#324. El paisa velludo del tatuaje sexy

Últimamente todos los polvos que tengo son mañaneros y #324 no fue la excepción. Me levanté temprano y me metí a grindr, #324 tenía una foto de perfil linda y me llamó la atención. Le escribí y me preguntó que buscaba. “Sexo” le respondí y me contó que era activo. Intercambiamos fotos hot y me envió unas fotos deliciosas de su cuerpo y de su linda cara. Me dijo que podía venir en media hora y así fue, me bañé y al poco tiempo sonó el citófono que había llegado. Cuando abrí la puerta era más alto de lo que yo pensaba y tenía una sonrisa muy linda, nos saludamos y lo hice seguir a mi cuarto. Nos sentamos a hablar en mi cama y me comentó que tiene 22 años, que estudia ingeniería bioquímica (o algo así recuerdo) y que se va a la universidad en moto.

Hablamos durante unos cinco minutos y mientras lo hacía no podía dejar de mirar su prominente paquete. Llevaba unos jeans negros ajustados que resaltaban su miembro viril y no podía dejar de imaginar el momento en que tendría lo que había debajo de ese bulto en mi boca. Hubo un silencio incómodo y fue el momento propicio para empezar la faena, acerqué mi mano a su paquete y luego me acerqué a su pecho para quitarle la camiseta. “Soy velludo, te molesta?” Me extrañó su pregunta y le pregunté por qué lo decía, “a algunos no les gustan velludos como yo”, me respondió. En realidad me sorprende que hayan manes que no les gustan los velludos pero he conocido algunos cuantos que los prefieren lampiños, a mi no me molesta en absoluto los velludos, de hecho me parece algo sexy y varonil en un hombre.

Le quité la camiseta y pude ver su lindo cuerpo velludo y unos tatuajes que se le veían demasiado sexys. Luego me ayudó a bajarse los pantalones y pude ver su linda verga ya erecta. Era larga y delgada con una cabeza grande. Bajé la cabeza y se lo empecé a mamar, sentí el sabor de su precum y eso me volvió loco y me puso duro en segundos. Se lo chupé un rato y nos desnudamos. Vi su linda sonrisa y le besé los labios un rato para seguir mamándoselo. “Así?” Le preguntaba para saber si le gustaba como se lo chupaba y asintió con la cabeza. Me acosté boca a abajo y en esta posición pensé que me iba a penetrar inmediatamente pero me besó el culo antes, un beso muy rico que nadie me ha dado antes con lengua y aunque tenía barba esta no se sintió carrasposa como con otros.

Sacó un condón de su bolsillo y se lo puso, acto seguido se lo chupé un rato con el condón para lubricarlo y me volví a acostar boca abajo. Me agarró fuerte de las nalgas e introdujo su dura verga muy despacio, tan despacio que la disfruté desde el primer segundo que tuve la punta entrando a mi ano. Di un gemido fuerte de placer y le pedí que la metiera toda, aún así tuvo mucho cuidado. Luego me agarró de la espalda y puse mi cabeza sobre la cama, no me importaba que los vecinos escuchaban mis gemidos. “Si!” Grité un par de veces para decirle que disfrutaba como me lo estaba haciendo. Tiempo después se acostó sobre mi espalda para seguirme follando y me encantó sentir su pecho velludo en mi espalda rozando mi cuerpo una y otra vez. Volteaba mi cabeza de vez en cuando para admirar su cara de placer hasta que me pidió que me volteara por completo, me cargó para que no se saliera el condón y me volvió a acostar sobre la cama para follarme en pollo asado mientras él estaba parado.

No duramos mucho tiempo en esta posición porque sacó su pene rápido, cuando vi su pene no estaba duro. “No te quieres venir?”, le pregunté y me dijo que no creía que iba a poder. Se disculpó diciendo que había dormido mal la noche anterior, además me dijo que ese día había tenido clase de 6 de la mañana en la universidad y estaba casando y no creía que se pudiera venir. Entendí su situación y me masturbé mientras tocaba mi cuerpo. Fue una decepción que no pudiera venirse conmigo pero creo que en realidad no lo iba a lograr ese día. Me masturbé, nos vestimos y lo acompañé a la puerta. Cuando se fue tuve un susto porque no vi las llaves donde creía que estaban, estuve a punto de llamarlo para preguntarle si las había  cogido pero hubiera sido raro, algo como :”oiga lo llamo porque quiero saber si usted me robó” haha. Las encontré poco tiempo después de seguirlas buscando. Se me pasó de todo por la cabeza: que era un ladrón y las había tomado y luego iba a volver para robarme, menos mal las encontré rápido.


Puntuación: 6 de 10

Un comentario sobre “#324. El paisa velludo del tatuaje sexy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .