#432. El hacker

Ayer iba en un trancón (tráfico pesado para los que no son colombianos) camino a la casa de alguien que me clavó. El trancón era uno típico bogotano causado por un estúpido accidente de un rayón en los que uno maldice a los implicados penas ve la razón de la pérdida de 20 minutos de vida a causa de gente que también es estúpida.

Usualmente cuando voy en el transporte mientras escucho mi lista favorita de spotify pienso en cosas en las que no pensaría si no tuviera nada más que hacer que estar sentado mirando por la ventana del carro. Esta vez pensé que me siento muy afortunado de vivir en esta época. De haber nacido años antes, no habría disfrutado de la maravilla de la tecnología.

La tecnología influyó sustancialmente en mi vida. Gracias a ella conocí a #23. Sin la tecnología no habría tenido la oportunidad de tirar con tantos hombres ni de compartir este diario con ustedes de esta manera. Podría decir que sin la tecnología, mi vida sería 100% diferente. No me imagino si alguien con mi voltaje hubiera nacido hace 100 años.

Paradójicamente, siempre he sido un rezagado de la tecnología. Me considero un misfit de los Millenials en ese aspecto. Nunca me ha llamado la atención conocer sobre el tema y siempre me ha quedado difícil aprender y adaptarme a todo lo relacionado con el internet, redes sociales, aplicaciones, programas y todo lo que tiene que ver con tecnología. Odio lo invasiva que puede ser y lo dependientes que podemos llegar a ser de ella. Sin embargo, no desconozco la gran ayuda y lo importante que puede resultar para facilitar nuestra vida.

#432 era blanco, de contextura mediana, medía 1.70, tenía pelo negro rizado un poco largo y un tatuaje en su brazo derecho con una frase que nunca leí. Tiene 26 años y vive en un apartamento con su roommate. Al entrar a su habitación noté que tenía 3 computadores, todos prendidos y en dos de ellos las pantallas reflejaban un fondo negro con letras verdes, parecido a lo que se ve en Matrix.

No le puse atención y me concentré en la cama destendida y lo que haríamos en ella. Había poca luz y le pedí que prendiera la lámpara que había en su mesa de noche. La diferencia después de prender la lámpara fue mínima pero de algo sirvió. #432 es de esos con los que uno no siente una conexión mínima para entablar una conversación. Fuimos al grano y me desvestí apenas prendió la lámpara, él hizo lo mismo.

Me acosté y él se hizo al lado mío con su brazo al rededor de mi cintura. “Qué pollito tan deli” me dijo en su cama antes que nos diéramos nuestro primer beso mientras me manoseaba todo. “Tu también estás deli”, le respondí. Se levantó y se sentó de rodillas sobre la cama para que se lo mamara. Me decepcionó un poco el tamaño de su pene cuando llegó a su máximo tamaño después de que se lo chupé por el tiempo necesario para que estuviera listo para penetrarme.

Me acosté boca arriba y me abrí de piernas en frente de él mientras #432 seguía sentado con su verga bien dura lista para ingresar dentro de mí. Alcancé una almohada y la puse debajo de mi culo para mayor comodidad de los dos. Puse mis pies sobre sus hombros y relajé mi ano para que no me doliera el ingreso de su verga.

La metió de un solo intento. Fue traumático, pero segundos después me tenía gimiendo muy duro con su pene entrando y saliendo. “Shhhh!” Me decía insistentemente para no gemir tan duro, pero era algo que no podía evitar. Si en realidad hubiera querido que no gimiera, me habría tapado la boca como otros han hecho conmigo. Le mordí y le chupé las tetillas mientras me cogía, sabía que eso lo excitaba aún más. Cada vez que lo hacía bajaba su cabeza para darme un beso corto y luego volvía a su posición inicial para seguir cogiéndome.

“Cógeme!” Le pedía cada vez que empezaba a moverse despacio, sospecho que era porque sentía que estaba a punto de venirse. “Cógeme más duro!” Le pedía. Llegó a un ritmo despacio y constante hasta que me preguntó: “Dónde quieres que me venga?”.

“Dentro de mí en el condón”, le respondí.  Segundos después eyaculó en el condón como le pedí y en ese momento cayeron 2 gotas de sudor en mi frente, fueron las gotas de sudor más ricas y que más haya deseado en la vida. Ver sus pelitos en el pecho sudados mientras se venía fue muy rico.

Al terminar nuestra sesión de sexo analicé mejor los 3 computadores que estaban prendidos. Algo en mí despertó mayor curiosidad en uno de ellos. Alcancé a ver imágenes de personas delgadas en él, mi curiosidad hizo que me acercara más a la pantalla hasta que vi de cerca fotos de niños y niñas que no debían tener más de 6 o 7 años desnudos y en poses muy sexuales.

Recuerdo en una de ellas ver un hombre mayor penetrando a una niña que parecía de 5 años. Los títulos en las imágenes estaban en un idioma que parecía alemán pero no estoy seguro. #432 se percató de mi cara de confusión y preocupación al ver su pantalla. “Son videos porno de niños” me dijo en el tono más tranquilo del mundo, como si le estuviera dando la hora a alguien.

Sentí un miedo por dentro, nunca a antes había visto imágenes de niños chiquitos teniendo relaciones sexuales con hombres maduros. Es algo que todavía recuerdo y me causa preocupación. Me contó que le gustaba ese tipo de porno y que los veía porque tenía acceso a la “deep web”. Noté que una pantalla tenía fondo negro y letras en blanco en código, como las que aparecen en las películas de hackers.

Mi percepción sobre #432 cambió inmediatamente y sentí la necesidad de salir inmediatamente de allí. Pretendí que estaba bien pero en realidad estaba nervioso. Me vestí rápidamente y me fui de allí.


Puntuación: 6,5 de 10

Un comentario sobre “#432. El hacker

  1. No es por nada, el diario es excitante de leer y es bueno, pero esta historia en verdad es algo tétrica, y pienso que si viste eso deberias denunciarlo, eso es un delito y muy grave, ademas de que es enfirmizo que alguien guste de la pedofilia, una cosa es disfrutar del sexo y de explorar cosas nuevas y otra es disfrutar de violar, maltratar y quitarle la inocencia a un niño que hasta ahora explora el mundo. Aclaro que mi comentario no va dirigido a ti si no a lo desagradable que viste al estar con esta persona, es de admirar que tengas valor y no te sientas avergonzado de tu sexualidad, pero pienso que deberias denunciar este tipo de acciones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .