#406. El que hace domicilios

Conocí a #406 en un sitio gay. Haber pasado un rato tan rico con dos hombres guapos como #397 y #398 en el sauna al que me invitó S.T., me dio ganas de volver a visitar un lugar gay por curiosidad de saber qué encontraba.

El sitio al que fui ese día no era un sauna pero si un lugar reconocido donde uno va a conocer hombres. Ese día, la cercanía donde me encontraba ese día al sitio gay determinó mi decisión para visitarlo.

De todos los que estaban, #406 fue el que me produjo más morbo. Era alto, de pelo negro, algo trigueño, de unos 35 años. No era lo que yo llamaría alguien lindo, pero en su cara y su mirada tenía ese factor que no sé como llamarlo, pero que me producía unas ganas de llevármelo a la cama.

No solo era su mirada, sino su presencia y su sensualidad. Llevaba puesta una chaqueta de domiciliario que trabaja en moto. Esa chaqueta de domiciliario hacía que le resaltara su fisionomía de hombre acuerpado y musculoso. Me dio morbo y curiosidad saber qué había debajo de esa chaqueta.

Me acerqué para saber si quería hacer algo conmigo y mostró más interés del que me imaginé que podía recibir de él. Bajé mi mano hasta su entrepierna, con mi boca acariciando su cuello. Lo tenía súper duro, no se lo mamé ni se lo toqué antes, simplemente apenas lo palpé, lo sentí erecto y listo para penetrarme.

“Quieres metérmelo?”, le pregunté con ganas. “Más tarde”, me respondió. Le expliqué que no me podía demorar y dudó durante unos segundos. Eventualmente no se pudo resistir y me siguió hasta un cuartico pequeño donde a pesar de su tamaño, podíamos tener la privacidad que él quería.

Me quité toda la ropa y le pedí que se quitara la chaqueta con la cual había fantaseado durante varios minutos. Le quité la camiseta blanca que todavía tenía puesta y descubrí su cuerpo fornido. No era el típico cuerpo de gym con músculos y six pack, pero era acuerpado y grueso, se notaba que en sus años de juventud había ido bastante al gimnasio.

Le besé todo su pecho, desde el hombligo hasta sus tetillas. Me detuve en sus tetillas para besarlas pasionalmente mientras tocaba sus brazos gruesos, su espalda y su torso perfecto. Sentía su pene completamente duro como una roca, y eso me tenía muy excitado.

Bajé para mamárselo. Sentí su leve intención para que no fuera tan rápido, de vez en cuando se alejaba un poco o tomaba mi cara para que parara. En uno de sus intentos fue más enfático, me alejó de su pene y me explicó que casi se viene.

Le pedí que no se viniera todavía porque quería que me lo metiera. Esperamos unos segundos mientras se calmaba y le puse el condón para follarme. Abrí mis piernas para que me cogiera en pollo asado y a pesar de lo incómodo que podía ser el cuarto donde estábamos, no iba a dejar que eso se interpusiera entre nuestro momento.

 

#406 tomó su verga con su mano apuntando hacia mi ano y de un momento a otro entró toda hasta lo más produndo de mi cuerpo, el momento estuvo acompañado por un empujón fuerte de #406 dentro de mí, me movió hasta el fondo de la camilla, sus ojos se cerraron con fuerza, un gemido profundo, muy varonil salió de su boca. Esto, a su vez me produjo un gemido lleno de placer al saber que lo había hecho venir tan rápido.

#406 fue el primero que se vino dentro de mí apenas entró en mi culo, no hubo otro movimiento más, llegó al orgasmo y eyaculó apenas lo metió por primera vez. No hubo más movimientos por parte de él. Eso me volvió loco y me produjo unas ganas increíbles de venirme.

 

Una vez se vino contemplé su lindo cuerpo y su cara de placer. Al admirar su cuerpo perfecto noté que tenía un tatuaje de un dragón rojo en el brazo derecho. Fue un honor saber que lo había hecho venir tan rápido, aunque por experiencia, cuando un hombre lo tiene muy duro desde el principio y lo mantiene así sin que se le baje, la posibilidad de venirse dentro y en muy poco tiempo es bastante alta.

Seguramente llevaba muchas semanas sin tener sexo o tal vez varios días sin venirse. Me masturbé después de ver su leche dentro del condón usado que me tocó jalar porque había quedado bien profundo en mi culo.

Se vistió rápido y salió del lugar, también me fui justo después que él salió.


Puntuación: 8 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .