#467. El gemelo perdido de #23

A veces cuando voy en la calle me encuentro con hombres que se parecen a #23. Unos se parecen en su frente grande, otros en su nariz pequeña, otros en la forma cuadrada de su cara, su baja estatura, sus labios rosados, su expresión. Por más que intente olvidarlo, cuando veo manes que se parecen a él no puedo evitar recordarlo.

Nunca antes había visto alguien tan parecido a #23 hasta que conocí a #467. Para que tengan una idea de lo parecido que es #467 a #23; tiene la misma estatura, el mismo tono de voz, la misma mirada, misma nariz, mismos labios, misma forma facial, misma contextura, pero en lo que más se parecía era en su sonrisa.

La sonrisa es lo que más me atrae de un hombre, y #467 tenía esa misma sonrisa natural que llevaba #23 todo el tiempo cuando hablaba. Es como si todo el tiempo sonrieran, y eso me atrae demasiado. La única diferencia es que #467 tiene un poco menos de pelo que #23, es mono y tiene los ojos azules. Además #467 se veía mucho más viejo que #23, pero lo curioso es que para el día que conocí a #467, él tendría casi la misma edad que #23 hoy en día.

Conocí a #467 por grindr, compartimos algunas fotos y minutos después de empezar a hablar por la aplicación estaba anunciándome en su portería. Antes de llegar paré en una droguería para comprar condones. Apenas abrió la puerta me saludó a la entrada con una sonrisa, “eres más joven de lo que pensaba, y te ves tierno”. Dijo justo después que nos saludamos.

Últimamente he escuchado a muchos que me conocen decir que soy “tierno”. De hecho toda la vida me lo han dicho, pero la frecuencia con la que lo he escuchado las últimas semanas me hace cuestionarme por qué lo dicen. Por lo que hago, tal vez la gente piensa que soy alguien prepotente, rudo, rebelde o con cara de malo. Pero soy más sencillo y genuino de lo que creen. De hecho, siempre después que dicen esto, concluyen comentando que a pesar de mi apariencia, soy “terrible”, aparte de cosas como “quien lo viera, nadie se imaginaría lo que hace con de esa cara de niño bueno”.

Terminamos de saludarnos con un apretón de manos y me quedé mirándolo fijamente, redondeé su cara con mi mano, y le dije: “te pareces a número 23”. Quedó confundido, me pidió que le explicara de qué hablaba pero no quería decírselo en ese momento, así que cambié de tema rápidamente para evitar explicaciones incómodas.

Seguimos a su cuarto y me contó que vive con su hermana pero ella estaba de viaje, y como vive con su hermana casi nunca invita a nadie a su apartamento. #23 estuvo todo el tiempo en mi pensamiento mientras que estuve con #467. Nos acostamos en su cama destendida y hablamos un rato. Siguió insistiéndome para que le hablara de número 23, pero siempre lograba distraerlo con un tema diferente, hasta que insistió tanto que le confesé que tengo una lista de excel con los que me acuesto.

“Tienes una lista? Y has estado con más de 23 manes? Cuántos llevas ya, 28?”. Lo dijo como si le pareciera mucho, al parecer él no ha estado ni con 15. Al verlo tan sorprendido le dije que 25, o algo así, para no hablar más del tema. Nos desnudamos, #467 se acostó en la cama y me hice en el medio de sus piernas abiertas para chupárselo.

Su pene era de un tamaño promedio, ni muy largo ni muy corto, tampoco muy grueso. Era encorvado hacia arriba y tenía un glande rosado, muy bonito. Mientras se lo mamaba me acordé de #23, pero no fue más que flashbacks cortos en los que volvía a la realidad segundos después, para volverlo a recordar segundos después.

Se lo puse duro como una roca, listo para metérmelo por mi culo hasta el fondo. Me acosté boca arriba y #467 se acostó encima mío para follarme en pollo asado. A diferencia de #23, #467 era muy velludo en el pecho, tenía unos pelos rubios que se le veían deliciosos y una cadena de oro con una cruz que se tambaleaba como péndulo cada vez que #467 lo metía y lo sacaba de mi culo. Ver su cara era como estar mirando a #23, ver su pecho lindo y velludo y su cadena moverse mientras me cogía era delicioso.

De vez en cuando #467 tomaba mis pies con sus manos y los ponía sobre sus hombros, pero esto me dolía mucho y tenía que bajarlos abrazando su espalda, en una especie de posición misionero. Follamos unos 5 minutos en esta posición y luego me dijo que quería que lo cabalgara.

Me agarró de las nalgas, me levantó y después de unos movimientos incómodos para los dos logró quedar acostado boca arriba y yo encima de él sentado sobre su duro pene. Tomé control de la situación y lo cabalgué a mi modo. Empecé despacio y luego aumenté mi ritmo y mis gemidos, puse las palmas de mis manos sobre su pecho velludo y no dejé de mirarlo a los ojos mientras jugaba con su verga dentro de mí. De arriba a abajo, de adelante hacia atrás, dando círculos, era como si su verga fuera solo mía. Quería hacerlo venirse, lo cual tomó unos 2 minutos más.

Justo cuando sentía que se iba a venir me levantó de la cuntura con sus manos y sacó su pene, se vino fuera de mi culo. Me hubiera gustado que se viniera dentro del condón con su verga dentro, pero creo que solo le gusta venirse afuera. Me contó que le gusta hacerlo afuera, depronto es de esos que solo les gusta venirse adentro con alguien con quien tienen una relación o tienen una conexión muy fuerte.

Me masturbé y me quedé hablando con él unos 5 minutos más. Finalmente me vestí y me acompañó hasta la puerta, al despedirse volvió a hablar sobre 23 e hizo un chiste sobre lo “terrible” que soy por tener una lista en excel y haber estado con “25 tipos”.

Una semana después me lo encontré en un puente de transmilenio, uno que queda a una cuadra de donde vive. Yo estaba concentrado en celular y me asustó cuando me saludó porque estaba muy distraído, me preguntó si estaba en grindr buscando polvo y me reí. En realidad ya tenía cuadrado un encuentro con otro dentro de una hora.


Puntuación: 8,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .