#473. El bisexual que hacía sonar la cama

Me metí a grindr y vi la foto en blanco y negro de un cuerpo con brazos gruesos y tatuados donde solo se veía hasta sus labios. La descripción de su perfil decía “bisexual” y me aparecía muy cerca. Decidí escribirle a ver qué pasaba y fui directo al grano.

Me envió una foto de él con gafas en un yate y fue suficiente para querer comérmelo. Intercambiamos fotos y cuadramos un encuentro esa misma noche. Llegué a su edificio y me anuncié, su roommate estaba encerrada en su cuarto y entramos en silencio hasta su habitación. #473 medía 1.60, era blanco, tenía 32 años y una barba bien definida y corta que me recuerda a Cantinflas.

Tenía puesta su camiseta y pantalón de pijama. Subió el volumen del televisor para que su roommate no sospechara nada y me pidió que me pusiera cómodo. Me senté en su cama y vi como se quitó la camisa, tenía un cuerpo de osito muy rico con vellos en el pecho. Los cuerpos con vellos en el pecho son mi debilidad, y más si es de un oso.

#473 tenía una cara tierna y una mirada que inspiraba sinceridad. Me quité la ropa y le pregunté cuánto tiempo llevaba sin tener sexo, me dijo que 3 meses. Lo tuvo bien duro desde antes que empezara a mamárselo, de hecho se lo mamé muy poco tiempo en comparación con el promedio de los de mi lista antes de metérmelo.

Se puso el condón y me acosté en la cama, puse mi culo en el borde, #473 se paró sobre el piso y se inclinó hacia mí para metérmelo. Me abrí de piernas y dejé ingresar su pene, me lo metió hasta el fondo y mi culo se acostumbró rápidamente a su verga dentro. Era una pena no poder gemir por miedo a que su roommate nos escuchara.

Me agarré fuerte de las sábanas mientras #473 me cogía a su ritmo, se sentía muy rico pero debido a su suaves movimientos tenía el presentimiento que no iba a durar mucho y que se iba a venir rápido. Por experiencia, tener sexo con un activo que lleva un veraneo de 3 meses usualmente termina en un orgasmo fuerte pero relativamente rápido por parte del activo después de el primer momento que lo mete dentro de mi culo.

#473 empezó follándome de pie, pero con el tiempo y a medida que iba aumentando su excitación fue inclinando su cuerpo hacia adelante, hasta que puso su pie derecho sobre la cama y su mano izquierda sobre la cabecera de la cama para estar más cómodo. De repente su excitación había aumentado tanto que sus movimientos cada vez más intensos y rápidos hicieron que el volumen que porducía la cama de madera fuera tan intenso que superó notablemente el volumen del televisor.

Era como si no haber gemido para que su roommate no nos escuchara hubiera sido en vano, pues los chirridos de la cama al ritmo de nuestra cogida eran 100% delatadores, incluso más que si hubiera gemido. Evidentemente la excitación de #473 era tan grande que no se dio cuenta o no le importó el sonido tan alto que producía la cama debido a sus movimientos. Era el sonido de dos personas teniendo sexo salvaje. Este sonido siempre me ha excitado muchísimo, tener a un activo cogiéndome tan fuerte hasta el punto en que hace sonar la madera de la cama puede hacerme venir.

Los chirridos intensos de la cama de madera contuaron un tiempo más hasta que #473 llegó a inclinarse lo más cerca que estuvo de mi cuerpo y dijo en voz baja: “estoy que me vengo”. Sus palabras me pusieron más cachondo y supe cuando se vino por su expresión y el cambio en sus movimientos.

Se quedó un tiempo quieto con su pene todavía dentro de mí hasta que lo sacó y fue al baño para botar el condón y limpiarse. Era muy posible que si su roommate hubiera estado despierta nos habría podido escuchar, pero no quise mencionarlo porque no quería preocuparlo. Estoy seguro que a pesar del veraneo que tenía, hizo su mayor esfuerzo para durar lo que más que pudo, y eso es todo lo que importa.

Me levanté de la cama y me vestí, me preguntó si quería repetir algún día y le dije que sí, pues vive muy cerca. Se puso unos boxers y una camisa y me acompañó hasta la puerta. Desde entonces no lo he vuelto a ver conectado a grindr.


Puntuación: 7 de 10

Un comentario sobre “#473. El bisexual que hacía sonar la cama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .