#423. Cruising en los baños de Cinemark de Atlantis

Era una tarde de un domingo en el que alguien de skype me invitó a ver una película en Cinemark de Atlantis. Era muy probable que tuviéramos sexo después de nuestra “cita” y por eso acepté su invitación. Estaban dando la mujer maravilla y aunque me aburren las películas de super héroes, él era quien me estaba invitando y se notaba que tenía muchas ganas de verla.

#423 fue un encuentro inesperado, por este motivo, el que me invitó a cine y que inicialmente iba a ser #423, terminó siendo #424.

Abrí grindr minutos antes de entrar a cine y recibí un tap de alguien cuyo perfil decía: “top” acompañado de las flechas hacia arriba que usan los activos. Su foto de perfil era una carretera que parecía de florida y su edad era 24 años.

Aparecía a tan solo 20 metros de distancia. Le pedí una foto y en cambio me envió 5 fotos: una de su pene, dos de cara y dos de su cuerpo. Se notaba que era alto, blanco, tenía un cuerpo promedio, pelo negro y ojos café. Me pareció atractivo, le pregunté dónde estaba y me respondió que estaba en Cinemark.

Me propuso que nos viéramos en el baño y con algo de nervios accedí. No quería dejar a #424 solo, así que lo acompañé hasta nuestras sillas y una vez sentados en la sala de cine le dije que debía hacer una llamada, no le dije que iba al baño para evitar que me acompañara.

Entré al baño. Era grande y estaba prácticamente solo, vi alguien orinando y al principio pensé que podía ser #423, pero me percaté que no podía ser posible por la edad de 30 años que aparentaba.

Esperé a que el señor que estaba orinando saliera mientras esperaba a #423 lavándome las manos. Por un momento pensé que nunca iba a aparecer hasta que alguien entró al baño. #423 sabía cómo estaba vestido yo: un jean y una chaqueta azul; pero yo no sabía cómo estaba vestido él porque olvidé preguntarle.

Miré de reojo a través del espejo mientras seguía lavándome las manos. El hombre se quedó mirándome hasta que se acercó y preguntó en voz baja: “Santiago?”. Me volteé y fui caminando disimuladamente hasta el último cubículo, mirando hacia atrás de vez en cuando para que me siguiera y asegurarme que nadie nos viera.

Entramos rápidamente al último baño y cerré la puerta con seguro. La adrenalina y la excitación le ganaron a mis nervios, incluso tuve que calmar a #423 porque se asustó al escuchar gente entrar al baño. Había hecho esto varias veces, no en esos baños pero siempre termino saliéndome con la mía.

“Estás muy lindo. No quiero que nos descubran aquí. Quiero llevarte a un lugar más cómodo”, me dijo en voz baja. Sabía que si perdía esa oportunidad, la probabilidad de encontrar sitio en ese momento o de vernos después sería mínima. Le expliqué que iba a entrar a cine y no podía demorarme mucho. Me dio un abrazo apretado seguido de un beso, uno tierno que todavía recuerdo y que me gustó mucho.

Me senté de cuclillas encima de la tasa y se subió la camiseta, pude ver el lindo cuerpo que tenía. Besé su abdomen y luego sus tetillas. Se bajó la cremallera con cuidado para que no se escuchara nada y bajó sus boxers dejando su pene aguado al descubierto.

Estaba dispuesto a ponérselo duro y deslecharlo sin importar cuánto ruido o cuánto tiempo debía hacer esperar a #424 en la sala de cine. Fue cuestión de un minuto para poner su pene erecto y verlo en su máxima dimensión posible. Le debía medir 17 centímetros, además era grueso e inclinado hacia un lado.

Escuché al menos 3 personas entrar y salir del baño porque conté las veces que sonó el lavamanos y el secador de manos.

Me gustaba tocar sus tetillas y su rico abdomen mientras me metía su pene hasta el fondo de mi garganta, varias veces estuve a punto de vomitarme pero domino muy bien el arte de mamar y sé parar cuando debo hacerlo.

Me dieron ganas que metiera su pene en mi culo pero no teníamos condón. Un bareback hubiera sido delicioso pero muy riesgoso. Me volteé 180 grados con mi culo hacia su verga. Le pedí que me punteara y dejé que jugara con la punta de su verga y mi ano a su antojo, me gustaba empujar suavemente su glande contra mi ano, eso lo volvía loco.

En varias ocasiones intentó meterlo hasta el fondo pero cuando sentía su pene profundo me movía hacia adelante para evitar que me follara a pelo. Llevábamos más de 10 minutos morboseando y a #423 se le olvidó por completo que estábamos en un baño, los nervios se desaparecieron y lo único que sentimos fue deseo y excitación por el otro.

#423 empezó a masturbarse admirando mi culo, podía escuchar el sonido de su mano a toda velocidad y su glande subir y bajar rápidamente. Cualquiera que hubiera estado afuera podría haber escuchado a #423 masturbándose. Si así era el sonido de su mano dándole placer a su verga, no me imagino el ruido que hubiéramos hecho si hubiéramos follado.

Sentí 4 chorros calientes caer sobre mi espalda y mis nalgas, se había venido. Tomó papel higiénico y me limpió. Me subí los pantalones y me volteé para darle un beso. Esperamos un rato hasta que no escuchamos a nadie y abrí la puerta con cuidado para revisar que no hubiera nadie. Descargué la cisterna y salí del baño, le hice señas a #423 dándole luz verde, se quedó adentro esperando a que saliera primero.

Volví a la sala de cine donde #424 estaba esperándome. “Todo anda bien?”, me preguntó confundido después de mi demora de casi 20 minutos. “Era algo importante, pero todo está bien”, le expliqué. Dentro de pocas horas estaría revolcándome en la cama con él, sin que tuviera la más mínima idea lo que había hecho durante mi ausencia en la sala de cine.


Puntuación: 7 de 10

2 comentarios sobre “#423. Cruising en los baños de Cinemark de Atlantis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .