#341. El bisexual más lindo y sexy del mundo

Rara vez alguien se acerca a #23 en términos de puntaje en la cama. No creo que alguien algún día lo empate pero #341 es definitivamente el mejor sexo que he tenido después de #23. Estaba en Medellín y desde que vi la foto de su cuerpo sentí algo que me dijo que tenía que comérmelo. Era una atracción increíble hacia ese pecho desnudo, sin camiseta y bronceado que me volvió loco desde la primera vez que lo vi por grindr. Su cuerpo era mi tipo de cuerpo perfecto: grueso pero no muy marcado.

En su nombre de perfil aparecía “Bi” y en la descripción decía que tenía 31 años (mi edad ideal en un hombre), que le gustan los pollos pasivos con cuerpos delgados, buen culo y que usan sudadera. Éramos el uno para el otro, en lo único que no encajábamos era que yo no uso sudaderas, primero porque no soy deportista y segundo porque me parecen muy informales para vestirme. Le escribí un mensaje que decía que yo era lo que él buscaba y me respondió ese mismo día.

Me di cuenta de su gran fetiche por las sudadera a de “telita tipo colegio”, fue lo primero que me preguntó: si tenía una sudadera puesta de colegio. Eso me pareció muy curioso, es la primera persona que conocía con este fetiche. Conozco gente que tiene fetiche por los briefs, por los pies, por los olores y las axilas, pero no entendía qué le veía de sexy a alguien con una sudadera puesta. Desde ese primer día que hablamos tuve una serie de noches sin éxito donde #341 no vino a follarme y me dejaba plantado.

Siempre se excusaba diciendo que siempre había alguien en su trabajo que lo llevaba hasta su casa y por eso no podía venir. Siempre me decía que si una noche que saliera de trabajar no había alguien que lo llevará hasta su casa, vendría a follarme. Así fueron varios intentos varías noches y nunca lograba que #341 viniera hasta que me resigné y mi orgullo hizo que dejara de hablarle por unos días. Finalmente no me pude resistir y le volví a escribir, le dije la deja en la que me iba de viaje y que no iba a volver por un buen tiempo a Medellín, que era la última oportunidad que íbamos a poder conocernos y que tenía muchas ganas de hacerlo con él, me dijo que iba a internar todo lo posible.

De repente la mañana del día que nos conocimos, un día antes de irme de Medellín me escribió que ese día no había nadie que lo llevara del trabajo hasta su casa y que esa noche quería ir a mi casa.  Me puse muy contento, casi nunca me emociono de esa manera por conocer a alguien, y no era solamente por su físico y su barba y cara bonitas, sino porque habíamos hablado bastante por mensajes de voz y WhatsApp y descubrimos que tenemos muchas cosas en común, tuvimos una muy buena conexión desde el principio y eso no es normal encontrarlo en alguien.

Me encantaban sus mensajes de voz y escuchar su acento paisa sexy y su voz masculina, los repetía una y otra vez porque eso me volvía loco. En un mensaje me dijo que le comprara viagra para esa noche, que no lo necesitaba porque conmigo podía mantener el “chimbo” parado todo el tiempo, pero que sin embrago el efecto de la pastilla iba a ser bueno. Me encantó su posición frente a ese aspecto, dejó claro que podía mantenerlo duro conmigo y tener un buen sexo sin necesidad del viagra, pero que la pastilla podía hacer que durará más tiempo. También me pidió que le enviara fotos con una sudadera de colegio donde se me viera el bulto, y para mí sus deseos eran órdenes.

Todo el día estuve con ansias de conocer a #341, a ese hombre con el que me había imaginado cogiendo por tantos días y con el que pensé que nunca iba a poder conocer, incluso dura te el día se me pasó por la cabeza que no debía ilusionarme tanto porque tal vez #341 podía salir con un chorro de babas en cualquier momento. Esa noche fui a comprar condones y la pastilla de viagra de 100mg que costó $25,000. Apenas la compré le envié una foto del empaque con el mensaje: “ya te compré tu pastilla”, sabía que si lo hacía se iba a ver mucho más comprometido en venir. En ese momento me escribió que le habían cancelado la clase de 8:00pm y que podía llegar más temprano.

Fue una excelente noticia, lo iba a ver antes de lo que me imaginaba. Lo recibí en sudadera cómo me lo pidió y me gustó mucho desde la primera vez que lo vi, era tal cual como me lo imaginaba. Alto, acuerpado, cara linda y una barba deliciosa, además acompañado de un acento paisa sexy y una voz muy rica, no podía esperar más. Empezamos a hablar y le di la pastilla de viagra porque se demora alrededor de media hora en hacer efecto. Me preguntó cuánto me había costado y se sorprendió de lo cara que era, la verdad por el efecto que da yo pagaría lo que fuera. Me dijo que no se la quería tomar completa porque puede ser dañino ya que funciona alterando la función cardiaca y tenía miedo que eso le produjera un efecto adverso, así que la partió y se tomó la mitad.

Me preguntó si quería tomarme la otra pastilla, esa noche nunca me imaginé que el vives también iba a ser ora mi pero me dio curiosidad y me tragué la otra mitad de la pastilla, aunque la mitad que tomó #341 fue más grande que la mía. Seguimos hablando en mi cama y confirmé el feeling que había entre #341 y yo, eso también. Me recordó a #23. Hablamos de su trabajo como cantante profesional en eventos y en iglesias, es un fiel seguidor católico que realiza muchas presentaciones en iglesias y eventos como matrimonios, lo cual me dio una muy buena impresión de él, además de lo talentoso que era porque me mostró algunos videos de sus presentaciones en eventos.

Además me dijo que su mamá vive con él y que la ayuda bastante, dejó claro que ella vive con él y no él con ella, ósea que #341 es quien mantiene el hogar, eso también me pareció algo lindo y de admirar. Lo tiene todo: es un hombre talentoso, amable, amigable, generoso y agradecido. Todo lo que me contaba eran cosas buenas que había hecho, de repente mi interés no sólo era físico sino que me llama mucho la atención él como persona y el gran ser humano que era. Nuestra conversación fue larga y profunda, y no recuerdo bien cómo empezó todo pero sí nos dimos unos besos muy apasionados. Para los que no han probado el viagra y quieren pasar un rato agradable con alguien en la cama, lo recomiendo 100%. Había pasado casi media hora desde que tomamos la pastilla de viagra y el efecto ya lo sentía, y estoy seguro que #341 también.

Me dio calor, sentí una sensación de afán y excitación, nuestro primer beso fue increíble, fue rudo, apasionado y muy largo. Nos comimos la boca el uno al otro casi que literalmente. La mejor parte fue cuando se quitó la camiseta y pude ver el hermoso cuerpo que tenía, tal cual como me gustan. Contemplé su hermoso cuerpo por bastante tiempo, lo besé y le lamí las tetillas. Lo que más me recuerda #341 a #23 es la conversación que tuvimos durante el sexo, la conexión era tan grande de que hablamos bastante mientras lo hacíamos, cosa que solo había hecho con #23. #341 Me dijo lo mismo que #23: que era un bogotano lindo y que quería follarme cada vez que volviera a Medellín, incluso que dijo que quería volver a tirar conmigo antes que me fuera de viaje, pues todavía me quedaban pocos días en Medellín, hablamos de las muchas veces que queríamos a querer tener sexo y repetir ese momento tan espectacular.

A #341 le gustaba que le chupara las bolas y según él lo mamo muy bien, me lo repiten tanto que ya me lo estoy empezando a creer. Le gustaba besarme la oreja, el cuello y el mentón después de darme un buen beso en la boca, eso me tenía loco. Además lo hacía rudo, me mordía todo: los labios, las tetillas, la oreja y me encantaba que fuera así de rudo conmigo, estoy seguro que el efecto del viagra ayudó a esa rudeza tan excitante que emanaba de él, era como dicen: todo un tigre en la cama. Nos mirábamos a los ojos mutuamente y luego los cerrábamos, podía estar seguro que #341 estaba tan atraído hacia mí como yo lo estaba hacia él, ya que no estaba seguro si quería conmigo por todas las veces que me dejó plantado pero esa noche me confirmó lo mucho que quería estar conmigo.

Mientras lo hacíamos me contó que el sexo con las mujeres lo disfrutaba un poco más que con hombres, pero que sin embargo también le gustaba mucho hacerlo con hombres, también me dijo que rara vez usa grindr y que no la usaba desde el día que hablamos, además sólo ha estado con no más de 4 hombres en su vida y todos de mi tipo, también me contó sobre las novias que había tenido y como les hacía el amor. Le repetí varias veces que me encantaba, que quería repetir con él así como me lo expresó y le hice saber que me lo hacía delicioso cómo nadie. Mientras nos besábamos interrumpió un momento y me dijo “esto es algo que siempre le digo con los que estoy: no vayas a involucrar sentimientos”, lo de no involucrar sentimientos me lo repitió unas tres veces más durante toda la noche que follamos, creo que lo hizo porque le demostré con mis palabras lo mucho que me gustaba.

En realidad no involucré ningún sentimiento más allá de la atracción y la pasión, lo hice porque desde que conocí a #23 me prometí que nunca me enamoraría otra vez de alguien la primera vez que me acuesto con esa persona, aunque no pude evitar sentir algo que me recordaba a lo que sentí cuando tuve sexo con #23 por primera vez, pero ahora he madurado y aprendí a manejar ese sentimiento y convertirlo en pura pasión. Se acostó sobre mí y se empezó a masturbar contra mi abdomen mientras nos dábamos besos, podía sentir su dura verga rozar contra mi piel, estaba que me venía. Después de esto me senté encima de su cintura mientras #341 estaba acostado boca arriba, rocé su glande contra mi culo y me agarró de la cintura.

De repente me empezó a mover fuertemente de adelante hacia atrás con sus musculosos brazos y sus manos agarradas bien fuerte de mi cintura, cada vez iba más fuerte y más rápido, emitía unos gemidos graves y varoniles deliciosos, me encantaba la fiera en la que se había vuelto. Llegué un punto en el que estuve a punto de venirme, estaba en el punto de excitación máximo, por lo que tuve que bajarme de su pecho y parar ya que no quería venirme todavía, pues ni siquiera me lo había metido. Me hizo rimming y luego llegó el momento de la penetración  y le pedí que me follara en pollo asado. Para ese momento estábamos tan excitados que me entró rápido, hay que abonarle el lubricante de los today, el rimming y lo excitado que estaba. Me encantó sentirlo dentro de mí, había querido tener su pene dentro desde hacía varios días y por fin lo tenía.

No paré de gemir, lo agarraba del cuello de vez en cuando y nos besábamos, me encantaba sentir el sudor en su cabeza. Luego lo cabalgué un buen rato, disfrutaba como me movía de adelante hacia atrás mientras me agarraba fuerte de mi cadera, esta vez fue #341 quien estaba a punto de venirse y mientras lo cabalgaba me agarró fuerte de la cintura y me paró para dejar de moverme, “estoy que me vengo” me dijo y lo saqué. Me sentí realizado, por poco hago venir a #341 pero ninguno de los dos quería que acabara el momento. Volvimos a tener morbo un rato: besos y caricias. Me preguntó cómo quería que se viniera y le pedí que lo hiciera adentro con el condón, me puse en pollo asado y me volvió a penetrar.

Empezó a follarme cada vez más fuerte y más rápido, mientras tanto le pedía leche “dame tu leche, quiero tu leche dentro de mí” le repetí varias veces hasta que pude contemplar lo que más me da satisfacción en la vida: vi su cara orgásmica y escuché su gemido orgásmico. No hay cosa que se compare con ese momento único en la vida, saber que la persona que te gusta ha logrado venirse contigo. Cuando terminó lo dejó dentro un rato y cuando vi su leche colgar del condón supe que tenía que tragármela. Le pregunté si podía hacerlo y dijo que no tenía problema, tomé el condón y escurrí si semen en mi boca.

Era salado, me encantó. No nos vestimos, seguimos hablando por aproximadamente una hora y media, me contó sobre una ex novia a la que le había terminado hacia menos de un año porque era demasiado bonita y no quería sufrir por los celos y la inseguridad de pensar que todos los hombres la deseaban, pero que era la novia a la que más había amado y por eso le terminó. Llegó la hora de irse aunque no quería que se fuera, quería que se quedara esa noche pero no era posible. Quedamos en volver a vernos antes que me fuera de la ciudad pero no pudimos, #341 es de esos pocos polvos que me gustaría repetir.


Puntuación: 20 de 10

3 comentarios sobre “#341. El bisexual más lindo y sexy del mundo

  1. Hola muy interesante y algo único en verdad, y si me siente la excitación en algunos casos. Aunque me causa curiosidad, llega el punto donde te vale follar a pelo? No es por juzgar, tu sabes a que me refiero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .