#483. El santandereano vergón

Hay hombres que se ven mucho mejor en las fotos, y #483 es uno de ellos. Estaba esperando el uber para ir a mi casa en la portería después de haber culiado con #482 y empecé a hablar con #483 por whatsapp. Llevaba hablando con él pocos días y no habíamos concretado nada, a pesar que vive solo y tiene sitio. Una inesperada invitación de #483 a su casa hizo que tuviera que cambiar el destino en la aplicación de Uber hacia su apartamento en Cedritos.

Era un viernes en la noche y tenía sueño, pero sus selfies en el gimnasio y su barba me convencieron para ir a su casa a pesar de estar cansado por haber follado con #481 y #482 pocas horas antes. Llegué a la entrada de su edificio, #483 me escribió para informarme que estaba cerca comprando unas cosas. “Ya te vi”, me escribió 1 minuto después. Me asusté porque me sentí “stalkeado”. Volteé para buscarlo y vi a un hombre alto, blanco, de pelo largo hasta el cuello, con barba y con gafas, sosteniendo unas bolsas y fumando un cigarrillo

Me acerqué para saludarlo y noté que era un poco tímido. “Estaba nervioso y decidí salir a comprar unas cosas, me gusta salir cuando estoy nervioso”. En ese momento me dio algo de miedo, su conducta y su comentario eran algo fuera de lo común, además parecía que estuviera temblando. Intenté calmarlo y hablamos un rato; pocos segundos después tomó confianza y lo sentí como una persona normal. De repente el hombre raro y nervioso que fue por pocos segundos pasó a ser extrovertido y empezó a hablar sin parar. Me contó que es de Santander, trabaja como profesor, y lleva viviendo muchos años en Bogotá.

Se terminó el cigarrillo y subimos a su apartamento. Vive en un típico apartamento de soltero: sin comedor ni sala, con sillas de bar al frente de un mesón de cocina abierta y una mesa pequeña en el área de sala-comedor donde había un televisor con una silla rimax al frente. Me recibió su perro pitbull cruzado con otra raza, era una versión gigante de un pitbull. Al principio me dio miedo por la raza y su tamaño, pero con el tiempo me di cuenta que es muy amigable y tierno. Hicimos visita un rato, mi primera impresión es que era más atractivo en persona. Consentí a su perro y luego me invitó a su cuarto.

La luz de su habitación era muy tenue para mi gusto, pero había un espejo rectangular que iba del piso hasta el techo y estaba ubicado al frente de la cama, perfecto para mirar mientras me cogía. Me da mucho morbo ver mi cuerpo y el del activo moviéndose en el espejo mientras me lo mete. Nos acostamos en su cama y nos quitamos la ropa. Por sus fotos y su contextura pude notar que iba al gimnasio, pero cuando se quitó la camiseta quedé sorprendido, tenía un cuerpo muy lindo. No tiene el típico cuerpo de gym musculoso y tonificado, pero es grueso y así me gustan.

Mi mayor sorpresa la tuve cuando se quitó los bóxers y saltó su verga grande, cabezona y gruesa. Era una verga muy linda y perfecta que iba muy bien con su cuerpo. Además su pelo largo hacía que se viera aún más sexy, pues rara vez encuentro un hombre que se vea bien con el pelo largo.

Observé y admiré su verga por un buen tiempo mientras él estaba acostado tocándose, admiré lo que luego me iba a meter en mi boca y mi culo. Era brillante en la punta, blanca y perfectamente encorvada hacia arriba, de esa curvatura que no es tan prominente pero tampoco tan sutil, perfecta para cabalgar. Primero lo masturbé un rato y finalmente me metí su verga dura en mi boca. Al principio lo hice a mi modo y despacio y luego se excitó más y me pidió que me la metiera más profundo dentro de mi garganta. Sentí que su tamaño aumentó dentro de mi boca pero esto no era posible porque la tuvo 100% dura desde el principio.

Dejé de mamárselo y besé su abdomen con mi lengua, fui subiendo por su pecho hasta sus tetillas y besé cada una de ellas, luego subí hasta su cuello, sus mejillas, sus orejas y finalmente llegué a su boca. Nuestros besos estaban cargados de excitación y pasión, eran largos y profundos. Nos comimos la lengua el uno al otro, #483 es un gran besador. Sus besos sabían a cigarrillo, pero esto no es algo que me moleste, sino que me recuerda a unos cuantos de mi lista que también fuman.

Estábamos tan arrechos que no pudimos esperar más tiempo para culiar. Tenía muchas ganas que me penetrara, pero también mucho miedo y nervios porque sabía que debido al gran tamaño de su verga iba a doler. Me puse en 4 y le pedí que me lo metiera despacio. Usualmente cuando les pido esto lo tienen en cuenta al principio pero una vez tienen la punta adentro se les olvida y lo meten rápido, lastimándome en algunos casos. #483 nunca fue un centímetro más profundo sin mi aprobación. Fui yo quien insertó su pene poco a poco, centímetro por centímetro a medida que me sentía cómodo con su verga. Dolió, pero menos de lo que me habría dolido si no hubiera tenido el control de la situación.

Cuando lo tuve profundo dentro de mí #483 retomó el control de la situación. Me agarró fuerte de la cintura y empezó a cogerme, siempre teniendo en cuenta que no me doliera. Me encanta cuando me toman de mi cadera, sentí que podía resbalarme fácilmente y tuve que agarrarme más duro de las sábanas mientras los decibeles de mis gemidos aumentaban del placer tan grande que me estaba dando #483.

Sacó su pene y me moví 45 % para quedar al frente del espejo. Me acosté hacia abajo y esperé a que me penetrara de nuevo. Lo insertó despacio pero esta vez tomó menos tiempo porque mi ano ya estaba abierto. Era delicioso ver su cuerpo en el espejo moviéndose encima mío al ritmo de sus embestidas, primero se sostuvo con sus brazos erquidos sobre la cama y luego puso  su mano izquierda sobre mi culo para apoyarse.

Terminamos haciéndolo en pollo asado, mi posición favorita para que se vengan. Mientras me cogía en esta posición admiré su rico pecho y me preguntó “Dónde quiere que me venga?”, “dentro, con el condón”, le respondí. “Pero quiero que se venga primero”, me pidió. Rara vez me piden esto, y cuando lo hacen les pido que lo hagan ellos primero. Pero con #483 fue diferente, me estaba masturbando y me sentía cerca de correrme, sentí que quería darle el placer de poder verme mientras me corría antes que él lo hiciera. También sospeché que si no lo hacía, podía demorarse en venir mucho más tiempo.

Era el tercer pene que me metían ese día y el de #483 era el más grande, además llevaba bastantes minutos dándome verga y me estaba empezando a doler el culo, aunque la excitación lo compensaba. Podía ver en la mirada de #483 que también estaba cerca de llegar al clímax, por sus movimientos y gemidos era claro que alguno de los dos estaba a punto de correrse. Le di el honor el y placer de ser el primer activo con el que me he venido antes que él se venga, pues solamente una vez logré venirme en el mismo instante que el activo: con #464.

Inmediatamente después de venirme #483 aumentó el ritmo y la velocidad de sus empujones y segundos después  vi su cara y gemidos orgásmicos. Venirme antes que el activo fue una experiencia nueva y única, que repetí después también con #483. Nos volvimos a acostar temprano una mañana, a las 7am antes que él saliera al trabajo. Madrugué para volver a estar con él, y eso es algo que haría con muy pocos.

Una de las cosas que más me atrajo de él fue la facilidad para conversar y la confianza que me dio, pues disfruté mucho nuestras conversaciones que tuvimos antes y después del sexo. Lo admiro por poder tener sexo con sus gafas puestas todo el tiempo, sin dificultad alguna.


Puntuación: 10 de 10

2 comentarios sobre “#483. El santandereano vergón

  1. Yo soy venezolano y la palabra arrecho para nosotros significa algo muy distinto y en otros países no significa lo msmo q en Colombia deberías usar me calenté, estabamos tan calientes, o con ganas, igual en España usan cachondo pero tampoco es muy común

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .