#348. El ingeniero de alimentos

Mientras escribo este relato tengo semen escurriendo del último panameño que me preñó ayer, y eso me tiene excitado. Fue un día muy agitado y lleno de sorpresas desagradables, me sentí parte de una versión de la película de terror: “the purge” o más conocida en nuestros países como: “la purga”, en mis próximos relatos les contaré más sobre este día tan único.

Volviendo a #348, fue un mañanero rápido y fugaz. Cuando vi a #348 entrar por la puerta no me imaginé que detrás de esa sudadera había un cuerpo tan tonificado y lindo, apenas pude ver su linda cara y su sonrisa. Nos dimos la mano y entramos a mi cuarto, nos sentamos en mi cama. Ahí me enteré que era ingeniero de alimentos, el primero de esta profesión con el que he estado.

Venía del gym y de camino a su casa pasó por la mía. Aunque no me excita un hombre con sudadera (en realidad lo que menos me excita y me lo baja es un man que abra la puerta com medias y chanclas puestas a la vez) #348 se veía muy bien en la adidas negra que llevaba puesta. No hubo conversación previa, habíamos hablado bastante por WhatsApp esa mañana y eso era suficiente para querer comernos el uno al otro tan solo después de habernos sentado en mi cama.

#348 me besó y al poco tiempo se lo estaba mamando, fue un sexo apurado, como si quisiéramos consumar todo rápido, empujaba su pene contra mi campaña y eso me hacía sentir que estaba a punto de vomitar, aunque afortunadamente todavía no había desayunado. Ese día no me moría por mamar, solo quería tener una verga dentro. Como si mis deseos fueran órdenes, no se lo tuve que mamar por mucho tiempo, fue cuestión de telepatía todo.

Me pidió que me pusiera en 4 y me sorprendió con un juego de roce donde él era el protagonista: rozaba su glande contra mi ano, me lo lamía y volvía a jugar con su duro pene y mi culo. Después puso su verga encima de mi raya y empezó a moverse duro, mientras tanto me imaginaba: si así de rico se siente sin tenerla dentro, cómo será cuando me lo meta.

Agarró el condón y se lo puso, olvidé mencionar que es bien dotado y apenas vi su arma supe que iba a doler cuando lo metiera. Lo metió rápido, lo cual hizo que gritara de dolor y tuve que sacármelo. Le pedí que lo metiera suave y esta vez lo disfruté desde el primer segundo que lo tuve dentro. Cerré mis puños y los puse sobre la cama, #348 me agarró de la cintura y se mantuvo así hasta que luego puso sus manos en mis hombros.

Sabía que él disfrutaba esa posición pero no podía ver su cara de placer, así que me volteé para besarlo y le di un beso largo y apasionado, no le vi mucho la cara porque los dos cerramos los ojos pero esa posición era algo incómodo y sentía que me caía, por eso lo abracé mientras lo besaba. Volví a mi posición inicial en 4 y ahí me volvió a tomar de la cintura, me moví a su ritmo mientras me cogía, poco tiempo después exclamó “me vengo” y supe que ahí todo iba a acabar.

Segundos después dijo: “ya” y sacó su verga, era tan dotado que el semen del condón hacia que estuviera a punto de reventarse, no colgaba sino que era una protuberancia grande que yacía en la punta de su glande. Se lo quitó y lo botó. Se vistió y nos despedimos.


Puntuación: 8,5 de 10 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .