#357. El que tiene dentadura propaganda de Colgate

El día anterior me habían cancelado el vuelo a Bogotá y tuve que pagar otra noche más de estadía en Los Angeles, el uber de vuelta al hotel esa noche me costó 50 dólares porque esa noche habían  cancelado muchos vuelos por la niebla y la tarifa de uber estaba al máximo.

Aunque no me molestaba del todo quedarme otra noche, ya había ido a todos los lugares que había querido ir y no sabía qué iba a hacer un día más en la ciudad. Pero el hecho que mi vuelo fuera cancelado me permitió conocer a #357, bendita la sea la niebla que afectó el aeropuerto porque pude estar con #357. Lo conocí por grindr antes de tener que volver al aeropuerto. Salió a la calle para recibirme porque como siempre, estaba perdido buscando el número de su casa y me había dado unas indicaciones bastante complicadas sobre qué puerta era la que debía tocar, su apartamento se entra por el costado derecho exterior en un primer piso. 

Afortunadamente la perdida duró poco y cuando lo vi me sonrió y lo seguí hasta que entramos a su apartamento. #357 era bajito para la media, y tenía una cara, su sonrisa y un cuerpo lindos: tenía un cuerpo trozudo y unos vellos muy lindos en el pecho, una barba perfecta y bien cortada, unos ojos azules y una sonrisa perfecta de propaganda de Colgate.  Me pareció demasiado lindo y me preguntó de dónde era, hablamos un rato y me encantaba mirarlo porque siempre tenía una sonrisa en su cara.

Entramos a su cuarto y nos besamos, se me puso duro apenas se quitó la camiseta y vi su hermoso cuerpo de gym y sus pelos en el pecho, tenía un espejo largo detrás de su mesa de noche y me excitó vernos a los dos desnudos. Se lo mamé hasta que me atraganté, estuve a punto de vomitarme pero sabía que le gustaba que lo tuviera todo dentro de mi boca. Me acosté boca arriba con el culo en el borde de la cama y se puso el condón, no sé por qué últimamente con todos los que me acuesto y me penetran en esta posición les gusta quedarse parados mientras me clavan en el borde de la cama, prefiero cuando se suben en la cama conmigo.

Al principio #357 me penetró estando parado, y de esta forma no podía tenerlo tan cerca como quería, pero al menos podía verle su cara y los pelos de su pecho. Tiene una verga muy linda y la sabe mover muy bien por dentro, me agarraba de las sábanas fuerte porque no me gustaba sentir que me resbalaba. Luego me pidió que me pusiera en 4 y puse mis rodillas sobre el borde de la cama, me tomó de la cintura y ahí me dio verga delicioso, debía volver a agarrarme de las sábanas para no resbalarme.

Me cansé y caí sobre la cama, lo cual forzó a #357 a acostarme encima mío, me dijo que abriera las piernas y así lo hice, me encantaba tomarlo de los brazos mientras me daba verga en esta posición y me gustaba sentir su deliciosa barba sobre mi cara y cuello, de repente paró y le preguntó qué pasaba, dijo “I’m gonna cum”, estaba que se venía pero no quería hacerlo todavía.

Sacó su verga y se lo mamé un rato. Me preguntó cómo quería que se viniera y le dije que dentro del condón en mi culo. Volví a la posición donde me acosté boca arriba con una almohada debajo de mi culo, #357 se subió a la cama y me volvió a penetrar. Esta vez no duró mucho, pero me encantó ver su cara de placer, esa cara que hacen los activos cuando están a punto de venirse. 

Poco tiempo antes de venirse me dijo en voz alta y con una mirada de fiera: “Do you want my load?” (Quieres mi descarga?) y le respondí “oh yeah!”, cerró los ojos fuerte, dio unos movimientos más largos y potentes pero al mismo tiempo más despacio, segundos después se quedó quieto. Cayó rendido sobre mi pecho y después se levantó pero no sacó su pene, siguió dentro.

Me masturbé con su verga dentro, me excitaba demasiado saber que tenía su verga y su leche dentro del condón todavía. Me vestí y mientras lo hacía #357 se fue del cuarto a hacer no sé qué. Salí de su habitación para despedirme, estaba en el baño listo para bañarse. “Have a safe flight”, me dijo desde la puerta de su baño, me hubiera gustado que al menos hubiera tenido la decencia de acercarse a mí y darme la mano. Me fui feliz sabiendo que me había comido a un hombre tan lindo. 


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .