#428. La lista de Craig

En los veranos que pasé con mi familia que vive en Florida conocí una página que se llama craigslist. Para los que no saben, antes del boom de aplicaciones como grindr, tinder, manhunt, hornet, entre otras, los gringos usaban craigslist. Craigslist es una página de anuncios clasificados que sirve para publicar todo tipo de anuncios. También es una página muy popular para concretar encuentros sexuales con extraños en Estados Unidos.

Recuerdo ver todo tipo de anuncios en la sección “m4m” (men seeking men): desde anuncios para hacer videos porno, gangbangs, orgías, bukakes, bisexuales que sólo querían una mamada, personas que buscaban otros que tuvieran su mismo fetiche (rimming, sadomazoquismo, lluvia dorada, etc.) hasta pasivos que dejaban abierta la puerta de su casa para dejar entrar extraños para que los preñaran.

Cualquier cosa que uno se pudiera imaginar lo podía encontrar en esa página. Conocí pocos a través de Craigslist en Orlando y Tampa. De hecho, por medio de Craigslist conocí al primero con el que tuve sexo en un carro. Es una lástima que aquí en Colombia no sea popular.

Conocí a #428 por medio de un anuncio que publiqué con unas fotos muy provocativas llamado “horny bottom in need of milk” . Cada vez que publicaba un anuncio (lo hice muy pocas veces), mi correo se invadía de cientos de mensajes de hombres de todas las edades que querían estar conmigo. Era muy selecto y descarté a la gran mayoría. En una de nuestras conversaciones #428 se burló de mí cuando le conté que me imaginé que el  nombre de la página provenía de su fundador, un señor de apellido Craig que había tenido la idea de nombrar así su sitio para publicar anuncios clasificados por medio de listados.

Nunca me encontré con #428 en Estados Unidos, pero mantuvimos contacto esporádicamente durante los primeros 6 meses. #428 es un colombiano de 28 años que vive desde los 6 años en Coral Gables.

Nunca pensé encontrarme con él después que dejamos de hablarnos por tanto tiempo, pero semanas antes de vernos recibí un mensaje desconocido que decía: “Hola, soy el señor Craig, el fundador de la lista de Craig”. Me reí apenas vi su mensaje y supe inmediatamente quién era. Me dijo que iba a venir a Bogotá por una semana y quería que saliéramos. Me sorprendió que me hubiera escrito pero también me emocionó saber que venía a Bogotá y recordé las fotos que me había enviado de su cara y cuerpo, me parecía alguien muy lindo.

Era blanco, tenía ojos negros, una cara cuadrada muy masculina y unas mejillas rosadas únicas. Nos encontramos en el Starbucks de la 93  y nos quedamos hablando por un buen tiempo hasta que me dijo que la casa de su tía donde se estaba quedando estaba sola. Entendí inmediatamente lo que quería decir, y eso me lo puso algo duro.

Tomamos un taxi y fuimos hacia la casa de su tía que vive a 15 minutos de allí. Seguimos a una habitación en el primer piso y cerró la puerta. “No puedo creer que después de tanto tiempo estamos haciendo esto, en Colombia” le dije estando desnudos entre las sábanas blancas y entrepiernados. Me dio un pico y me abrazó con su brazo derecho. Dudaba si iba a pasar algo más con él, hasta ese momento llevábamos media hora desnudos dándonos besos y acariciándonos, pero no sabía si quería que se lo mamara o tirar, tampoco quería forzarlo.

Teníamos todo el tiempo del mundo, sentía que no tenía afán, y él tampoco. Todo fue cuestión de tiempo, tal vez fue una de las sesiones de sexo más largas que he tenido. Una hora después de habernos acostado en su cama desnudos se lo empecé a chupar por primera vez. Estaba duro y lubricaba bastante. Tenía una verga linda, encorvada hacia arriba, gruesa, y de unos 20 centímetros.

Lo cabalgué, la cama en la que estábamos era vieja y la madera de las tablas producía chirridos al mismo tiempo que me movía con su verga dentro. Sentí toda la libertad para gemir lo más duro que pude mientras me sostenía de la cabecera de la cama. #428 besaba mis tetillas y me agarraba suavemente de la cintura, de mi espalda y de mis piernas.

Lo cabalgué hasta que empecé a sudar bastante y sentí que estaba muy cansado. Se levantó, me tomó de las piernas sin sacar su pene de mi culo, me movió hacia atrás y puso una almohada debajo de mí para follarme en posición misionero. Por primera vez en más de una hora fue él quien tomó control, movió su cuerpo contra el mío y empujó su verga dentro hasta lo más profundo que pudo, di un gemido duro de placer. Disfrutaba que él tuviera el control en la cama mucho más que cuando yo lo tenía. #428 metía y sacaba su pene por completo de mi ano, una y otra vez. Tuve mis pies encima de sus hombros y finalmente me abrí de piernas por completo, dejándolas en el aire para seguir disfrutando de su pene entrar y salir de muy cuerpo. #428 sabía muy bien llevar el control de la situación.

Se vino en mi boca después que gritó “me voy a venir!” y sacó su pene de mi culo para quitarse el condón rápidamente y depositar su leche sobre mi lengua. Cayeron 5 chorros de semen, sabía delicioso, era amargo pero espeso y muy bundante. Chorreó semen en mi nariz, mi mentón y mi oreja.

Me masturbé saboreando su leche en mi boca, tragar su semen mientras llegaba al punto máximo de excitación me dio un orgasmo delicioso. Nos acostamos cansados de nuevo. Pude haberme dormido pero no quise. Estuve una hora más entre sus brazos y finalmente me vestí para irme. Le di un pico en la boca y me acompañó hasta la puerta. Antes de cerrarla me dijo que quiere volver a verme cuando vaya a Miami.


Puntuación 8,5  de 10

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .