#343. El gringo de la habitación con Jacuzzi

#343 era un gringo al que le tenía ganas desde hacía dos semanas. Como los mejores polvos, lo bueno se hace esperar, y #343 y yo nunca coincidíamos con nuestros tiempos para tirar. Por fin una noche todo se dio y nos encontramos a las 11 de la noche en un parque cerca del hotel donde se quedaba.

Cuando entré a su habitación me sorprendió ver un jacuzzi. Qué tipo de hotel tiene un jacuzzi dentro de una habitación de hotel? Pues un motel. Pero estoy seguro que #343 no se estaba quedando en un motel, entré por el lobby, vi el tipo de gente que había en los pasillos, era un hotel. De todos los extranjeros que me he comido en hoteles, #343 tiene el premio a la habitación más extraña.

Lo que más me gustaba de #343 era la sonrisa que tenía todo el tiempo. Tiene 30 años, mide 1,85, blanco, de pelo negro y un cuerpo de gym. Me contó que era de Los Ángeles y me sorprendí porque en pocos días iba a viajar a su ciudad, le pregunté qué lugares me recomendaba visitar y cómo moverme por la ciudad. Se rió y me siguió hablando de todo, menos de lo que me había preguntado. “Pero voy a viajar a Los Ángeles y estoy hablando con alguien que vivió ahí toda la vida y lo mínimo que espero es un consejo de que lugares visitar!” Le dije y me reí esperando una vez más una respuesta relacionada con mi pregunta.

Efectivamente seguimos hablando de todo  menos de lo que le había preguntado, en lugar de esto hablamos de su país, de los estereotipos colombianos y gringos y de lo mal que hablan el español los colombianos, y peor aún: lo mal que hablan su idioma los que lo atienden en los hoteles donde se ha quedado en Colombia. #343 me hizo la pregunta que me hacen todos los gringos con los que me acuesto: “do Colombians like white men?” Lo que se traduce: “a los colombianos les gusta los hombres blancos?” Esa sería la traducción literal, pero las veces que viajé a Inglaterra y Estados Unidos me di cuenta que la palabra “white” (blanco) tiene una connotación más allá de su traducción literal. Ser de piel blanca no significa que uno sea considerado “white” en estos países, sobre todo en Inglaterra.

Para muchos extranjeros, para ser considerado white, aparte de tener la piel blanca y rasgos de “blanco” se debe tener descendencia europea, y al ser mestizos, algunos latinos blancos no podemos ser considerado “white”. Mis gustos no tienen preferencia por un hombre “white”de Norteamérica o Europa, me gustan tanto como los latinos morenos. Cuando me preguntan si a los colombianos les gusta los hombres “white” respondo que si con un tono de duda, puesto que no he hecho un sondeo.

A medida que pasábamos más tiempo hablando nos acercábamos más el uno al otro, terminé acostado al lado de #343 con mi cabeza sobre su brazo, luego me empezó a tocar el culo y yo su paquete hasta nos besamos. Enseguida metí mi mano dentro de sus bóxers y pude sentir su pene duro, quise verlo completo y le quité los pantalones. Mientras me desnudaba fue al baño y cuando volvió se acostó en su cama boca arriba para que se lo mamara. Como buen gringo, #343 era bien dotado. En este punto quiero aclarar que los gringos son el grupo más dotado con el que he estado, después le siguen los costeños, (no puedo hablar de negros porque solo he estado con uno aunque ese lo tenía más grande que cualquier otro pene que he visto en mi vida).

Lo bueno de #343 era que se sentía cómodo con la forma como se lo mamaba, puesto que algunos lo disfrutan pero si se los mamo de cierta manera y me lo hacen saber mientras les hago sexo oral (solo la punta, o todo hasta el fondo, o las bolas) pero #343 parecía estar conforme con todo lo que le hacía a su pene con mi boca, y eso me daba seguridad para seguir innovando en la mamada que le di esa noche. Se lo chupé por un buen tiempo, tanto que se cansó mi cuello. Apenas no di más me senté sobre él haciendo uno de los juegos que más me gusta hacer en la cama, al que llamo: “el roce”. Empecé a rozar su glande con mi ano, moviéndome hacia adentro y hacia atrás. Después me metía la puntica y cuando sentía que la estaba metiendo más me alejaba porque no estaba seguro de hacerlo sin condón. Me dejé llevar y por el momento en que su pene erecto se deslizó entre las paredes de mi ano por completo, mi culo estaba tan estimulado que entró sin problema, estaba demasiado mojado por dentro.

Lo hicimos “bareback” y aunque estoy en PREPS no me imaginaba hacerlo sin protección esa noche con #354, simplemente nos dejamos llevar por el deseo. Aunque era bien dotado y tener alguien dotado dentro es sinónimo de dolor, solo pude gemir de placer hasta que me agarró fuerte de la cintura y me empezó a mover con sus brazos hacia delante y luego hacia atrás, el movimiento fuerte de sus manos contra mi cintura me provocó un dolor también fuerte que me hizo dar unos gemidos esta vez no de placer sino de dolor, empecé a gemir tan fuerte que creo que se dio cuenta que no lo estaba disfrutando sino que me estaba doliendo. Por fin se dio cuenta y me soltó de la cintura para que empezara a moverme libremente con su verga dentro, de abajo hacia arriba y no de adelante hacia atrás como habíamos empezado cuando me tenía agarrado de la cintura.

“Ride that dick” me decía, y me encantaba que lo hiciera, cada vez que me decía esto me movía más rápido, sé que lo disfrutaba. Lo raro de #343 era que cuando se le bajaba el pene, debía sacarlo, volverlo a meter y moverme DEMASIADO despacio, y me parece curioso porque me parecería más común si alguien me pide que me mueva rápido para que se le ponga duro. Lo importante es que de las 3 veces que se le bajó logré parárselo de nuevo mientras me lo metía y me movía despacio cómo él lo pedía.

Lo cabalgué mucho tiempo, tanto así que empecé a sudar y me sentí muy cansado. Me bajé y me acosté de lado, donde me culió en cucharita. #343 era tan dotado que después de tener su pene por más de una hora ya me dolía demasiado el culo y al ver que no podía venirse nos empezamos a masturbar. Antes de venirse metió su verga dentro de mi culo y acabó dentro, me encantó su expresión de orgasmo. Saqué su verga con cuidado y me masturbé mientras le lamía las tetillas. Al final me contó que había tomado una pastilla de viagra antes que yo llegara, aunque el efecto no fue el mejor porque no estuvo duro todo el tiempo, aunque fue una sesión de casi 3 horas de sexo.


Puntuación: 8 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .