#433. El que trabaja en Subway

#433 tenía 32 años, medía 1.82, tenía cuerpo de gym, era moreno, sin barba y de pelo corto. Conversando con él me contó que trabaja como “artista del sandwich” en un subway y que pronto espera que lo asciendan como supervisor de esa cadena. Le pregunté qué significa “artista del sandwich” y en resumidas cuentas así se le dice a los que le preguntan a uno: “qué tipo de pan quiere?”, “caliente o tostado?”, “tomate y lechuga?”

Estando en su habitación me invitó a sentarme en su cama y vimos televisión un rato antes de quitarnos la ropa. No me resistí y toqué su paquete, en ese momento descubrí que la tenía muy dura. Nuestras miradas se sincronizaron y se sentó encima de mi cara con su verga en mis labios mientras yo estaba acostado boca arriba.

Metió su verga grande hasta lo más profundo de mi garganta. Empezó suave y gentilmente, de repente fue más rápido y dejó de importarle si yo podía respirar o si estaba que me vomitaba. Literalmente me folló la boca, lo hizo como quiso. Supe manejar la situación y complacerlo por completo al dejarlo meter su pene en mi garganta de la forma más salvaje y ruda que alguien haya podido follar mi boca.

Tenía los ojos aguados y me salían muchas lágrimas de ellos. Esta es una reacción normal cuando mamo vergas por mucho tiempo o las meten muy profundo. Disfruto este tipo de tortura y a veces deseo más. #433 sacó su verga y con ella salió bastante saliva mía chorreando. La tomó con su mano y empezó a pajearse muy rápido para follarme el culo.

Me puse en 4. Sentía que estaba estrecho, era perfecto para su verga. Gemí con cada centímetro de su pene que introdujo en mi culo. Empujé mi cadera hacia atrás hasta que mis nalgas estaban tocando sus bolas peludas y tuve sus 18 centímetros dentro de mí. Dejé que se acomodara y se sintiera cómodo hasta que puso sus manos en mi cintura para moverme a su ritmo preferido.

Empecé a moverme suavemente de adentro hacia afuera. Sentí cuando estuvo completamente relajado y aumentó su ritmo. Las paredes de mi ano se contraían cada vez que su verga ingresaba de nuevo y en ese momento grité: “me encanta tu pene dentro de mí!”. Eso lo excitó y aumentó aún más su ritmo.

De repente sólo se esuchaba el sonido de sus caderas golpear contra mi culo y el sonido de mis gemidos pasaron a un segundo plano. Incluso el ruido que producía la cama en movimiento se volvió tenue en comparación con el chasquido de mis nalgas golpeando su cuerpo.

Sin avisarme sacó su verga de mi culo y empezó a masturbarse muy rápido. Su cuerpo se empezó a tensar, se estaba masturbando alternando su mirada entre mi cara y mi culo. Me quedé en 4 porque sabía que #433 estaba disfrutando masturbarse al verme en esta posición y pude ver las venas de su cuello volverse más prominentes. Se puso rojo y empezó a respirar más fuerte a medida que se acercaba al orgasmo y gritó: ” me voy a venir!!”. Expulsó varios chorros de leche sobre mi espalda y mis nalgas. Deseé ver su descarga con ansias. Eso hizo que me viniera poco tiempo después.

Caímos cansados sobre la cama, permitiendo que nuestros cuerpos tocaran el semen del otro. La leche de #433 que cayó en mis nalgas y mi espalda se secó, pero no quise limpiarme. Me vestí y así caminé todo el día sabiendo que tenía su pegajoso semen seco en mi culo y mi espalda, eso me dio mucho morbo.

La próxima vez que vaya a Subway no veré a sus trabajadores de la misma manera.


Puntuación: 8,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .