#344. El que me hizo madrugar a las 5am para tener sexo

#344 me tenía ganas y yo a él, fue el sexo mañanero más temprano que he tenido de todos los mañaneros que he tenido. La noche anterior de tirar hablamos por última vez a las 12 de la noche y cuadramos el polvo para las 5 de la mañana, me dijo que debía llevar a su papá temprano y por eso podía a esa hora antes de entrar a trabajar. Puse el despertador en mi celular a las 5:00am y me acosté a dormir a la una de la mañana, sabiendo que iba a madrugar a las 5 para tener sexo.

Nunca antes había madrugado para tirar con alguien, pero nos teníamos tantas ganas el uno al otro que por #344 valía la pena semejante madrugada después de haberme acostado tan tarde. Al día siguiente me desperté y eran las 6 de la mañana, no entendía cómo la alarma no había sonado, pensé que había perdido todas las oportunidades de ver el cuerpo delicioso de #344 en vivo ese día y le escribí de inmediato por whatsapp. Me había escrito a las 5:00am, así que le escribí para disculparme por no haber respondido a tiempo. “Pensé que se había quedado dormido”, me respondió y le expliqué lo de la alarma y me dijo que todavía podía venir, lo cual me emocionó. Me escribió que estaba en el gimnasio, que se iba a duchar y salía para mi casa.

Llegó en poco tiempo, se notaba que debajo de esa camiseta que tenía puesta había un cuerpo delicioso. Seguimos a mi cuarto y debido a que #344 tenía que entrar a trabajar a las 7, dimos inicio al acto enseguida. Se quitó la camiseta y pude apreciar su lindo cuerpo, bien trabajado, bronceado y tonificado. Lo siguiente que hicimos fue besarnos, aunque #344 es de esos que no les gusta besar mucho, o al menos no da besos largos y apasionados como me gusta que me los den. Se lo mamé un rato pero no teníamos mucho tiempo para morbo ni estimularnos, así que  abrimos el paquete con el condón.

Me puse en la posición que menos me duele y disfruto más: me acosté mirando hacia arriba y me abrí de piernas para que #344 me penetrara, puse una almohada debajo de mi culo y sentí como su verga entró. Le di un beso recién me lo metió porque no pude evitarlo, luego me agarré fuerte de las sábanas mientras él se apoyaba sobre las palmas de su mano abiertas a cada lado de mi cara. La conexión más fuerte que tuvimos fue en nuestra mirada, a diferencia de la mayoría, no cerramos los ojos en ningún momento, #344 me miraba fijamente y yo a él, estoy seguro que le gustaba bastante.

Algo que lo caracterizó en la cama fue su constante y suave ritmo mientras me lo metía, era un ritmo apasionado, sexy, con deseo y sin apuros, a pesar que no se podía demorar. Era un ritmo único, uno que nadie me ha hecho experimentar antes. Gemí de placer durante los pocos minutos que tiramos, hasta que sacó su pene para masturbarse, disfruté ver cada segundo mientras se hacía la paja viéndome, fue delicioso ver a un hombre tan atractivo masturbándose mientras me miraba fijamente a los ojos. Se vino en mi abdomen.

Nos vestimos y mientras lo hacía me contó que tiene 23 años, que está en la universidad (creo que me dijo que estudia administración) y que trabaja en Procter & Gamble. En la puerta antes de irse se disculpó porque todo había tenido que ser tan rápido y me preguntó si volvía a estar disponible la siguiente semana, pero le expliqué que no nos podíamos volver a ver porque debía viajar en pocos días.


Puntuación: 9 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .