#404. El profesor de contabilidad

Acababa de estar con #403 y salí hacia la casa de #404. Me excitaba su voz masculina en los mensajes de voz que me había enviado por whatsapp.

Me recibió con un pantalón negro elegante y una camisa azul rey. Era guapo, medía 1.75, blanco, tenía ojos verdes y unas ojeras naturales que se le veían muy sexy. Es posible adivinar la contextura corporal de un hombre con solo ver lo que lleva puesto, y esa camisa azul rey me decía que era bien acuerpado y que había un cuerpo muy rico debajo de ella.

Me excitó mucho la seriedad con la que me saludó, me dio un apretón de manos muy masculino y luego desvió su mirada. La elegancia de su vestimenta y su seriedad me empezó a poner duro y me dio mucho morbo pensar cómo sería todo en la cama.

Me invitó a que me sentara en el sillón de su sala y se sentó al frente mío para revisar su celular. Se me hizo eterno ese momento, odio cuando lo ignoran a uno por estar pegados a la pantalla del celular. Finalmente me invitó a su habitación.

La cama estaba destendida y había ropa tirada por todo lado. Cerró la puerta y esa acción fue como si hubiera sido el antídoto perfecto para su timidez: me sentó con sus brazos en la cama y acarició mis mejillas con una sonrisa. Puse la mano en su miembro y lo provoqué hasta que se quitó el cinturón y bajó su cremallera, luego bajó la banda de sus bóxers pegados para revelar su verga. Se debió haber imaginado algo muy excitante para lo grande que tenía su pene.

Para mi sorpresa no tenía vello púbico, estaba completamente afeitado hasta las bolas. Su pene era gordo y debía medir al menos 20cm. Tomé su verga erecta con mi mano y me metí su glande en mi boca. Sentí su precum en la punta y lo saboreé. Su respiración se volvió más profunda.

Me moví sutilmente hacia él y ahora estaba en frente de rodillas, con mis dos manos agarrando su verga mientras lo masturbaba con mi boca. Cerré mis ojos y me metí toda su verga hasta tener su glande tocando mi garganta, cada centímetro de su verga tocando el interior de mi boca, chupando de arriba hacia abajo. 10 minutos después de empezar a chupárselo de repente jaló de mi pelo para hacer que parara. Lo hizo porque estaba a punto de venirse.

Subí a la cama y me puse en 4 para que me follara. Se puso el condón, puso sus manos en mis hombros y entró su pene despacio, centímetro por centímetro en mi ano. Empezamos en 4 y luego modificamos la posición un poco cuando pegó su pecho contra mi espalda. Sentía su respiración en mi cuello, una respiración fatigada, producto de la mezcla entre placer y cansancio. Unos 5 minutos después eyaculó con un gemido suave, para ese entonces estaba empapado de sudor.

Me masturbé mientras se vestía, fue muy arrechante ver su pecho y su espalda acuerpada mientras lo veía ponerse de nuevo su camisa azul rey y su pantalón negro. Cuando terminó de vestirse me acompañó hasta la puerta de su conjunto, y en el camino me comentó que es profesor de contabilidad Me hubiera gustado que me hubiera dicho eso antes de follar, me hubiera dado mucho morbo saber que estaba tirando con un profesor de universidad.


Puntuación: 9 de 10 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .