#424. El bisexual que se volvió gay

Por fin se terminó la película y nos fuimos camino a la casa de #424 a consumar nuestra “cita”. Me pareció algo nuevo que alguien me invitara a cine antes de culiar. En realidad la personalidad de #424 es muy tranquila y se nota que no es alguien que busque tener sexo casual como yo.

Tenía planeado llevármelo a la cama esa noche pero no sabía cómo. Era demasiado amable y nunca habíamos tocado algún tema caliente. Al fin y al cabo, #424 era hombre y estaba seguro que con mis encantos iba a poder seducirlo para meterme su verga profundo en mi culo.

En el trayecto a su casa me habló sobre su experiencia laboral y sus relaciones sentimentales con hombres y mujeres. #424 es un gay que alguna vez fue bisexual, esto es algo que he escuchado que le ha sucedido a tres #personajes más de mi lista de excel, y que todavía me queda difícil de entender, pero pasa. #424tiene 31 años, mide 1.75, tiene un color de piel moreno claro, tiene barba, y un mentón lindo.

Cuando movía la barra de cambios del carro no podía evitar mirar su entrepierna e imaginar lo que había detrás de ese bulto sutil debajo de esa cremallera. Fui muy prudente con mi mirada, aunque no descarto que no se hubiera dado cuenta.

Llegamos a su edifico y me bajé del carro mientras parqueaba. En mi mente pensaba qué iba a hacer para seducirlo, cómo iba a dar ese primer paso para tirar con él. Qué tal que él no quisiera hacer nada conmigo y le incomodara que fuera lanzado? Mil cosas rondaban mi mente.

Entramos a su apartamento y nos sentamos en la sala. Hubiera querido que me invitara de una vez a su cuarto, de esa manera mi plan habría resultado más fácil. Me ofreció algo de tomar pero no acepté porque tengo pavor a aceptar bebidas en la casa de un recién conocido.

Se sentó al frente mío y a medida que avanzaba la conversación obtuve la confianza para cambiarme de silla y sentarme al lado de él. #424 no lo tomó como un signo que quería tirar con él, sino que siguió hablando. A veces no le ponía atención a lo que decía, sino que me imaginaba en qué posición lo íbamos a hacer.

Me aburrí y puse mi mano sobre su pene. El tono de conversación cambió y #424 fue muy receptivo. De hecho le gustó y mi miedo que él no quisiera acostarse conmigo desapareció. Acerqué mi boca y le di un beso largo. Le pedí que me invitara a su cama y no dudó en guiarme hasta su cuarto. Apenas entré me puse en 4 sobre su cama todavía con ropa y empecé a moverme adelante y atrás como cuando me cogen para provocarlo.

Noté que le gustó mis movimientos y se acercó a mí, empezó a manosear mi culo y mi espalda. Me volteé para quitarle los pantalones. Tenía su verga dura, mis movimientos provocativos lo pusieron erecto y bien preparado para penetrarme.

Rozó su dura verga contra mi pantalón. Seguí con los mismos movimientos hasta que me pidió que me quitara los pantalones. Le hice la paja antes de mamárselo, nunca me imaginé terminar con él en la cama tan rápido, tal vez me imaginé cosas que no eran y en realidad #424 sí quería acostarse conmigo, tal vez la invitación a cine fue una excusa para llevarme a su apartamento y cogerme.

Sin importar cuál hubiera sido su intención conmigo, logré mi cometido: estaba revolcándome con él en su cama, agarrándome de sus sábanas mientras me hacía el beso de negro. Lo que había deseado en su carro y en la sala, incluso desde antes de encontrarme con él para ir a cine lo estaba viviendo: gemía mientras #424 hacía todo lo que quería conmigo.

El beso de negro de negro fue delicioso. Pero no tanto como cuando me penetró. Me acosté boca abajo e insertó su pene despacio como se lo pedí. Me tapó la boca para no hacer tanto ruido, pero no podía evitar gemir del placer. Mordí las cobijas, las sábanas y terminé mordiendo la almohada. #424 me jalaba del pelo y aunque dolía un poco, me excitaba demasiado.

“Uff qué delicia de culo” me dijo al oído al ritmo de su pene entrando y saliendo de mi culo. “Disfrútalo”, le dije. Sé que disfrutó mucho conmigo, sentí cuando se vino, una leve presión caliente en mi ano, presión del condón cuando eyaculó.

Me hice la paja después que se vino y al final nos bañamos juntos. Me llevó a mi casa y le agradecí por todo. Días después me escribió para repetir, pero no hemos concretado nada.


Puntuación: 9 de 10

2 comentarios sobre “#424. El bisexual que se volvió gay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .