#438. El cucuteño del apartaestudio

Lo que más recuerdo de #438 fue su corte de pelo. Era un corte moderno, rapado hacia los lados y con una cresta única arriba. Se vestía muy “gay” para mi gusto. Y no digo que eso sea malo, sino que simplemente prefiero a los que se visten más sencillo.

Descubrí que #438 es el sinónimo de metrosexual, pero su masculinidad y desempeño sexual me harían olvidar mi impresión negativa de él minutos después de obtener mi primera impresión.

Tiene 23 años, es blanco, mide 1.75 y es de Cúcuta pero vive en Bogotá porque aquí estudia en la universidad. Vive en un apartaestudio amplio, perfecto para un soltero. No tenía cama, simplemente un colchón delgado sobre el suelo. Eso me excitó un poco porque cuando me han follado varios hombres al tiempo usualmente siempre ha sido en colchonetas en el piso.

“En qué posición quieres darme?” Le pregunté cuando terminé de desnudarme. “Quiero cargarte”, me dijo. Me gusta mucho cuando me cargan y poder agarrarme del cuello del activo mientras nuestros cuerpos desnudos se tocan al ritmo de la penetración. Se sentó en la silla del sofá y me senté sobre sus piernas mirándolo a los ojos, me agarré de su cuello con fuerza y nos dimos un beso profundo.

Se levantó del sofá cargándome y me sostuvo en el aire con sus dos manos en mis nalgas. Bajó mi cuerpo sobre su pene erecto y mi ano se abrió para dar paso a su pene: me lo metí hasta lo más profundo que pude. Nuestros labios se juntaron mientras #438 levanataba y bajaba mi cuerpo con su pene entrando y saliendo de mi ano a la vez que sus manos sostenían mi cuerpo en movimiento.
Me agarré fuerte de su cuello para no caerme, finalmente se acercó al colchón y me acostó en él. Me volteé con mi abodmen hacia abajo y levanté mi culo para que me cogiera en 4. Puso sus rodillas en el colchón y me empezó a dar en 4 hasta que terminamos acostados boca abajo con él encima mío. Su peso estaba soportado por sus brazos y me encantó sentir su piel desnuda tocándose con la mía.

Moví mi culo sutilmente de arriba abajo al mismo tiempo que #438 movía su verga hacia afuera y adentro de mi culo. Mientras tanto el écstasis aumentaba. La combinación de mi culo, su delicioso pene y nuestros movimientos sincronizados lo tenían al límite de llegar.

“Me voy a venir!” Exclamó. “Vente, quiero que te vengas con mi culo”, le pedí aumentando la velocidad a la que me movía, al igual que mis gemidos. Sé que vació hasta la última gota en el condón, su orgasmo lo dejó rendido. Puso sus brazos al rededor mío y nos acostamos en cucharita mientras tenía su verga todavía dentro.

“Tienes un culito delicioso, Santiago” me dijo mientras seguíamos acurrucados seguido de un pico en la mejilla. Sentí su pene salirse de mi culo cuando se puso pequeño y sacó su verga con el condón usado. Se levantó y fue al baño, oí la ducha y me levanté de la cama para vestirme.


Puntuación: 8 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .