió del baño me masturbé y luego explusé la mayor parte de su semen en papel higiénico. Me vestí y me despidió en la puerta con un apretón de manos.


Puntuación: 8,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .