#431. Uber a la puerta

El cielo estaba gris, hacía frío y parecía que iba a llover. Estaba acostado en mi cama viendo “Shark Tank” y recibí un mensaje de #431. El mensaje era muy explícito y corto, decía: “quiero clavarte” e iba acompañado de una foto de su pene. En realidad, a pesar de que me gustan mucho los penes y que los metan en mi culo, una foto de un pene no produce gran interés en mí en comparación con una foto de un cuerpo o una cara.

Le pedí más fotos y me sorprendió. Era más guapo de lo que me imaginaba que podía ser por la foto de verga que me envió. Tenía barba corta, aparentaba 25 años, era blanco, algo delgado, de pelo y ojos negros.

Tenía pereza de salir y le dije que nos viéramos otro día, pero su insistencia y su ofrecimiento para pagarme el transporte me hizo reconsiderar su propuesta.

Le di mi dirección y me pidió el uber. Me pasó los datos del conductor y las placas del carro, en menos de 5 minutos había llegado el conductor. Esto me pareció muy amable de su parte ya que no todos se ofrecen a pagarme el transporte en esta ciudad, aunque esto hace parte de nuestra cultura. Por el contrario, en Estados Unidos era muy normal que los gringos me pagaran el uber de ida y vuelta, o que me recogieran y me llevaran de nuevo a la casa después de tirar.

Llegué a la casa de #431, fue un trayecto de 20 minutos aproximadamente que en hora pico habrían sido 40. Al verlo me di cuenta que era más alto de lo que me imaginaba. Fuimos directamente a su habitación y sin rodeos se fue quitando la camisa. Me pareció algo apresurado, pero pensé en lo arrecho que debía estar. Me acerqué y le besé sus tetillas mientras se quitaba el pantalón. Descubrí que le encanta que le besen las tetillas y cuando iba a bajar mi cabeza para mamárselo me pidió que le chupara las tetillas por más tiempo. Le hacía la paja al mismo tiempo que le chupaba las tetillas, mientras tanto #431 gemía suavemente del placer.

Llegó por fin el momento de mamárselo y un minuto después de empezar a chupárselo empujó mi cabeza hacia atrás. Me explicó que lo tenía muy arrecho y estaba que se venía, pero no quería hacerlo todavía porque quería penetrarme. Tuve suerte que me hubiera avisado, hay unos activos que se van viniendo sin meterlo antes y lo dejan a uno inciado.

Esperamos 5 minutos a que se calmara y volví a mamárselo un rato para ponérsela dura de nuevo. En menos de 20 segundos la tenía grande . Se puso el condón y aplicó lubricante en mi culo y la punta del condón. Me puse en 4 y se acercó para jugar con la punta de su verga y la entrada de mi ano. Sentí la verga de #431. Estaba muy bien lubricado y entró con facilidad. Di un grito cuando lo metió profundo y desde ese momento lo empecé a disfrutar.

Me daba nalgadas mientras me follaba y eso es algo que últimamente disfruto mucho que me hagan. Las nalgadas (para los que saben dar nalgadas como #431), me producen ganas de jugar con la verga que tengo dentro, de moverme más rápido de adelante hacia atrás e incluso dar círculos con el pene dentro. Las nalgadas se convierten en una cadena, en un círculo vicioso donde las nalgadas hacen que me mueva mi culo de una forma más arrechante y a su vez, esto hace que el activo me siga dando más nalgadas y que yo juegue con mi culo moviéndome aún más.

Llegamos a un punto en el que me estaba moviendo a la mayor velocidad posible, y #431 no paraba de darme nalgadas. Me dolía el culo de tantos manotazos que recibí en mis nalgas, pero era algo que me gustaba mucho. Estaba muy cansado, sentí que mi espalda y mis piernas ya no daban más y caí encima de la cama, mi cuerpo se deslizó entre las cobijas y con él cayó también #431 encima mío. No habríamos aguantado un minuto más.

Quedamos acostados los dos hacia abajo, él encima mío. Fue como un descanso que necesitábamos antes de continuar la faena. El descanso no duró mucho y cuando menos lo pensaba #431 empezó a moverse de nuevo dándome verga. Lo mejor fue que en esos dos minutos de descanso no se le bajó y pudo continuar follándome sin necesidad de tener que estimular su pene con una mamada.

Sentí su respiración encima mío y a los 3 minutos de empezar a follarme de nuevo se vino. Quedó encima mío por un minuto para descansar y luego se levantó, el condón usado quedó dentro de mi culo y tuve que jalarlo para sacarlo. La leche pesaba y se veía de un color blanco puro y muy espesa. Tragármela hubiera sido algo delicioso pero #431 no lo permitió, y respeto mucho cuando los activos no me dejan tomar su leche porque al fin uy al cabo, ellos la produjeron, y eso hace que le pertenezca a ellos. Por este motivo cuando quiero tragarme la leche del condón siempre les pregunto primero si puedo hacerlo.

Me masturbé contemplando el condón usado, pues siempre me ha producido mucho morbo el semen y los condones con leche dentro.


Puntuación: 8 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .