#374. El que estudia cine y television

Llevaba días hablando con #374, nuestras conversaciones por WhatsApp eran bastante calientes y le tenía muchas ganas.

#374 mide 1,80, tiene una barba deli, es blanco, de pelo y ojos negros. Su contextura es gruesa y va al gimnasio. Llegó a mi casa en bicicleta, nos encontramos a dos cuadras de donde vivo y de ahí fuimos a comprar condones porque se me habían acabado. Nuestra conversación previa al sexo fue enfocada en un pasivo que le gusta mucho con el que estudia en su universidad. Pude darme cuenta que le encanta el tipo, solo hablamos de el.

Pero lo más raro es que me sentí atacado implícitamente. Me dijo que su amigo pasivo tira todos los días con manes distintos y por eso le dijo que tiene ese culo más abierto que un tunel, y que una vez su amigo pasivo lo hizo en un baño de su universidad. Lo trató de promiscuo y perra. No sabía si sentirme atacado o indignado, porque el sabe lo que hago.

El sexo estuvo rico. Su pene es proporcional a su tamaño y es bastante grueso. Acercarme a su pecho era raro porque se había depilado y cuando les están creciendo los vellos del pecho se siente carrasposo y duele un poco. Sin embargo me gustaba poner la palma de mis manos sobre sus tetillas mientras lo cabalgaba, en cuanto él sostenía mi culo con sus manos.

Le pedí que cambiáramos de posición y esta vez me acosté hacia arriba en la cama con las piernas abiertas mientras él estaba arrodillado penetrándome. Empezó suave y luego llegó a un ritmo rápido y constante. “Dame verga!” “Que rico!” Me gustaba decirle entre gemidos. El sudor escurría de la cara de #374, su frente estaba derritiéndose hasta que cayó una gota de sudor en mi abdomen.

Se disculpó e intentó secarse la frente con su mano y siguió en su faena. Mientras me follaba sostenía mis piernas abiertas con su mano debajo de mi muslo, y me encantaba verle su cuerpo de oso en progreso. Me imagino cómo será ese cuerpo de oso cuando tenga 30 años.

Me dijo que estaba que se venía, me preguntó donde quería que se viniera y le pedí que lo hiciera en el condón dentro de mi. En cuestión de segundos vi su cara orgásmica y sentí ese movimiento por dentro cuando se vienen dentro de mi culo. Saqué el condón y vi la leche, fue muy rico saber que mi culo la había ordeñado. Me masturbé besando sus tetillas.


Puntuación: 8 de 10

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .