#361. El pereirano de piel canela

#361 me escribió una mañana por twitter. Me envió unas fotos muy ricas de  su cuerpo y tiene un tono de piel moreno que me encanta, me dijo que quería tirar conmigo y a diferencia de muchos que se encuentran en mi lista de espera, #361 no se encontraba en esta lista pero cuadramos el encuentro ese mismo día.

Cometí un error al darle una indicación incorrecta sobre qué camino debía tomar para mi casa y cuando iba llegando estaba algo perdido, me escribió desde el taxi muy bravo y hasta me dijo que se iba a devolver. Me disculpé e intenté calmarlo, pensé que en realidad ya no iba a venir pero minutos después confirmó que venía en camino.

Cuando llegó estaba de buen humor, no se veía de mal genio y eso me tranquilizó porque si hubiera estado bravo todavía lo hubiera echado, haha. Era de Pereira y según él le gusta Bogotá. Cuando se quitó la camiseta pude ver su lindo cuerpo y su color de piel canela que me gusta tanto. Le toqué su abdomen y sus pectorales con mi mano, luego nos recostamos en mi cama. Algo que caracteriza a #361 es que sabe besar muy bien, metía su lengua por completo dentro de mi boca y la pasaba por todos los rincones dejando su huella. No eran besos pasionales bruscos, eran besos suaves y muy arrechos a la vez, me gustaba tocarle el culo y la espalda mientras lo hacíamos.

“Me tenías muchas ganas?” le pregunté mientras nos besábamos y lo confirmé con las cosas tan ricas que me dijo, me contó que me deseaba y que le encantaba. Llegó el momento que esperábamos: se puso el condón y me acosté para que me cogiera en pollo asado. Abrí mis piernas por completo y me lo insertó todo. Cerró sus puños, los apoyó sobre la cama y se empezó a mover muy fuerte, me agarré del cubrelecho y me dispuse a contemplar su cara de placer y de fiera mientras me metía su verga una y otra vez. No cerré mis ojos ni un instante, no me quería perder sus expresiones de placer.

Gemí duro, no me importaba que me escucharan los vecinos. #361 me agarró de las piernas y las puso sobre sus dos hombros mientras agarraba mis piernas hasta que estas volvieron a caer sobre su espalda. Vi como me disfrutaba, y eso me tenía al borde del orgasmo sin siquiera tocarme. No supe cuando se vino hasta que me dijo en voz baja “me hiciste venir” y sacó su verga. Me masturbé y entró al baño a bañarse. Hace poco me envió un mensaje en twitter diciéndome que estaba muy excitado conmigo y por eso se vino rápido, pero le respondí que no se preocupara, pues para mí no se vino rápido, he estado con otros que se han venido mucho más rápido.


Puntuación: 9 de 10

Un comentario sobre “#361. El pereirano de piel canela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .