#454. El desconocido que me reconoció por mi diario

Nunca antes me hubiera imaginado que un completo extraño pudiera reconocerme con este diario. La forma como conocí a #454 fue muy inusual y llena de sorpresas. En realidad, él ya me conocía, pero yo no lo conocía a él.

Recién había salido de mi período de reposo y de reflexión y me sentía preparado para retomar mi vida sexual libertina. La mejor forma de probar que estaba listo era yendo a un sitio gay. Ese día quería revivir esa sensación de sentirme observado y morboseado por otros hombres. Extrañaba esa sensación, pues hasta ese día llevaba meses sin actualizar mi cuenta de twitter.

Fui a unas cabinas, dejando al azar al que se convertiría en #454. El caldo de ojo no estaba bueno, no había nadie que me llamara la atención. A pesar de las insinuaciones y manoseadas que varios me hicieron, no quería dárselo a todos ese día. Esperaba ver a alguien atractivo, pero no encontré a nadie por un buen tiempo. De repente vi un hombre con gafas, moreno, de 1.70, con barba medianamente larga que me llamó mucho la atención. Era guapo y tenía una mirada sexy, era el único hombre que me gustaba de todos los que habían en ese lugar. Tenía un tatuaje en el brazo derecho que alcancé a ver debajo de su camiseta azul de manga corta.

Dudé en acercarme a él, la cantidad de tiempo que llevaba sin insinuarme a alguien hizo que perdiera esa chispa salvaje y extrovertida a la hora de conquistar un hombre. Me sentía un novato, como en mis primeros encuentros, había perdido la costumbre. Finalmente mi instinto sexual respondió y lo seguí hasta un cuarto donde había un televisor proyectando una película porno. Me quedé en la entrada y minutos después cuando #454 iba a salir de allí sentí nervios y miedo de que no quisiera hacer nada conmigo, pero lo abordé en la puerta y le toqué la entrepierna.

Tomó mi gesto sexual positivamente y me siguió el juego, lo tomé de la mano y lo llevé hasta un sillón que estaba en el cuarto. Lo que ocurrió a continuación no fue una mamada, ni una penetración, sino una conversación. Sentados en el sillón no pude dejar de admirar su cara y físico, viéndolo cerca era más lindo que lo poco que había divisado desde lejos. Siento que fui el que llevó el tema de conversación, y aunque hubo silencios incómodos, alguno de los dos siempre lograba resolverlo, lo cual demostraba el interés mutuo.

Nos hicimos preguntas básicas para entablar una conversación, de esas preguntas de cajón que uno saca como cuando uno no tiene idea qué más decir como: “cuál es tu color favorito?”, “qué te gusta hacer?”, o “a qué te dedicas?”. Con  el tiempo me dio más confianza y terminamos hablando de nuestros programas favoritos, resultó que tenemos en común que nos encanta The Big Bang Theory, también le conté que cumplí mi sueño de ir al estudio donde graban el programa.

Después de una conversación sin muchas cosas interesantes era hora de que alguien tomara la iniciativa. No recuerdo quién la tomó, pero terminamos besándonos en el sofá, luego me arrodillé para mamárselo. Lo que más me excitaba era que había al menos 10 manes viéndonos, y eso me excitaba aún más, pero también sentía más presión de ser un buen mamador. Lo mejor era que a #454 no le importaba que nos vieran, pues hay muchos activos que les molesta que haya gente viendo como me culean. Se quitó la camiseta y descubrí un lindo cuerpo, no de gym, pero sí bien cuidado. Tenía un tatuaje en el brazo derecho y otros tatuajes en el cuerpo, lo cual lo hacían verse aún más sexy.

Me quité toda la ropa, quedé completamente desnudo con los zapatos y medias únicamente. Me dieron ganas que me lo metiera pero ninguno de los dos tenía condón. Sin nada de pena pregunté a todos los que nos estaban observando: “Alguien tiene un condón que me regale?”, hubo dos que se ofrecieron, pero uno de ellos me entregó el condón primero. Se lo puse y me senté encima de su verga para cabalgarlo. Me di cuenta que no lo tenía tan grande como cuando están arrechos y supuse que a pesar que #453 no tenía problema en que nos vieran, esto afectaba su desempeño. Le pregunté si quería que fuéramos a una cabina y dijo que creía que ahí podía estar más cómodo.

#454 se puso su camiseta y yo agarré mi jean, mi camisa y caminé desnudo hasta la cabina más cercana. Tal vez estar allí fue más cómodo para él, pero no para mí. La cabina donde estábamos era un espacio demasiado reducido, con una silla que ocupaba la mitad del espacio. No encerramos allí y dejé el huequito redondo que usan los mamadores abierto para que los demás pudieran vernos. Continué mamándoselo hasta que se le puso bien duro y por fin llegó de nuevo el momento que estaba esperando, en el que me metiera su rico pene y me hiciera gemir.

Me senté en la silla y abrí mis piernas con mi culo completamente expuesto hacia #454 para que lo usara. Recosté mi cabeza sobre la pared y esperé a que #454 me penetrara. Por lo general no me gusta hacerlo con poca luz, pero la oscuridad de la cabina donde estábamos hizo que nuestra sesión de sexo fuera muy arrechante y le dio un toque de morbo a nuestro encuentro. Gemí duro mientras me follaba, no me importaba que todos se dieran cuenta que había un pasivo tragón gimiendo mientras le daban verga en esa cabina, de hecho me excitaba saber que nos podía en escuchar y ver.

Disfrutaba ver las caras de los curiosos que se acercaban por el hueco redondo para verme a mí y a #454 en acción. Su cuerpo y su tatuaje en medio de la poca luz que emitía el techo me volvían loco y empecé a masturbarme al ritmo de sus movimientos. De repente de su boca salieron unas palabras que no me esperaba: “Tu tienes un blog?”. En ese momento pensé: ya todo se fue a la mierda, este sabe quén soy. “Más tarde te cuento”, le respondí. No quería que mi respuesta entorpeciera ese momento de excitación, con su pregunta sabía que teníamos una conversación pendiente después de tener sexo.

No intentamos una nueva posición, estábamos sudados, hacía mucho calor en la cabina y varios minutos después de tirar nos masturbamos y nos vinimos. Mientras nos vestíamos #454 trajo el tema de nuevo. “Tu..no te llamas.. Santiago?”, me preguntó inseguro con un tono nervioso. Tenía una intriga gigante de saber cómo sabía quién era yo.

Para no influir en su respuesta le pregunté: “Cómo lo sabes? de donde sacaste eso?”.. Nunca me imaginé su respuesta.

“Por tus viajes, he leído tu diario y recuerdo que escribiste que tu programa favorito era The Big Gang Theory y que fuiste a donde lo graban”. Quedé plop. Todo me hubiera imaginado menos que #454 me hubiera reconocido por algo tan específico que escribí en uno de mis relatos. Pensé que me iba a decir: “por tus gemidos”, o “tus piernas velludas”. De hecho, cuando me explicó que me había reconocido por mi comentario sobre TBBT, no recordaba que le había mencionado eso minutos antes mientras estábamos en el sofá.

#454 me dijo que un amigo de él le había mostrado mi cuenta para que leyera mi diario, que era un fiel lector de mis relatos y que le gustaba mucho como escribía. Me sentí honrado y halagado, pues también me dijo que si yo escribiera un libro, sería el primero en comprarlo. Me sorprendió saber que había acabado de estar con alguien que ya me conocía, pero yo no.

Me pregunto qué sería si nunca hubiéramos llegado al tema de programas favoritos, tal vez él nunca hubiera sabido quién soy, y yo nunca hubiera sabido que él ha leído este diario.

Después de encontrarme con #454 me dediqué a adelantar mi diario, y anoté su número para encontrarnos otra vez. Volvimos a tener sexo aproximadamente dos meses después y me contó que también se había adelantado en leer mis relatos.

Quién iba a pensar que #454 me ayudaría a confirmar que estaba preparado para volver al ruedo.


Puntuación: 10 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .