#468. El que controlaba mis pies

Era tarde en la noche, debían ser más de las 11 y me encontraba hablando con #468 en el celular. Era moreno, costeño, tenía 30 años, medía 1.65 y tenía una cara normal, con cuerpo espectacular. Vive al frente mío, pero nunca antes habíamos hablado hasta el día en que tiramos.

Cuadramos vernos dentro de media hora, debía avisarle cuando estuviera afuera de su casa y no timbrar para no despertar a sus papás. Llegué a la hora indicada y le escribí para avisarle que estaba abajo. Me abrió y entré en silencio en medio de la oscuridad de su casa. Subimos al segundo piso y me señaló para que entrara al cuarto donde se veía la luz de un televisor prendido mientras él vigilaba detrás mío que nadie nos estuviera viendo.

Entré a su cuarto con susto, por fin entró #468 y cerró la puerta con seguro. Estaban dando los simpson y había muy poca luz. Le pregunté si podía predener la luz del cuarto pero en lugar de eso prendió la luz del baño y la lámpara de su mesa de noche, al menos eso era mucho mejor que hacerlo con la poca luz que emitía el televisor.

No hubo espacio para foreplay ni para una charla previa el sexo, no podíamos hacer ruido y #468 no tenía interés alguno en saber nada de mí. Fuimos directo al grano, me desvestí y él se quitó sus bóxers y la camiseta blanca que tenía puesta. Dejó al descubierto su lindo cuerpo de costeño, musculoso y moreno. Tenía una cadena de oro que contrastaba muy bien con sus super pectorales morenos.

Como buen costeño era vergón y su pene no tardó en ponerse completamente duro después que se lo empecé a mamar. Su verga no era curva sino recta pero no muy gruesa. Me la tragué como si fuera la última verga que existiera en el planeta, pero no se lo mamé por mucho tiempo. Poco tiempo después #468 me pidió que se lo dejara de mamar y se levantó para ir por un condón. Me acosté boca arriba y lo seduje con mi mirada, las sábanas azul oscuro de su cama hacían buen contraste con nuestros cuerpos.

#468 se acostó encima mío, se puso el condón y abrí mis piernas para dejar ingresar su rica verga dentro de mí. El condón lubricado siempre ayuda y cuando tuve su pene hasta el fondo no paré de gemir en voz baja, era una pena no poder hacerlo en voz alta. #468 tomó el control de mis piernas y mis pies, los movió como quiso. A veces me abría de piernas por completo, luego ponía mi pie derecho sobre su hombro y dejaba mi pierna izquierda en el aire, luego ponía mis pies sobre sus pectorales…y así cambiaba constantemente mis piernas de lugar.

Lo que pensé que iba a ser un polvo de duración promedio terminó siendo un polvo bastante corto. #468 se vino más rápido de lo que pensaba que iba a durar. “Estoy que me vengo” susurró segundos antes de hacerlo. No hubo expresión orgásmica por parte de él, ni aumento en la respiración, ni aumento en el ritmo ni la velocidad de sus movimientos. Simplemente supe que se había venido cuando se quedó quieto.

Lo confirmé cuando vi la leche colgando en el condón usado justo después que lo sacó de mi culo. Estaba listo para irme pero en ese momento me preguntó si quería follar de nuevo. Me sorprendió su petición ya que no me imaginé que había quedado con ganas de repetir. Tal vez él lo disfrutó mucho, pero para mí la conexión fue mínima, casi nula, el sexo con #468 fue como abrir mis piernas para que alguien se masturbara dentro de mi culo. 5 minutos después de haberse venido me volvió a coger en la misma posición y tardó en venirse casi el mismo tiempo que la primera vez.

Me vestí y me acompañó a la puerta entre las luces apagadas y el silencio constante para evitar sospechas.


Puntuación: 5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .