#435. The Suggar Daddy

Me he acostado con #435 dos veces en el hotel 5 estrellas donde se queda cada vez que viene a Bogotá por negocios. Siempre ha sido reservado y cauteloso con su vida personal. Todavía no sé si vive solo en Estados Unidos o si tiene pareja. Dirige un área estratégica de una multinacional que ofrece servicios de tecnología, pero no sé el nombre de la compañía por ahora. Espero saber más de él nuestro próximo encuentro.

Además de estar bueno, es muy buen polvo. Tiene 41 años pero aparenta tener 35. Mide 1.90, es acuerpado, tiene una barba muy sexy, es blanco, tiene ojos negros y su mirada y su presencia inspiran masculinidad y seriedad.

 #435 nació en Venezuela, pero cuando tenía 5 años se fue a vivir a Houston, en USA con su familia. Desde entonces, ha vivido gran parte de su vida en diferentes ciudades y países como Canadá, Perú, México, Costa Rica y Estados Unidos. Las 2 veces que me he visto con él siempre ha estado vestido con su traje oscuro de ejecutivo elegante.

No tuve problemas al ingresar al hotel y lograr subir hasta su habitación. A pesar de que nunca he tenido problemas cuando visito extranjeros en sus habitaciones de hotel, siempre me han dado nervios. Siento que todos pueden predecir la razón de mi visita. El hotel era uno de los más lindos de todos los que he visitado en Bogotá. Toqué la puerta de su habitación y #435 abrió la puerta.

Era alto y tenía puesto un pantalón negro y camisa blanca de su vestido formal de ejecutivo. Me saludó con un apretón de manos y en los primeros segundos de conversación noté que tenía un acento demasiado extraño. En realidad, él mismo reconoce que su acento no se puede adjudicar a una ciudad o un país en concreto, ya que su acento es la mezcla de todos los lugares donde ha vivido.

Su maleta abierta me recordó las maletas de los pilotos. Era negra y estaba casi vacía. En la mesa había unos audífonos beats inalámbricos que me llamaron la atención. Le pregunté si podía verlos y me dijo que sí. Le conté que tenía unos Bosé de tamaño mediano que no eran inalámbricos a los que se les había dañado el cable y ya no servían. Probé sus beats inalámbricos y le dije que me gustaba mucho como sonaba pero que prefería la forma de oído que tenían los Bosé.

Me invitó a sentarme en su cama y me senté como en visita de enfermo a hablar sobre las desventajas de vivir en Bogotá. Un beso corto me tomó por sorpresa. Quise volver a tener su boca tocando la mía con nuestras lenguas entrelazadas, así que lo tomé de la nuca con fuerza y lo acerqué de nuevo a mi cara para darle un beso largo donde pude explorar su paladar, sus dientes, encías: toda su boca.

Puse mi mano en su entrepierna y bajé su cremallera suavemente. Descubrí que estaba completamente duro y a pesar de que sólo nos habíamos besando. Me ayudó a desabotonar su pantalón y dejó su salir su amigo para que se lo mamara. Era encorvado hacia un lado y bastante grueso. Cuando lo vi supe que iba a doler cuando me lo metiera. Se lo mamé, le chupé las huevas y le escupí en la punta de su verga como me lo pidió.

Me puse muy duro cuando se quitó la camisa. Tenía un cuerpo de Daddy delicioso: acuerpado y con pecho velludo. En ese momento pensé: “y esa delicia de hombre es para mí?”. Sus vellos cubrían desde su verga hasta debajo del cuello, eran unos vellos con una longitud perfectacon los que me hubiera podido venir con solo mirar.

Llegó el momento esperado y sacó un condón para penetrarme. Mi ano rogaba tener su verga adentro, y creo que la suya también anhelaba estar dentro de mí. Me acosté boca abajo y él se acostó encima para follarme.

Su verga encorvada hacia un lado entró sin dificultad a pesar que era gorda. Escuché su respiración desde ese momento, uno de los sonidos más ricos que he escuchado. Era una respiración suave que evidenciaba lo excitado que estaba y lo mucho que estaba disfrutando mover su pene dentro de mí.

Con el tiempo empezó a ir más rápido y mis gemidos también. No quería que se acabara ese momento, pero tenía la sensación de que se iba a venir pronto. “Quiero que me des en pollo asado”, le pedí. “Cómo es pollo asado?”, me preguntó con una cara de confusión. Le expliqué como pude y me cargó para voltearme sin sacar su pene de mi culo. Puse mis pies sobre sus hombros y le pedí que me cogiera duro.

Mis deseos fueron órdenes y desde ese momento se tomó la palabra duro muy en serio. No escatimó en darme verga de la forma más fuerte que pudo, los músculos de mi ano se estremecieron y dejaron que su verga entrara y saliera a toda velocidad. Mientras tanto de la forma más tranquila yo contemplaba y acariciaba su lindo pecho velludo. En ese instante éramos dos polos opuestos: mientas él me lo metía rápido y fuerte; yo lo acariciaba despacio y suave, éramos el complemento perfecto.

De repente noté que estaba cansado y empezó a moverse más despacio. No me di cuenta cuando se vino hasta que le pregunté: “ya?” y asintió con la cabeza. Cayó cansado encima de mí y el sudor que emanaba de su cuerpo y su pecho velludo se juntó con mi piel.

Días después que volvió a Houston me envío una foto de una caja de unos audífonos Bosé inalámbricos con un mensaje que decía “Hoy te pensé y los compré para ti”. No lo creí en ese momento hasta que me preguntó a qué dirección me los podía hacer llegar. Me dio un poco de miedo darle la dirección de mi casa pero después de analizar la situación, #435 se veía un hombre amable y serio. Le di mi dirección y los audífonos llegaron por Fedex 2 semanas después.

Ese sería nuestro primer encuentro de dos que hemos tenido hasta ahora. La semana pasada me escribió para contarme que va a volver a Bogotá la primera semana de diciembre y quiere verme.


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .