#444. El señor Le Coq Sportif

Mis piernas me dolían al igual que mi abdomen. Usualmente siento este dolor cuando tengo sexo y me hacen poner en posiciones que requieren esfuerzo físico o cuando tengo sexo en lugares no tan cómodos como una cama. La noche anterior había estado con #443 donde lo hicimos sobre un escritorio lo cual me dejó cansado y con mis músculos tensos.

#444 me tenía muchas ganas y me pidió que fuera ese día a su casa. Era delgado, blanco, rubio, tenía ojos azules y medía 1.75. A pesar que era delgado, tenía un cuerpo marcado. Aparentana 28 años y llevaba puesta una sudadera azul muy linda de Le Coq Sportif, con unos zapatos blancos Le Coq Sportif que hacían muy buen juego con su sudadera.

Todo empezó con morbo rozando sus manos sobre mi cuerpo mientras yo frotaba su entrepierna. La respiración fuerte permaneció en toda la habitación, lentamente me quité la camisa y los pantalones, me arrodillé frente a su creciente erección y le bajé los pantalones. Tenía un pene lindo: curvo hacia arriba y blanvo, apreté su verga frotándola. Arrastré mis dedos desde la base hasta la punta, mi mano izquierda comenzó a bombear su verga de arriba y abajo.

Su pre-cum salió como un líquido muy cálido alrededor de su glande. Succioné toda su verga hasta que toda su erección estuvo dentro de mi boca, sentí su punta tocar mi garganta. “¡Más rápido!” Me pidió #444, agarró mi cabello guiándolo hasta su velocidad deseada. Aceleré el movimiento de mi boca von mi mano izquierda frotando su pene.

Lo sacó completamente de mi boca y lo volvió a meter con fuerza, literalmente me folló la boca. Estábamos listos y me senté en 4 para ser penetrado por #444. Empezó lento, empujando dentro y saliendo. Cuando sentí que el tamaño de su miembro se ajustaba mi ano gemí más fuerte. Puso sus manos en mis hombros y me agarró con fuerza para penetrarme más fuerte y más rápido.

Me embistió como un maldito animal, su pecho se balanceó de la fuerza. Enfurecidamente empujando su verga dentro de mí. Pellizcó mis tetillas y aumentó su ritmo, luego me dijo: “¿Te gusta eso, no? Te gusta cuando te golpeo fuerte y rápido ¿eh?”

Me montó más rápido y más duro, sus pesadas bolas llenas de semen golpeaban con mi culo. Me pidió que lo cabalgara y me subí encima con mi cara mirando hacia su cara. Agarré su pene erecto con mi mano y empujé mi ano mojado contra su gruesa verga, me la metí despacio. #444 me agarró de la cintura y me movió hacia arriba y abajo con sus manos, poco a poco me enteré del ritmo que quería que llevara.

Me la metí hasta el fondo y desde ese momento me encargué de ser el que tuviera el control. Me adueñé de su verga y jugué con ella a mi antojo. Me moví en círculos, de derecha a izquierda, adelante hacia atrás y luego me la ensarté toda para luego sacarla por completo.

Vi en su cara de placer lo mucho que le gustó cuando me la metí toda y la volví a sacar. “Oh si, muy profundo”. Dijo con sus ojos cerrados, me sostuvo de la cintura y apreté por dentro, lo cual hizo que gritara mi nombre y luego que pidió que fuera más rápido.

Salté con mi culo sobre su verga para empujarla más profundo dentro de mí. Finalmente #444 gritó cuando sentí una presión dentro del condón. Lo abracé fuertemente y me dio otro beso. Sé que le di un orgasmo inolvidable y me sentí orgulloso de la cantidad de leche que le ordeñé.


Puntuación: 8,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .