#455. Preñada con el de pecho velludo

Hay cosas que me excitan mucho y que me dan mucho morbo como que me preñen. Pero en realidad, no dejo preñarme de casi nadie. Tengo que conocer muy bien a la otra persona o el otro me tiene que gustar mucho y me debe excitar demasiado.

Tirar a pelo es algo que siempre me ha dado miedo. En la época que estuve con #455 recién acababa de retomar mis encuentros con seguidores de twitter, de hecho tenía cientos de polvos pendientes. #455 logró despertarme ese morbo de querer que alguien me follara a pelo.

Todo inició con una conversación, a la cual no me pude resistir dejar pereñarme:

  • @#455: Y qué hay qué hacer para portarse mal con usted?
  •         Yo:  que edad tienes?  
  • @#455: 2_
  •         Yo:  y que te gusta que te hagan
  • @#455: De todo
  •                Me gusta el sexo fuerte
  •                Medio sado
  •                A usted
  •         Yo: que delicia
  •                me gusta que me azoten y me traten mal en la cama
  • @#455: Rico
  •               Así me gusta
  •               Tipo violación
  •               Fetiches?
  •          Yo: Rico
  •                tragar leche, que me graben
  •                y me den muy duro, sin compasión
  •                y tu?
  • @#455: Besar los pies mientras penetro
  •               Chupar la verga después de venirse y masturbarme
  •               Cosas sucias o perversas que le gusten?
  •        Yo: olores.. oler las axilas del otro, que me den cachetadas
  •               y me peguen en la cara con la verga
  • @#455: Rico
  •               Delicioso eso
  •               Le gusta la leche?
  •        Yo: me encanta
  •              donde te gusta venirte?
  • @#455: Rico
  •               Sí hay conexión y todo se ve orden rico dentro del culo
  •               A usted ¿dónde?
  •        Yo: tambien dentro, igual si hay conexión
  •               o si no tragarme la leche
  • @#455: Rico eso
  •               Dentro es deli
  •              ¿Con condón o a pelo?
  •         Yo: con condon, a muy pocos los dejo a pelo
  •               y tu? con o sin condon?
  • @#455: A pelo es deli pero de cuidado
  •               Aunque acepto que por lo que he visto
  •               Sería deli llenarle el culo de leche
  •        Yo: Hehe
  •               seria muy rico que me preñaras
  • @#455: Rico hacerlo
  •               Llenárselo de leche a pelo
  •         Yo: que delicia
  •               creo que te haria venir demasiado
  •               o al menos eso dicen, que los hago venir mucho porq tengo un culo                                apretadito y rico
  • @#455: Suena deli
  •               Puedo verlo en fotos?
  •               Algo más íntimo
  •         Yo: en mi cuenta hay varias fotos de mi culo
  • @#455: Aburrido
  •               Me refería a su culo
  •               Entonces deja que lo preñe?
  •        Yo:  Si, hace años no me preñan
  •               creo q mi culo quiere leche
  • @#455: Rico
  •               Se lo quiero llenar
  •               ¿Cuándo?
  •         Yo: puedes hoy?
  • @#455: A ¿qué hora?
  •         Yo: a las ____
  •               pero espera, tienes sitio?
  • @#455: Sí tengo
  •               En mi apto
  •               Podría más tarde
  •               Tipo _
  •               A pelo?
  •         Yo: Si
  • @#455: Deli
  •               Déjame organizo y te escribo a eso de las 5 y te confirmo si puedo antes
  •        Yo: Dale
  •              quedo pendiente
  • @#455: Puedo ya
  •         Yo: cual es la dirección
  • @#455: Calle ___ __ ___apto ___
  •               Dónde está?
  •        Yo: _____
  • @#455: Dale
  •               Cuánto tarda?
  •         Yo: como media hora
  • @#455: Vale
  •               Me voy a duchar mientras
  •                Por acá estoy pendient
  •                Apto ___

Quién se resistiría a que lo preñen después de una conversación como esta. #455 me tenía duro, con ganas de recibir su leche dentro de mí. Llegué a la hora indicada a su edificio, me anuncié y el portero me dijo que hace meses ese apartamento estaba desocupado. Contacté a #455 y me dio el número de apartamento correcto, se había equivocado en el último dígito.

Abrió la puerta y vi un hombre más guapo que en las fotos de su perfil de twitter: medía 1,70, era trigueño claro, ojos y pelo negro, barba corta bien definida. Me saludó con un apretón de manos, me preguntó de dónde venía y me hizo seguir directamente a su cuarto, el único lugar en ese apartamento donde había una luz prendida. Le pregunté si había alguien y me comentó que su roommate llegaba más tarde y que teníamos tiempo. Desde el principio sospeché que #455 no era alguien con carisma, es de esos que rara vez o nunca sonríen, a pesar de que es costeño. No me miraba a la cara y siempre estaba distraído mirando su celular, eso es algo que odio que hagan antes de tirar, de hecho se me hizo muy antipático, uno de los más antipáticos con los que he estado, pero el sexo lo compensó todo.

Finalmente dejó su celular y se levantó para apagar la luz, pero le pedí que no la apagara porque me gusta hacerlo con la luz prendida. Se acostó en la cama y me hice en el medio de sus piernas para mamárselo, se bajó los pantalones y vi su verga medio dura lista para metérmela en la boca. Como buen costeño la tenía grande y venosa, todavía recuerdo lo rico que se sentía tenerla en mi boca. No se lo mamé por mucho tiempo, de hecho se le puso completamente erecta en segundos.

Tenía unos labios sexys y rosados, le pregunté si le gustaba gustaba besar y respondió: “No me gusta lo pasional”. Sentí algo de decepción porque me hubiera encantado besarlo, seguí chupándoselo hasta que llegó el momento de la penetración. Me pidió que me pusiera en 4 aunque yo quería en pollo asado, no me importó porque sabía que después podíamos hacerlo en la posición que yo quería.

Debajo de su camiseta podía notar que tenía un cuerpo de gym perfecto, pero mis expecatativas fueron superadas con creces cuando se quitó la camiseta roja que llevaba. Tenía un cuerpo perfecto: esculpido y con músculos, con los pectorales y six pack marcados, y unos brazos bien trabajados y gruesos. Me arrechaba mucho saber que ese cuerpazo y esa carita sexy y con barba estaba a punto de cogerme a pelo y preñarme. Observé su rica y dura verga antes de ponerme en 4. Puse las palmas de mis manos sobre las cobijas destendidas, #455 me agarró de mi cadera y lo insertó todo.

Estaba tan arrecho que entró con facilidad a pesar de su tamaño. Era una pena no poder ver su lindo cuerpo mientras me follaba, pero sabía que dentro de poco, cuando cambiárabamos de posición  iba a poder tener su cara frente a mí. De repente ya no estaba en 4 sino con mi cabeza sobre la cama y mi cuerpo inclinado hacia abajo.

Terminamos en una posición que rara vez hago. Yo estaba acostado de lado, como en posición fetal, mientras #455 estaba arrodillado dándome verga sosteniendo mi pierna derecha con su brazo. De esta forma podía mirar su cara de placer mientras me cogía. Sus movimientos rápidos y bruscos me tenían muy excitado, creo que es uno de los pocos que sabe dar rico con el ritmo perfecto.

Follamos en esa posición por unos 3 minutos y luego sacó su pene y dijo lo que más deseaba en ese momento. “Quiero darte en misionero”. Me encantó que dijera que quería esta posición en específico, pues en realidad, la posición “misionero” no es un término muy popular o conocido dentro de las posiciones sexuales en el sexo gay.

De hecho, ha sido confundida en la mayoría de los casos con el famoso “pollo asado”. Muchas veces que le he pedido a varios activos que me cojan en “misionero” hacen cara de confusión y me piden que les explique cómo es esta posición. Siempre les digoque es una especie de pollo asado, pero los pies no van encima de los hombros, sino que las piernas pueden ir completamente abiertas mientras uno recibe verga o al rededor de la espalda del activo. De hecho, cuando los pies no van en los hombros me duele mucho menos, por lo que prefiero misionero a pollo asado.

Me acosté boca arriba y #455 puso una almohada debajo de mi culo. Por fin iba a poder ver su rico cuerpo con pecho velludo mientras empujaba su pene una y otra vez dentro de mí. Me acomodé y dejé que introdujera su verga gruesa, me sentía húmedo por dentro, mi culo quería ordeñarla hasta la última gota de leche.

Resulta que la puerta del cuarto de #455 estaba abierta, y frente a su cuarto había un baño justo al frente de la cama donde estábamos culiando. Me di cuenta que mientras #455 me cogía, le gustaba mirarse en el espejo. Me quedaba más difícil mirar hacia el espejo porque yo estaba hacia el lado contrario, viendo a #455, pero de vez en cuando me gustaba voltear la cara y mirar el reflejo del hermoso cuerpo de #4555 con sus movimientos mientras me cogía.

“Te demoras en venirte?”, me preguntó. Este fue otro comentario que me pareció muy particular, porque usualmente soy yo quien lo pregunta cuando tengo afán o cuando me está doliendo mucho. Le dije que no, de hecho estaba muy excitado y podía venirme en cualquier momento. Siguió metiéndomelo, era delicioso ver su barba y su rico cuerpo de gym velludo penetrándome, con esos movimientos rápidos. Podía sentir su glande subiendo y bajando en lo profundo de mi culo, hacía mucho tiempo no sentía un pene a pelo dentro de mí, y reconozco que es una de las sensaciones más placenteras que existen.

“Me voy a venir”, dijo en voz baja. El momento en el que por fin iba a recibir su leche dentro estaba cerca, sólo con escucharlo decir eso me puse aún más duro y empecé a gemir más fuerte, no quería que ese momento de éxtasis acabara, pero sabía que el final iba a ser muy gratificante. Agarré con fuerza las sábanas y esperé a una señal que me indicara que había eyaculado dentro, le tomó alrededor de 30 segundos en llegar al orgasmo.

Supe que había llegado cuando empezó a moverse más despacio, le pregunté “ya?” para confirmarlo, asintió con la cabeza. A pesar que minutos antes había estado a punto de venirme, me demoré en venirme un poco más de lo que pensaba después que #455 me preñó. Con su pene todavía dentro de mi culo y sabiendo que tenía su leche dentro me masturbé por aproximadamente 1 minuto y finalmente me vine sobre mi abdomen.

Mientras me vestía, me preguntó “para donde vas?”.

“Para una cita”, le respondí.

“A una cita romántica?”, dijo con un tono de burla.

“No, es una cita con el oftalmólogo”. Siempre que no sé qué decir, me invento que tengo una cita con el oftalmólogo o el optómetra, aunque ya era tarde y no sé si era creíble. En realidad era una cita con quien sería #456.


Puntuación: 10 de 10

 

Un comentario sobre “#455. Preñada con el de pecho velludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .