Yo #346 (El piloto), Él un delicioso y arriesgado escritor sexual

“Mm eres bisexual y todo complicado como la mayoría de los bisexuales. Son más complicados que la mayoría de las mujeres” de alguna manera esa aseveración haría que estar con Santiago se convirtiera en un reto personal, sexual y placentero.

Soy #346, El Piloto… sí, aunque parezca algo extraño o poco frecuente, actualmente es muy común encontrar hombres que, como yo, nos dedicamos a este oficio y somos gay o bisexuales.

Luego de varios meses de ver los vídeos de Santi, de utilizarlo como material didáctico en momentos de arrechera en varias ciudades del mundo y de haber leído sus relatos, estaba más que decidido a poder tenerlo desnudo frente a mi, con mi verga en su boca y su culo.

Luego de un par de días intentando cuadrar un encuentro el momento finalmente llegó. Eran varios días de conversaciones excitantes y bastante lujuriosas en las cuales le describí la forma en la que haría de él un sumiso absoluto en la cama, de describirle paso a paso la forma en la cual le haría gemir y hasta gritar de placer…

La tarde estaba calurosa y luego de esperar un rato a que la empleada de la casa de su hermano se fuera por fin pude llegar al sitio, era un apartamento en un sector exclusivo de Medellín, con una maravillosa vista de la ciudad, estaban en remodelación y habían materiales de construcción lo cual generó en mi ciertas imágenes algo fantasiosas que me hacían excitar bastante.

Al entrar noté que Santi era más bajo y delgado que yo, cosa que era una ventaja para poder hacerle cosas con mayor facilidad. Nos sentamos y hablamos un poco de la vida y de nuestros trabajos, bueno, realmente quien habló más fui yo porque el ser piloto es algo que es bastante llamativo e interesante para muchas personas incluyéndolo a él.

Lo miraba como mi presa pero lo disimulaba, quería devorar esos labios carnosos y empujar su pelo mientras lo penetraba pero aún no era el momento.

Dicho momento llegó cuando me dijo que tenía afán porque su hermano podría llegar en cualquier instante y, a decir verdad, yo tenía bastante prisa porque tenía que recoger a mi hijo.

Me lancé sobre el y le di un delicioso beso,  mi lengua recorría cada parte de su boca y sentía como la suya hacia su trabajo en la mía, le besé el cuello, las orejas y sentí su primer gemido, el cual me pondría a mil.

Me invitó a seguir al cuarto y al llegar él empezó a desnudarse, cosa que le prohibí que hiciera, aclaro que desde la primera conversación fui enfático en mi posición de dominancia y rudeza en el sexo. Lo lancé a la cama y con menos de tres movimientos le había sacado la ropa. Él apurado y deseoso de mamar, sacó mi verga e inició una de las mamadas más ricas que he recibido en la vida, la saboreaba, se la tragaba hasta el fondo, gemía con placer y sentía como se ahogaba con ella.

Estando los dos desnudos besé su cuerpo, sus pies y axilas, Santi se retorcía en la cama, llegué a su culo y, estando él en cuatro, empecé a chuparlo y humedecerlo, el lo movía aprobando cada cosa que yo le estaba haciendo, mi verga estaba dura y bastante lubricada.

Decidí levantarme y empezar a explorar el exterior de ese delicioso hoyo, que en pocos minutos, tendría el placer de recibir a mi verga en su interior… con la lubricación propia de mi pene empiezo a moverme simulando una penetración, desde arriba veo como lentamente mi glande roza el ano de Santi y, de repente, decido meterla de un solo golpe.

Gemido profundo de dolor y placer, su culo se empieza a mover y me pide que lo siga haciendo, no suelo hacerlo a pelo pero el momento era tan caliente y delicioso que fue imposible contenernos, durante un par de minutos continúo de esa manera, sintiendo con mi verga el interior del culo de tan magnifica presa.

Decido que era tiempo de hacerlo en forma, de parar los juegos y empezar la verdadera acción; es ahí cuando saco mi verga, la lavo y me pongo un forro para poder clavar a gusto, duro y sin compasión.

Nuevamente meto mi verga a su culo, cada vez que entraba sus gemidos eran fuertes, pedía que lo siguiera haciendo, pasamos por varias poses, misionero, pollo asado, perrito y si mal no estoy un par más.

Durante la culeada descubrí cómo ese “niño” frágil y ganoso era resistente, le di un par de cachetadas, le metía mi mano hasta la garganta mientras lo clavaba. Mis guevas golpeaban sus nalgas y el sonido era delicioso, excitante, una oda al sexo entre hombres.

El calor era infernal y luego de un buen rato de clavadas y sometimiento es el momento de acabar con broche de oro el encuentro, cuando mi cuerpo empieza a contraerse indicando una corrida próxima decido sacar la verga de su culo y quitarle el forro, la meto en su boca y la follo sin cesar, de verdad la chupa como los dioses, no fue necesario mucho tiempo para que de mis huesos empezara a brotar ese precioso fluido blanco y dulce, según dicen, que Santi no dudó en recibir con su boca y con magistrales movimientos.

Cada uno de mis músculos se tensó, sentí que me corrí por montones, vi su cara de placer y orgullo al sumar uno más en su lista pero su primer piloto!

PD: posterior a este encuentro nuestras conversaciones sexuales aún continúan, compartiendo experiencias de cada uno, con alguna videollamada con paja y con vídeos dedicados entre nosotros… solo espero que la próxima vez sea pronto y más excitante aún.


Acabo de compartir con ustedes el relato que me envió #346 el día de hoy sobre su experiencia conmigo. Admiro su capacidad para escribir y recrear ese momento tan inolvidable el cual espero poder revivirlo pronto, a pesar de que él esté la mayoría del tiempo viajando por el mundo.

Un comentario sobre “Yo #346 (El piloto), Él un delicioso y arriesgado escritor sexual

  1. Uffffff que por Dios que el man si escribe muy bien, leerlo me exito mucho y esta narración de la mano con tus publicaciones en Twitter me han antojado de follarte mucho más rico y poder narra mi versión majestuosa de la culiada que seguro tendremos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .