#331. El calvo de Bancolombia

Conocí a #331 hace más de un año cuando pasé Año Nuevo en Medellín para dar inicio al 2016. Esa vez pasé muy poco tiempo en la ciudad y no nos pudimos conocer, aunque ganas no me faltaron. Debe tener unos 35 años, es calvo, blanco, de ojos azules y siempre me aparecía cerca en grindr.

Hace poco que volví a Medellín nos volvimos a escribir, y me dio mucha pena porque siempre que me escribía para vernos nunca podía, hasta una noche que por fin pude. Vive en un apartamento muy bonito del poblado, un apartamento completamente prolijo, limpio y organizado para que el dueño sea un soltero. Abrió la puerta y me invitó a que nos sentáramos en su sala. El lugar estaba completamente oscuro, había una luz muy tenue que hacía que no le pudiera ver la cara bien, y eso no me gusta.

Me contó que trabaja en Bancolombia de Oviedo y que va almorzar todos los días donde su mamá quien vive cerca, también le hablé sobre mi vida aunque durante toda la conversación hubo varios silencios incómodos. En uno de ellos se acercó para darme un beso, nos dimos varios besos, pero yo no quería tirar con él en medio de la oscuridad y la incomodidad del sofá de su sala y le pregunté si podíamos ir a su cuarto. Al entrar a su habitación con cama king, apagó la luz pero yo no quería hacerlo sin luz, de hecho no entiendo por qué a algunas personas les gusta hacerlo con la luz apagada, me da rabia hacerlo de esa manera porque no hay como ver la cara y el cuerpo del otro en un momento tan íntimo como lo es el sexo.

Le pedí que prendiera todas las luces de su cuarto (hay varias) y por fin me sentí cómodo con la cantidad de luz en su habitación. Me acosté en su cama y él se hizo encima para seguirnos besando, #331 es de esos que les gusta comerse al otro con la lengua y morder el labio del otro hasta que duela, de hecho sí me dolió un par de veces cuando me besaba los labios lo cual me producía un grito tipo gemido con el que él no reaccionaba y seguía mordiéndome duro. Nos desnudamos y me senté encima para seguirlo besando, puse los puños de mi mano a los dos lados de su cara y nos besamos por una eternidad que de hecho varios minutos después me aburrí.

Cuando me acercaba a su pecho podía sentir lo carrasposo porque estaba depilado y le estaban empezando a crecer, al igual que en la zona del vello púbico y cuando rozaba mi piel contra sus vellos en crecimiento me producía una sensación incómoda que me hacía querer alejarme pero #331 me tenía agarrado con sus brazos y no me era fácil hacerlo. Solía gemir de vez en cuando mientras nos besábamos esperando a que #331 me preguntara si quería que me lo metiera ya, pero es uno de los pocos con los que he pasado tanto tiempo dándome besos, hasta que dejé de disfrutarlo.

Lo que más caracterizaba a #331 en la cama era su fetiche por chupar y pellizcar las tetillas, y creo que eso fue lo que hizo que quisiera dejar de besarme con él, porque cada vez que nos besábamos me pellizcaba las tetillas tan fuerte que me dolía y me hacía gritar en vez de gemir. Aguanté unos minutos que me las pellizcara y me las chupara, pero después de un tiempo el dolor constante hizo que le hiciera saber que me estaba doliendo y dejó de hacerlo. Jugué con mi ano y su pene un rato simulando que lo cabalgaba hasta que por fin llegó la hora de la penetración. Sacó unos condones de su mesa de noche y se puso uno, puso una almohada debajo de mi culo y me penetró en pollo asado.

Esa posición fue en la quenos  duramos, me pidió que me pusiera en 4 y en esta posición nos grabamos. Debo admitir que #331 es un maestro para follar en 4, la manera como me agarraba de la cintura y su forma ruda de cogerme era algo que me excitaba demasiado. No tenía miedo de darme palmadas duras en las nalgas, ni de moverse rápido, sus nalgadas eran tan fuertes que me empezaron a doler, incluso dejó marcas rojas de sus dedos y sus manos en mi cola pero aún así, con el dolor y todo, disfrutaba del dolor, y eso es algo extraño porque creo que tengo un cierto grado de mazoquista.

Si tuviera que calificar la mejor culiada en 4 que me han dado, probablemente #331 se llevaría el primer puesto. La forma como me lo hacía de rudo acompañado de mis gemidos fue la conexión perfecta para que duráramos bastante en esta posición, incluso me dio tan duro y por tanto tiempo que se cansó un rato y me siguió follando mientras los dos caímos acostados boca abajo. Y fue en esta última posición en la que follamos, lo tuve todo su pene dentro mientras me cogía boca abajo. Sentí como todo su peso ejercía una presión sobre mí y tuve que hacer un esfuerzo en no ahogarme, le pedí que se viniera y lo intentó pero al final no puedo y lo sacó para masturbarse.

Mientras se masturbaba le chupaba las tetillas fuerte porque sabía que le gustaba mucho eso y cuando estaba punto de venirse me preguntó si quería que se viniera dentro, eso me encantó y lo volvió a meter dentro de mi culo, me folló por unos segundos hasta que se vino dentro. Lo sacó con cuidado y entramos a su baño a bañarnos. Nos vestimos y me ofreció agua, me dio pena decirle que no pero tengo pavor a recibir líquidos en casa de extraños, y aunque #331 era parcialmente un desconocido, he escuchado historias de gente que les ponen escopolamina o quién sabe qué así sea en un líquido transparente como el agua, tomé un poco y cuando se distrajo dejé el vaso casi lleno en su mesa de noche. Sé que fui paranóico, #331 es una persona bien y estoy seguro que no le puso nada al agua, pero el sólo hecho de pensar en tomar algo en una casa ajena cuando voy a tener sexo me da miedo, es algo que nunca había hecho.


Puntuación:  7 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .