#369. El trabajador del hotel

Eran las 10 de la mañana, después de haber pasado tres días en ciudad de Panamá sin hacer turismo por tener sexo y por la traumante experiencia del primer día; me estaba alistando para salir a conocer el famoso canal de Panamá. Abrí grindr y vi una cara linda de un hombre de ojos claros sin camiseta con un tatuaje grande en el brazo izquierdo. Lo más particular es que me aparecía a tan solo 25 metros y lo saludé. Le envié unas fotos de mi cara y respondió inmediatamente “Qué guapo, dónde estás?”. Le envié mi ubicación y le di el nombre del hotel donde me quedé.

“Trabajo donde te estás quedando, en qué habitación estás?”: me escribió. Esto me tomó por sorpresa, no me imaginé que estaba en mi mismo hotel, era una excelente noticia. Le pregunté el rol y afortunadamente era activo, me preguntó si tenía condones y le dije que sí, quedamos en que vendría a mi habitación dentro de una hora. 20 minutos después tocaron la puerta de mi habitación, podía ser la mucama o el hombre de grindr que trabajaba en el hotel y cuando abrí la puerta era lo que más esperaba. Era más alto de lo que yo pensaba, moreno, con pelo corto, de ojos verdes, y tenía una sonrisa linda.

“Pude venir antes”, fue lo primero que me dijo apenas cerré la puerta. Me tomó de la cabeza y nos besamos, #369 tenía un aliento muy rico, creo que debió haberse comido un chicle antes de verme. Me empujó a la cama y se acostó encima mío donde seguimos besándonos, #369 es uno de los mejores besadores de mi lista de excel. Sabe jugar muy bien con la lengua y sus labios. Le quité su uniforme de trabajo con afán porque estábamos muy excitados y me desvistió, botó mi ropa hacia el aire. Me acosté boca arriba arriba mientras él estaba al lado mío.

Fueron besos apasionados, uno tras otro. Lo abrazaba, le jalaba el pelo, le agarraba las naglgas, era espectacular la forma como me besaba y me lo hacía. Quería seguir besándolo por horas sin que se acabara ese momento tan único. Como todo lo bueno no dura mucho, #369 no se podía demorar porque estaba en horas de trabajo y mientras yo estaba pasándola de lo mejor con sus besos interrumpió para decirme: “me encantas pero debo volver pronto a trabajar. Quieres que te lo meta?”.

No fue lo que me esperaba pero comprendí su situación y le di un condón. Se lo mamé después de haberle puesto el condón. “En qué posición quieres?” me preguntó y le dije que en la misma posición en la que nos estábamos besando. Le agarré sus hermosas nalgas con mis dos manos y sentí entrar su pene por las paredes de mi ano, las cuales se abrieron fácilmente para dejar entrar su hermosa verga de más de 20cm encorvada hacia al derecha.

No pude parar de gemir desde el primer momento en que lo tuve hasta lo más profundo de mí, entre más verga me daba más fuerte le agarraba las nalgas “Dame así! más duro!”, “qué rico me lo metes!” le gritaba mientras me cogía y podía ver en su cara la expresión máxima de placer que uno puede ver un hombre. Como era de esperarme y debido a que #369 no se podía demorar mucho, no hizo ningún esfuerzo en no venirse pronto y supe cuando lo hizo, reconozco muy bien esos gemidos y esa expresión.

El condón salió lleno de leche caliente, era todo un honor saber que había producido tal descarga dentro de mí y le pregunté si tenía algún problema en que me la tragara. La leche que yo ordeño con mi culo tiene siempre 3 diferentes sabores. Un tipo de leche es amargo, otro salado, la otra leche no sabe a nada. La leche de #369 era del tipo salado, caliente y abundante. Me encanta la leche, si pudiera me tomaría un vaso de leche ordeñada directamente de mi culo todos los días.

Le agradecí a #369 por venir y se vistió rápido. Me dio tanto morbo ver como se vestía y después verlo en su elegante uniforme hotelero, me dio un beso antes de salir. Cerró la puerta y quedé desnudo en la cama, donde me masturbé revolcándome en las sábanas recordando su pene dentro de mí.


Puntuación: 10 de 10

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .