#356. El actor de hollywood que ha trabajado como extra

Hoy es domingo de pereza y descanso, y también para mi culo. Llevo semanas teniendo sexo todos los días y meténdome varios penes al día, desde hacía tiempo venía con la idea de empezar a dejar descansar mi culo, y hoy es un día de esos.

#356 vivía cerca de donde me estaba quedando, me encontraba en un barrio de Hollywood buscando el número de la casa de #356 cuando salió y movió la mano para indicarme dónde era, me dirigí hacia él y allí nos saludamos con un apretón de manos. Mientras caminábamos hacia su habitación me contó que donde estaba viviendo era un lugar temporal.

Arrendaba una habitación en el primer piso de una casa muy grande. El interior y los pasillos eran bastante oscuros, prácticamente la única luz que había era la de los bombillos que se encontraban encendidos, aunque afuera hacía un calor y un sol bastante fuerte. Entramos a su cuarto y también se veía oscuro porque tenía la cortina prácticamente cerrada. #356 era blanco, rubio, de ojos azules y medía 1,70.

Apenas cerró la puerta con seguro me agarró el culo y me dio un beso profundo, mientras lo hacía me dijo entre dientes “I’m from Colombia”, me reí y nos seguimos besando. “I’m from Colombia”, me repitió y me reí, “Really”, me dijo a los ojos y yo le respondí: “I like your joke” (me gusta tu chiste). Nos seguimos besando y nos desnudamos, nos acostamos en su cama single y nos dimos unos besos demasiado apasionados que todavía recuerdo con mucho placer y excitación.

Me pidió que me volteara hacia abajo y se puso encima mío, me besó el culo, me hizo rimming y me metió el dedo de una manera deliciosa, sabía jugar tan bien con sus dedos y mi ano que desde ese momento me hizo gemir. Tuvimos morbo por mucho tiempo, tal vez una media hora llena de besos, caricias y juego con sus dedos y mi culo.

Cuando llegó llegó el momento de la penetración le pregunté: “Can you record me?” (“Me puedes grabar?”) y me respondió: “The second round”. Sabía lo que significa “Second round”: (segunda vuelta o segunda ronda), pero aún así no entendía a qué se refería con esto. Me estaba diciendo que me iba a grabar la segunda vez que me lo metiera? y si era así, debía venirse la primera?, si venía en la primera ronda cómo iba a estar lo suficientemente excitado para volverme a penetrar? No me podía demorar mucho porque tenía un tour dentro de una hora  y apenas mencionó que me iba a grabar en la segunda vuelta hice una cara de confundido.

“The second round”, me repitió, y yo seguía con la misma cara de preocupado porque no podía demorarme mucho. Después dijo: “Sí, en la segunda ronda. Entiendes?” Quedé con la boca abierta, mucho más confundido de lo que estaba antes, no lo podía creer, pensé que era un sueño. Las palabras de #356 no sólo habían salido en un español nativo, sino con un acento rolo, 100% bogotano, un acento que como nativo de Bogotá reconozco y hasta los extranjeros reconocen.

“Qué??? eres de Bogotá???” le pregunté sorprendido, “Yo soy de bogotá!!” le grité. #356 se rió de lo sorprendido que me vio y me habló en adelante en español. Me dijo que sus dos padres eran de Medellín pero que él había nacido en Estados Unidos, que ha trabajado como profesor de inglés cuando vivió en Chapinero en Bogotá por 4 años, de ahí su acento rolo. ( Para los de otros países, a los que somos de Bogotá nos dicen rolos y también a nuestro acento). Osea que no era mentira cuando #356 me dijo al principio “I’m from Colombia”, lo que no entiendo es por qué me siguió hablando en inglés.

#356 me contó que es actor y que trabaja actualmente como extra para varias series que se realizan en Hollywood como Grey’s Anatomy, Super Girl, entre otras muy reconocidas que no recuerdo en este momento. Me sorprendió saber que era la segunda persona que conocía en Hollywood que trabajaba en la industria del espectáculo y por segunda vez me sentí como si estuviera hablando con una celebridad. Sin embargo, el trabajo como actor en Hollywood tiene sus épocas y para compensar el tiempo en el que no trabaja como actor, trabaja en un hospital donde traduce y ayuda a comunicar a pacientes que hablan español y médicos en el área de urgencias donde puede manejar sus horarios como quiere de acuerdo a su tiempo libre cuando no actúa.

Nuestro sexo se vio interrumpido por una conversación tan buena como el mismo sexo que tuvimos, hablamos de los estereotipos colombianos y gringos, y me contó que al tener las dos nacionalidades, en su vida toma las cosas buenas de la cultura gringa y las cosas buenas de la cultura colombiana como la amabilidad y la extroversión. Le hice saber que no podía demorar mucho y seguimos con lo que habíamos empezado: me volví a acostar boca abajo y me hizo verbal fuck en español de una forma muy sexy, “Estás muy rico”, me decía mientras me besaba el cuello y la oreja.

Sentí cuando me penetró, estaba tan excitado que mi culo estaba mojado. “Te tengo bien penetrado” me repitió varias veces poco tiempo después de meterlo por primera vez. “Qué rico me lo metes” le respondía yo. Era extraño estar teniendo sexo y verbal fuck con alguien con quien inicialmente sólo hablaba inglés y nunca me imaginé que hablaba español, y mucho menos español nativo con un acento de mi ciudad natal. Se movía a un ritmo constante, y mientras me lo metía me seguía diciendo cosas deliciosas, “Estás delicioso”, me dijo al oído y eso me tenía loco.

Dejó de moverse con su pene dentro de mi culo. “Qué pasó?”, le pregunté, “Me vine”: respondió. #356 era toda una caja de sorpresas, en la gran mayoría de las veces que se vienen o me avisan cuando se van a venir y me doy cuenta por su cara, sus movimientos o sus gemidos, pero #356 no mostró ningún indicio de estar a punto de venirse.

Sacó su pene y seguimos conversando por un buen tiempo, me dijo que quisiera volver a verme cuando vuelva a Los Angeles, y estoy seguro que le haré saber cuando lo haga. Lo que más me gustaba de #356 era la forma como me halagaba, durante todo el tiempo que estuvimos en su cama me repitió que le gustaba mucho, que no podía creer que estaba con alguien tan lindo y que eso lo ponía nervioso.

Me halagó demasiado, y yo también le hice varios cumplidos. Finalmente tuve que irme al tour que iba a hacer y nos despedimos con un beso muy apasionado, me acompañó a la puerta y me dio pesar saber que no iba  poder verlo, al menos hasta cuando vuelva.


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .