#366. El que tenía lunares en el pecho

Era el segundo día de mi estadía en Panamá. Me habían pasado tantas cosas malas el día anterior y había sido tan fatídico que el segundo día solo salí a la esquina para almorzar, no tenía ganas de salir a conocer ni hacer turismo después de haber pasado un día tan traumante.

#366 llegó temprano en la mañana al hotel. Le pedí que trajera condones porque no tenía. Llamaron de la recepción y lo hice seguir, fue el primero de ese día y esperaba que no sospecharan nada por la cantidad de hombres que haría seguir después a mi habitación.

Medía 1,70, tenía los ojos verdes, era moreno, de corte militar y era de esas personas que pudieron se gordas es su vida pero no dejaron que esto sucediera. En cambio se notaba que iba al gimnasio y logró obtener un cuerpo grande y con músculos. No mi tipo ideal porque era muy acuerpado para mi gusto, pero sin embargo tenía un buen cuerpo. Venía sudando, derritiéndose, tengo entendido que caminó bastante para llegar al hotel.

Cuando se quitó la camiseta noté dos manchas en su pecho, como dos lunares grandes cada uno justo al lado de sus pezones. Esto me pareció muy particular pero le quedaban muy bien por su tono de piel oscuro. Me acosté mirándolo y puse mi culo en el borde de la cama mientras #366 estaba parado listo para penetrarme. Se puso el condón y me lo metió, #366 lo tenía gordo pero no era largo, y se sintió muy bien tener su pene dentro de mi culo.

Me folló en esta posición y luego se subió a la cama para darme en pollo asado. En realidad cuando hablo de la posición “pollo asado” siempre pido que me dejen poner mis piernas debajo de sus hombros, y en realidad les abrazo la espalda con mis pies y mis piernas. La posición “pollo asado” original es con los pies sobre los hombros del activo, pero me duele cuando lo hago de esta manera, así que cuando me refiero a “pollo asado” en realidad es una versión moderna y evolucionada de la posición “pollo asado” original hahaha.

Me movió de lado y finalmente me dio en 4, me volteé más de 180 grados con su pene todavía dentro de mi culo sin sacarlo para poder lograr estar en 4. Allí no duró mucho, pocos segundos después paró y le pregunté: “Qué pasó”, me respondió que se había venido. Se bañó y se secó con una toalla que luego aparté porque no quería volver a usarla porque era igual a las demás. No hubo besos con #366 y tampoco sentí una conexión mínimamente sexual con él durante el acto, fue un polvo más, de esos que podría olvidar fácilmente si no fuera por este diario.


Puntuación: 4 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .