#335. El seguidor de twitter que trabaja en el metro de Bello

Una consecuencia de tener miles de seguidores en Twitter es que uno nunca sabe si el vecino lo sigue, y la forma como conocí a #335 influyó en su interés por conocerme. En realidad empezamos a hablar por grindr, y fui yo quien le escribí primero. Tenía una foto de perfil del pecho sin camiseta donde se le veía un muy buen cuerpo, le envié una foto de mi cara y de mi culo y me reconoció inmediatamente. Me preguntó si me estaba haciendo pasar por alguien que vive en Bogotá y le hice saber que soy de Bogotá pero me encontraba en Medellín, me respondió que me seguía en twitter y me dio la bienvenida a su ciudad.

No hablamos por varios días hasta la mañana en que nos conocimos en persona, me pidió la dirección y llegó en taxi. Tenía puesta una camiseta azul y vi las marcas de sudor debajo de sus axilas, lo cual me pareció excitante. Debe tener 28 años (creo), mide 1,70, es moreno y de corte militar. Seguimos a mi cuarto y ahí nos sentamos en mi cama a hablar. Nuestra conversación se centró en las ciudades de Bogotá y Medellín, me contó que le gustaba mucho el frío y que había ido una vez a Bogotá dos días por un concierto, también me dijo que Medellín le parecía una ciudad muy caliente y pequeña donde no había mucho qué hacer ni espacio para construir, mientras que Bogotá se veía una ciudad más amplia y más emocionante, por lo que le gustaría irse a vivir allí.

Qué interesante hablar con un paisa que hace alusión a Bogotá de esa forma tan interesante y positiva, ya que tengo entendido que el regionalismo paisa hace que sólo hablen bien de su región. Nuestra conversación fue larga y tendida hasta que nos besamos. #335 tenía un cuerpo tonificado y lindo, se me paró tan sólo apenas se quitó la camiseta. También tiene un pene lindo, es dotado y disfruté cada segundo que se lo mamé. Nos acostamos en la cama y nos dimos unos buenos besos, #335 empezó a sudar cada vez más y eso me encantó.

Me monté encima de él para seguirnos besando y mientras lo hacía me confesó que era un fiel fan de twitter, que se había masturbado mil veces con mis videos, pero lo que más me gustó fue cuando me dijo: “después de todas las pajas que me hice con usted por fin lo tengo aquí”, le respondí que me gusta complacer a los demás y que me complacía cumplirle su fantasía. Me folló contra la pared de la ventana en pollo asado, pero lo que más disfruté fue la forma como me tomaba de la cintura y como sudaba, le caía el sudor sobre mi cara, estaba derritiéndose.

De vez en cuando se limpiaba el sudor con su mano o agarraba su camiseta para secarse, nunca antes había estado con alguien que sudara de esa manera, y me di cuenta que he exagerado con los demás que han sudado conmigo, #335 no tiene punto de comparación, pero así mismo es el que más me ha excitado de toda mi lista con su sudor. Se disculpaba por su sudor pero a mí no me molestaba, de hecho me daba ganas de decirle: “me encanta tu sudor, eso me pone a mil”. Se acercó a darme un beso en plena faena mientras me daba duro y eso me volvió loco, me puso tan hot que le tuve que pedir otro beso más largo, empapándome del sudor que emanaba todo su cuerpo y especial su cabeza y su pecho.

No hay nada más excitante que ver al que te está follando sudar como caballo y saber que eres tú la razón de ese sudor que se traduce en placer y pasión. Con #335 hice la posición más extraña y original de todos los de mi lista, era una especie de “reloj”, él estaba con las rodillas en la cama y el cuerpo erguido mientras yo estaba acostado a 45 grados de la cama, es difícil describirla pero era algo así.

Luego me folló en 4 y caímos boca a abajo en la cama, me hizo dar unos gemidos intensos de placer y me volteé para besarlo mientras me cogía. Finalmente sacó su pene, se quitó el condón y se vino sobre mi culo. Estoy seguro que lo disfrutó mucho porque salió un chorro de semen caliente y abundante que quedó encima de mis nalgas y mi ano, donde luego se escurrió hacia abajo llegando hacia mis testículos. Le tomé una foto porque me encantó ver su semen sobre mi culo escurriéndose, es la foto que aparece en este relato. Para ese punto los dos estábamos sudando mucho, tanto que la cama quedó completamente mojada.

Se bañó y yo también lo hice, nos vestimos y hablamos otro rato no me acuerdo de qué, pero también hablamos por un buen tiempo. Me dijo que debía irse, al salir me dijo que le avisara el siguiente sábado que descansaba para tirar pero le hice saber que no podía y nos despedimos.


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .