#449. El casado más guapo y con cuerpo de modelo

“Soy casado y busco discreción”, me escribió #449 por mensaje de twitter. Hablamos durante varias semanas antes de concretar nuestro encuentro. Nuestras conversaciones eran cortas ya que no tenía mucho tiempo por el trabajo y su vida como padre y esposo. En una de nuestras conversaciones me confesó que se había masturbado un par de veces viendo mis videos imaginándose que me follaba.

Nunca hablamos por whatsapp porque tenía miedo a que su esposa se diera cuenta de nuestras conversaciones hot, me había enviado pocas fotos por twitter semidesnudo con su traje de ejecutivo y de su verga gruesa y venosa, las cuales siempre me provocaban una erección.

Un día a las 10 de la mañana, cuando sus hijos se habían ido al colegio y su esposa estaba en el trabajo me invitó a su casa. Vive en una casa en un conjunto privado de cedritos. Me hizo entrar y me recibió con un apretón de manos, me di cuenta de lo masculino y serio que era desde ese momento, y eso me arrechó bastante. Era más alto de lo que me imaginaba: medía 1.88, era blanco, aparentaba 33 años, tenía una barba corta, ojos café y era muy guapo, con una quijada y unas facciones muy masculinas.

Estando en la sala vi varias fotos de él con su esposa y dos hijos, un niño y una niña que parecían de 5 y 7 años respectivamente. Habían fotos de la familia en Disney en Magic Kingdom y Epcot, Sea World y otras de él y su esposa en la playa. #449 se dio cuenta que estaba viendo las fotos y se sintió un poco incómodo, así que volteé la mirada e hice como si estuviera mirando a otro lado.

Me hizo seguir a un cuarto que estaba cerca de la entrada, parecía un cuarto de huéspedes, estoy seguro que ahí no dormía nadie porque la casa es muy grande y en ese cuarto no había más que una cama sencilla y un tapete, no había nada que comprobara que ese era el cuarto de uno de sus hijos ni mucho menos el cuarto principal donde dormía con su esposa.

Me dijo que debía salir al aeropuerto en una hora, que no había afán pero que tampoco nos podíamos demorar. Me quité la ropa y cuando se quitó la camisa descurbrí que tenía un cuerpo muy lindo, grande, acuerpado y con pelos en el pecho como me gustan. Nos acostamos en la cama sencilla, apenas cabíamos los dos, pero era mucho mejor porque así podía estar más cerca de él.

#449 y yo permanecimos pegados, su verga rígida y sumergiéndose entre mis muslos mientras nuestros labios permanecían en contacto, era delicioso. Era mucho más grande y más pesado de lo que me imaginaba, pero se sentía tan bien estando debajo de él.

Sosteniéndose con los codos, se desplomó sobre mí, se veía tan masculino y tan varonil. Sentí la humedad que bombeaba lentamente de su pene entre mis piernas mientras y me imaginé el momento en que disparararía su carga caliente, me aseguraría de no desperdiciar una gota.

La necesidad de sentirlo palpitar profundamente en mi interior aumentó con cada beso, sentí mucha excitación, incapaz de explicar con palabras. #449 era bastante dotado y muy sensual, él no estaba allí para una sesión de sexo suave.

No hubo nada lento en sus movimientos a partir de ese punto en adelante. Quería darme una buena follada antes de irse a trabajar y era hora de dejar el juego previo. Me sentí listo para aceptar su pene dentro. Apartándose de mí, se sentó en cuclillas, con un brillo arrechante en los ojos. Duró unos segundos antes de pasear a sus bolas debajo de mi ano, luego levantó mis piernas y abrió mis nalgas. Sentí que mi ano se abrió ante la exposición, #449 me miró por un segundo y siguió adelante.

Salté cuando la cabeza húmeda de su vergota tocó mi ano sensible. Se sentía enorme, delicioso y algo aterrador ya que era muy vergón y eso me hizo pensar que iba a doler mucho. “Mantenga las piernas hacia atrás”, dijo. Sentí una inmensa necesidad de sentirlo dentro de mí. Sujetó su pene con su mano derecha, golpeó mi culo con él, provocándome mientras me tensaba ante la sensación. Por Dios, se sentía tan bien que quería gritarle “FÓLLAME!”. El sonido de su verga golpeando contra mi culo aumentó el placer y cerré los ojos para saborear el momento.

“¿Le gusta?”, Me preguntó. Solo quería que me follara, casi grité pero todo lo que hice fue gemir y asentir con la cabeza. #449 debió haber leído mi mente mientras lo sentía moverse. Entrecerré los ojos y lo vi inclinarse hacia un lado, solo para agarrar el lubricante y el condón de la pequeña mesa auxiliar. Oí que la envoltura se hacía trizas, y luego una mano fría y húmeda acarició suavemente la entrada de mi culo, empujando con fuerza contra mi ano.

Frotó sus manos en su glande mientras agregaba un poco de lubricante a su pene y lentamente movía su mano hacia adelante y hacia atrás. La mano engrasada en su vergota emitía fuertes sonidos húmedos, en ese momento abrí los ojos para mirarlo. No hay nada más caliente que ver a un hombre complacer su propia verga dura palpitando, y ver las venas gruesas en su brazo abultadas tanto como las de su verga. Se veía increíble y me alegré de haber tenido la oportunidad de probar este pedazo de hombre.

“¿Está listo?” Me preguntó.

“Sí, pero tómalo despacio para que pueda relajarme” le dije. Me pidió que pusiera mis pies sobre sus hombros, y tobillos alrededor de su cuello mientras él se inclinaba hacia adelante una vez más. El condón se sentía frío mientras empujaba su pene adentro, aumentó mi tensión, pero el lubricante permitió que la cabeza hinchada del pene se deslizara antes de que ambos nos diéramos cuenta de lo que había sucedido.

#449 y yo nos detuvimos mientras respiraba profundamente, tratando de relajarme ante el hormigueo que sentía. Mis músculos del culo habían trabajado horas extras aguantando y recibiendo cientos de vergas antes, pero no miento, a veces se siente como la primera vez, y la verga de #449 dolió como mi primera vez.

Sospecho que fue porque #449 no tenía mucha experiencia y no era conciente que a un pasivo hay que penetrarlo despacio cuando el pene ingresa al ano. #449 lo metió profundo y rápido en el primer momento que ingresó, esto hizo que gritara fuerte, resultado de un dolor intenso. Se disculpó y prometió ser amable, tomarlo con calma y hacer que yo disfrutara cada minuto.

Y así lo hizo. A pesar que demostró ser rudo y todo un macho en la cama, se aseguró que no me doliera y lo metió con cuidado. Una vez mi ano se acostumbró a su verga gigante, lo dejé que me follara a su antojo y me diera tan duro como quiso. Me arrechaba mucho ver su cara masculina y sus movimientos fuertes y rápidos, producto del placer que emanaba al estar cogiéndome duro.

Mientras me follaba me dio morbo y le pregunté si se lo hacía a su esposa como me lo estaba haciendo a mí y me respondió que ya casi no tiene sexo con su esposa y que a ella no le puede dar tan duro como a mí. Empezó a sudar y ver las gotas de sudor y el olor acompañado de la forma como me cogía me tenía a punto de venirme, pero no quería hacerlo todavía.

Me pidió que me pusiera en 4 y así lo hice. Me tomó de mi cadera y me volvió a penetrar, pero esta vez se volvió una fiera, lo cual fue aún más arrechante. Gemí duro, no quería que se acabara el momento. El dolor se volvió placer y sólo dejé que me poseyera, los dos estábamos viviendo el éxtasis. Bajó su pecho y empezó a respirar en mi nuca, en ese momento me dijo cosas que si me hubiera estado masturbando me habría hecho venir.

Mencionó que yo era su fantasía y que había soñado con acostarse conmigo por muchos meses desde que descubrió mis videos hace más de 5 meses. Que me hubiera dicho esas cosas ricas al oído me arrechó aún más. No aguanté más y eyaculé en las sábanas, mientras #449 seguía cogiéndome. Boté mucha leche y el orgasmo que este hombre me dio fue uno de los más fuertes que me han dado en toda mi vida, además fue un orgasmo bastante largo e intenso, en comparación con los orgasmos a los que estoy acostumbrado.

Después de venirme #449 empezó a follarme más duro y más rápido, sus gemidos suaves aumentaron hasta que dijo en voz baja “donde quiere que me venga, estoy que me vengo”.

“Adentro en el condón”, le pedí. En cuestión de segundos su carga explotó, sentí algo caliente dentro y supe que se había venido, fue uno de los calores más intensos que he sentido cuando se han venido dentro de mí en el condón y una de las cosas más arrechantes que he vivido.

Cayó rendido encima mío y luego nos acostamos en cucharita hasta que sacó su verga y vi la leche escurriendo del condón todavía puesto en su pene semiduro. Fue al baño a botarlo y abrió la ducha donde se bañó rápido. Cuando salió del baño en toalla y mojado admiré su hermoso cuerpo y su pecho velludo. Me pidió que me vistiera porque debía salir en pocos minutos al aeropuerto porque tenía un viaje del trabajo.

Me vestí y me despedí con un apretón de manos fuerte mientras #449 cerraba su maleta de viaje. Al cerrar la puerta sentí mucho morbo de saber que me había acostado con un casado que le fue infiel a su esposa conmigo.

Este es un relato con el que me tuve que masturbar más de una vez mientras lo escribía, definitivamente #449 es uno de los mejores hombres con los que me he acostado.


Puntuación: 11 de 10

4 comentarios sobre “#449. El casado más guapo y con cuerpo de modelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .